Otras Ciudades

Misión humanitaria por muerte de niños indígenas en Risaralda

Secretaría de Salud de Risaralda dice que no tiene eco entre emberas. Defensoría, que falta diálogo.

Niño embera

Las condiciones de vida de los niños embera es terreno abonado para las enfermedades.

Foto:

Alexis Múnera

11 de mayo 2018 , 10:39 a.m.

A comienzos del mes entrante, un equipo de médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud y funcionarios del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) y de la Secretaría de Salud de Risaralda podrá ingresar al resguardo indígena unificado embera chamí, donde hasta el 30 de abril pasado han muerto nueve niños indígenas.

El objetivo de la visita es verificar las condiciones de vida de la población indígena.
La entrada a ese territorio fue autorizada ayer por el gobernador Raúl Guasiruma, mientras la secretaria de Salud de Risaralda, Olga Hoyos, entregaba declaraciones por la muerte, en total, de 13 niños emberas en los primeros cuatro meses del año según el Sistema de vigilancia en Salud Pública (Sivigila). Hoyos afirmó que en el mismo periodo del año pasado fallecieron 14 niños indígenas, lo cual representa una disminución del 8 por ciento de las muertes.

Gobernadores indígenas han afirmado que la inmensa mayoría de los fallecimientos de los niños se debe a enfermedades asociadas a desnutrición. Ante eso, Hoyos dijo que de acuerdo con el Sivigila, solo un caso fue por desnutrición, mientras seis fueron decesos durante el nacimiento, dos por infección respiratoria aguda, uno por defectos congénitos y uno por enfermedad diarreica aguda.

La Secretaria aseveró que los niños indígenas están llegando muy tarde a los centro médicos “porque no hemos encontrado eco en la población, que con los gobernantes indígenas podamos trabajar de la mano. Mi lema es trabajar de la mano con el Jaibaná (médico tradicional) y el médico del hospital”.

Hoyos agregó “que necesitamos una articulación con la población (indígena), que trabaje con nosotros, que cuando los menores cuando tengan un síntoma no me lleguen ya en condiciones deplorables, sino que podamos actuar con el médico tradicional y el médico del hospital y evitar complicaciones”.

Y es que la gerente del hospital de Pueblo Rico, María Eugenia Leal, reveló que el 80 por ciento de los niños que murieron allí “llegaron sin signos vitales”. Agregó que en algunos casos los niños ya tenían 24 horas de fallecidos.

Cabe apuntar que una pareja de indígenas embera tienen, en promedio, ocho hijos y algunos llegan a tener 12.

El consejero mayor del Consejo Regional Indígena de Risaralda (CRI), Rodrigo Nacavera, afirmó que las muertes de los niños se deben a “negligencia” del hospital de Pueblo Rico y dijo que era “falso” que un niño haya llegado muerto a los hospitales.

José Humberto Victorino, de la delegada de asuntos indígenas y minorías etnicas de la Defensoría del Pueblo de Risaralda, afirmó que existe una crisis humanitaria en Pueblo Rico que se origina en la falta de un “diálogo intercultural” y una concertación de acciones entre la institucionalidad y los pueblos indígenas. “Queremos facilitar espacios técnicos de diálogo intercultural para generar acciones conjuntas en los territorios y crear mayor articulación”, comentó.​​

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA