Otras Ciudades

Terapia para tratar daños en el cerebro por la trombosis

HIC desarrolla investigación, pionera en el país, para determinar si el tratamiento es efectivo.

Hospital Internacional de Colombia

El Hospital Internacional de Colombia (HIC) es pionero en este estudio, que solo se ha aplicado en pacientes depresivos.

Foto:

Jaime Moreno/ EL TIEMPO

25 de julio 2017 , 01:50 a.m.

Roger Jesús Benítez Casanova, de 53 años, y Ana Belén Alarcón Díaz, de 51, tienen en común que ambos sufrieron un accidente cerebrovascular (ACV), conocido como trombosis, que les causó dificultades para comunicarse (afasia) y pérdida de movimiento en algunas extremidades. Pero además, comparten que cuatro meses después del accidente están recibiendo una terapia conocida como Estimulación Magnética Transcraneal (EMT), con la que su condición ha mejorado.

Roger y Ana reciben la EMT de manera gratuita en el Hospital Internacional de Colombia (HIC), porque hacen parte del grupo de pacientes con el que el centro médico, ubicado en Floridablanca (Santander), adelanta una investigación llamada “Estudio clínico para evaluar la eficacia de la Estimulación Magnética Transcraneal de baja frecuencia en pacientes con afasia pos ACV o pos trombosis cerebral”.

Aunque la EMT se usa desde hace más de 20 años con buenos resultados en pacientes con depresión refractaria que no han respondido a los antidepresivos, la que hace el HIC es pionera en el país en cuanto a que busca comprobar si es efectiva y mejora la calidad de vida de quienes sufren un accidente cerebrovascular.

Roger, de Arauca, recuerda que el 23 de diciembre del 2016 tenía el celular en la mano y de repente se le cayó porque el brazo se le desgonzó, intentó levantarse y la pierna derecha no le respondió, la cara se le torció y el habla se le dificultó.

Desde Arauca lo trasladaron a Bucaramanga para ofrecerle un mejor tratamiento de fisiatría y de terapias de lenguaje. En ese día a día de su recuperación, se enteró por un amigo de la EMT y se vinculó a la investigación tras cumplir los requisitos.

“Se me afectó el habla porque casi no se me entendía, las palabras las tenía entrecortadas y ya he mejorado. El brazo es el que está más atrasado, pero también ha mejorado. Y en general siento que estoy mejor en todo”, comenta Roger de manera clara mientras mueve con algo de dificultad el brazo.

Ana, de Floridablanca, sufrió el Accidente el 25 de febrero de este año porque se descuidó con el consumo de un anticoagulante que debía tomar y se le formó el coágulo en una arteria del cerebro.

“Su secuela es que entiende y lo procesa todo en el cerebro, pero no es capaz de comunicar las ideas, entonces hay que ayudarle. Pero con la terapia va muy bien”, señaló Jairo Vera, esposo de Ana.

La EMT, explicó el director del Instituto Neurológico del HIC, neurólogo Federico Arturo Silva, consiste en aplicarle pulsos electromagnéticos al paciente en el lado contrario del cerebro al que sufrió el ACV. Con estos estímulos se busca activar áreas de esa parte cerebral que están dormidas, para que se activen y suplan las fallas que causó el Accidente en el otro lado del cerebro.

“Para la investigación se aplican 10 sesiones al paciente, cada una de 20 minutos, y después de eso lo seguimos durante un año con pruebas especiales que miran si el lenguaje ha mejorado o no”, indicó Silva.

Agregó que si la terapia es eficaz, no solo beneficiaría y sería importante para el paciente sino también para los neurólogos que “tratamos a estas personas, porque de ser así se les debería brindar la oportunidad de que además de tener el proceso normal de rehabilitación por fisiatría y terapia de lenguaje, se les hiciera la EMT”.

Roger y Ana son dos de los 60 pacientes que participan en la investigación, pero la intención es que este número crezca y llegue a los 100 como mínimo, para tomar un muestreo suficiente y que así la investigación sea más sólida.

“La investigación está avalada por Colciencias y los comités de ética de la Fundación Cardiovascular de Colombia (FCV) y se hace desde hace dos años. El compromiso del HIC es llegar a los 100 pacientes al finalizar el 2017, pero estaríamos interesados en llegar a más de 100, porque si el tamaño de la muestra es mayor, el poder del estudio es mayor y los resultados serán vistos con mayor solidez”, apuntó el neurólogo Silva.

BUCARAMANGA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA