Otras Ciudades

Gobernador de Nariño dice que fumigación con glifosato no es solución

Camilo Romero afirmó que existe una lectura equivocada sobre la lucha contra los cultivos ilícitos.

Cultivos ilícitos

Según el gobernador de Nariño, más de 50.000 familias tendrían que salir a otras zonas para volver a sembrar cultivos ilícitos.

Foto:

Luis Robayo / AFP Archivo

29 de junio 2018 , 07:22 p.m.

“Hay una lectura equivocada sobre el tema de cultivos de uso ilícito en el país porque se lee desde un escritorio y no desde el territorio”, recapituló Camilo Romero, gobernador de Nariño, una propuesta que presentará al nuevo gobierno, en cabeza de Iván Duque, para que defina su postura al respecto: “Si van a insistir con fumigación, se los digo de una vez, les va a pasar lo que ya nos pasó; van a tener el incremento de cultivos ilícitos porque no han resuelto el problema fundamental”.

Si van a insistir con fumigación, se los digo de una vez, les va a pasar lo que ya nos pasó; van a tener el incremento de cultivos ilícitos porque no han resuelto el problema fundamental

Del mismo modo, el mandatario rechazó una vez más el regreso de las fumigaciones con glifosato “porque van a acabar con la vida en todas sus formas, solo traerán la contaminación de los ecosistemas y las eventuales secuelas en la salud de los campesinos”.

Esta reacción de Romero tiene que ver con el anuncio, esta semana, de la nueva estrategia del Gobierno para erradicar los cultivos de coca mediante el uso de ‘orugas’ y drones.

Para el mandatario seccional, en este plan falta un enfoque más internacional en cuanto a que, según dijo, es necesario pasar “del estigma contra las regiones productoras a medidas contundentes en los países consumidores”, tras lo cual señaló que si se insiste en fumigaciones con glifosato pasará “lo que sucedía en el pasado: asperjaban, reducían las cifras de manera momentánea y acababan con la vida en todas sus formas”.

En cuanto a la sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito, que se puso en marcha en Nariño y otras regiones del país, aseguró que si bien planteó un ejercicio de diálogo, la misma estrategia no despegó ni prosperó porque fue desfinanciada y no respondió a las expectativas de las comunidades campesinas, indígenas y afros.

Según Romero, “la decisión de hoy es también el reconocimiento del fracaso de una política que se quedó en buenas intenciones”, y añadió que solo para Nariño se requieren más de 1,5 billones de pesos pero solo se invirtieron 54.000 millones.

Asimismo, puso de presente que aunque durante casi 20 años se fumigaron con glifosato cerca de un 1’800.000 hectáreas de coca en el país, las cifras demuestran que nunca se pudo acabar con este flagelo.

Familias productoras

De otro lado, para Romero, la estrategia que plantea el Gobierno haría que más de 50.000 familias dedicadas a sembrar cultivos ilícitos en Nariño se trasladen hacia otros territorios a resembrar.

“Aquí hay que entender que se requiere una salida estructural ante un problema social y no exclusivamente criminal”, opinó el gobernador.

Aquí hay que entender que se requiere una salida estructural ante un problema social y no exclusivamente criminal

Igualmente, estimó que una de las ópticas equivocadas frente al tema “es creer que hay una culpabilidad en quienes están dedicados a la producción o a la siembra, y no se habla de manera integral de quienes consumen”. Por esto, insistió en que lo que ha fracasado en el mundo es la política antidrogas a nivel global.

En el mismo sentido se pronunció el alcalde de Pasto, Pedro Vicente Obando, quien indicó que “en nuestra región, Tumaco es la preocupación más grande, lo que tiene una influencia enorme sobre nuestra ciudad capital”.

Asimismo, el alcalde sostiene rechazar también el regreso de la fumigación aérea con glifosato. “No estamos apoyando la fumigación con los químicos que le han hecho tanto daño al campo, debe haber otras medidas como la inversión social, que es la posibilidad real de combatir este terrible flagelo”, precisó.

Hay que recordar que según el más reciente informe de la Oficina para Política Antidrogas de la Casa Blanca, Colombia pasó de 188.000 hectáreas sembradas con coca en el 2016 a 209.000 hectáreas en el 2017, lo que representa un aumento del 11 por ciento.

El reporte señala que estas son las cifras más altas en casi 30 años, desde cuando se empezaron a llevar las cuentas de hectáreas de coca y el potencial de producción de cocaína en Colombia.

Planean erradicar 110.000 hectáreas de coca este año

El Gobierno Nacional anunció una nueva estrategia para mejorar la erradicación de cultivos ilícitos, que según dijo Estados Unidos esta semana llegaron a 209.000 hectáreas en el 2017.

Este año, el Gobierno pretende erradicar 110.000 hectáreas, meta que para el presidente Juan Manuel Santos se logrará con la sustitución voluntaria de 40.000 hectáreas de coca y la erradicación forzada de 70.000.

Para lograrlo se reactivará la fumigación con glifosato por medio de drones y ‘orugas’ (tractores pequeños), que según Santos garantizan la protección de la salud y el medioambiente, ya que permiten asperjar desde una altura similar a la de la fumigación terrestre.

MAURICIO DE LA ROSA
Especial para EL TIEMPO
PASTO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA