Galería
Otras Ciudades 18 de mayo de 2018 , 07:18 a.m.

Así estaban las obras de Hidroituango tres días antes de la emergencia

EL TIEMPO registró cómo se veían la sala de máquinas y el centro de la presa antes de taponamientos.
Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

En esta imagen se aprecia el vertedero, un canal abierto de 400 metros de longitud que tiene compuertas de acero que abren y cierran el paso del agua. Está diseñado para regular el nivel de las aguas que excedieran los 1.100 metros cúbicos por segundo y evitar desbordamientos del embalse.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Así se veía el curso del río Cauca antes de pasar por el proyecto Hidroituango. Se puede apreciar la diferencia con el caudal actual, que supera los 1.700 metros cúbicos por segundo.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

En la parte izquierda de esta imagen se pueden ver las estructuras de cuatro de los ocho túneles por los que debe ingresar el agua hacia la casa de máquinas, donde están los turbogeneradores para producir la energía eléctrica. Actualmente toda esa área está inundada. De hecho, estas estructuras permitieron en días anteriores la evacuación de aguas represadas y así poner a salvo la presa y la población de los municipios que hay aguas abajo.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

En la imagen se ve la parte posterior de la presa, construida completamente en roca y en forma de pirámide. Al culminarla, esta debería tener 225 metros de altura, con un relleno de 20,5 millones de metros cúbicos de material, de los cuales ya se habían dispuesto 17 millones y medio. A la izquierda, el vertedero.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Una vista aérea del proyecto muestra, al detalle, la construcción de la cresta de la presa. Se trata de una estructura de 12 metros de ancho, sobre la cual se contempla construir de una nueva vía hacia Ituango. La franja de color blanco que se aprecia es el núcleo impermeable, una 'plastilina' resistente al agua. Este material es un limo arcilloso que evita que el agua del embalse pase al otro lado de la presa.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Un trabajador y algunos vehículos de maquinaria pesada están dentro de las carpas de 600 metros de longitud, 35 metros de ancho y casi 20 metros de altura, en las que se trabaja en la construcción del corazón de la presa en una especie de invernadero durante las 24 horas del día. Con estas estructuras se evita que el núcleo de la obra entre en contacto con el agua.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

En esta foto se puede apreciar la estructura completa de la entrada de los ocho túneles de captación por donde entra el agua hacia la casa de máquinas. El túnel que aparece en la parte inferior de la foto se realizó para la entrada y salida de los trabajadores, teniendo en cuenta que la construcción de la estructura de generación de energía se realizó en el interior de la montaña.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Esta imagen muestra la dimensión de la entrada de los túneles de captación. Cada uno de los túneles, de 8,5 metros de diámetro, da acceso a una unidad de turbogeneración. La construcción de cada uno de estos túneles duró cuatro meses. Se hicieron por parejas.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Esta foto muestra el tamaño de uno de estos túneles por donde debe ingresar el agua para el proceso de generación de energía. Comparados con un vehículo, los caudales pueden alcanzar una velocidad de 400 kilómetros por hora.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Esta imagen se tomó dentro de la casa de máquinas de la hidroeléctrica, uno de los escenarios que actualmente, tras la emergencia, están inundados. En este lugar están los equipos principales para el funcionamiento de la central.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Un vistazo a otro sector de la casa de máquinas. Este corredor conduce a la caverna de transformadores, que son los que elevan el voltaje de cada generador para llevarlo a la subestación que se construye en Ituango, que, a su vez, conduce la energía al sistema interconectado nacional.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

El cuarto de máquinas albergaba un sinnúmero de aparatos. El artefacto amarillo que se observa en la parte superior de la foto es una grúa capaz de cargar los elementos que funcionan dentro de la central; entre ellos, por supuesto, los enormes turbogeneradores retratadas en las imágenes anteriores.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Dentro de estos contenedores reposa la energía consolidada tras el procesamiento de las aguas del río. En estos artefactos de color oscuro hay hidrógeno para evitar una explosión o cualquier accidente. La energía se distribuye a través de los cables negros que aparecen en la parte posterior de los contenedores.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Este es el interior de un cable que transporta la energía dentro de la hidroeléctrica. La parte gris del centro es una acumulación de cobre, mientras que el resto es la cubierta protectora de este gran conductor de energía eléctrica.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Este es el llamado pozo de cables, una excavación subterránea de 337 metros de longitud y 45 grados de inclinación. Tiene para su acceso estas 1.50 escalinatas. En estos ascensores los trabajadores subían hasta la parte más alta de la hidroeléctrica. Los cables negros, vistos más de cerca en la imagen anterior, se amarran a la pared mientras transportan la energía hacia la parte superior de Hidroituango, donde está la subestación que recibirá la energía producida por la central.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Esta es la subestación de energía que se construye en Ituango para recibir la energía producida por la hidroeléctrica.

Así era el panorama de Hidroituango antes de la emergencia
Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Vista panorámica de la central de Hidroituango. Esta es una construcción que busca suministrar el 17 por ciento de la energía que demandará el país en 2021, al generar 2.400 megavatios de fluido eléctrico.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA