Otras Ciudades

Gamero, despensa folclórica de las fiestas de la región Caribe

El músico Wady Bedrán, de ese corregimiento de Bolívar, descubrió a Irene Martínez y a Magín Díaz.  

Gamero

A sus 96 años, Magín Díaz, de Gamero, Bolívar, está nominado a los Grammy Latinos con el álbum El Orisha de la Rosa. Díaz es el creador de Rosa.

Foto:

Yomaira Grandett/ EL TIEMPO

05 de noviembre 2017 , 11:38 a.m.

Buena parte de las canciones que todos los años se escuchan en las fiestas novembrinas y en los carnavales de Barranquilla, como si fuera un puntual ritual festivo, provienen de un pequeño poblado del norte de Bolívar que se llama Gamero, corregimiento del municipio de Mahates.

Y, otra cosa que también es cierta, el cien por ciento de los temas grabados por el grupo Soneros de Gamero han sido interpretados por septuagenarias mujeres con voces de quinceañeras maduras.

Las canciones de los Soneros de Gamero surgieron en los años setenta del siglo pasado en la ya legendaria voz de Irene Martínez, una mulata de 75 años de edad que, a primera vista, provocaba escepticismo, pero después de escucharla generaba una serie de emociones que iban desde una inmensa ternura que daban ganas de abrazarla hasta la admiración plena al escuchar la altisonante tesitura de su voz.
Luis Guillermo Ríos, quien acompaña al grupo desde su origen y estuvo al lado de Irene durante el tiempo que estuvo en los Soneros, la describe como una mujer guerrera, de ‘hacha y machete’.

“Así como podía sembrar ella sola maíz o arroz y cargaba los bultos ella misma, también podía arrullar a un niño en sus manos con su dulce voz o cazar icoteas”, afirma.

Fue al músico nacido, justamente, en Gamero, Wady Bedrán, a quien se le ocurrió la idea de fundar un grupo con paisanos suyos, aquellos que desde niño veía y escuchaba cantar noches enteras en las esquinas o en cualquier fiesta de la zona.

“Yo trabajaba con Alfredo Gutiérrez y un día que ví cantar a Irene Martínez con un grupo del pueblo me dije que ya mi hora en el conjunto del tres veces rey vallenato había llegado a su fin, así que reuní a los mejores músicos y creamos los Soneros de Gamero, un homenaje a Cuba por ser tierra de mucha influencia para los músicos de la región y al pueblo que vio nacer a todos los integrantes del grupo”, expresa con satisfacción.

Pablo Tovar (tablitas y canto), Luis Lozano, (tambor mayor), Pablo Lozano, (tambor menor), Luis Magín Díaz, (corista y cantador), Vicente Torres (guacharaca), José García, (maracas), Luis Guillermo de los Ríos e Irene Martínez (cantadores), fue la agrupación inicial de los Soneros.

No teníamos ni un peso. El día que fuimos a hacer la carátula tuve que prestar plata para comprarle un vestido decente a Irene, el resto fuimos con las pintas que cada uno tenía en sus casas 

Primer envión

“En el grupo no había instrumentos melódicos como clarinete y saxofón, era puro tambores, voces y palmas”, recuerda.

El primer envión fue en 1970 cuando grabaron La rama del tamarindo y La pica pica, y después siguieron un par de grabaciones más. Una crisis económica obligó a Bedrán a regresar al grupo de Alfredo Gutiérrez en donde hacía coros y tocaba varios instrumentos, hasta el año 1979 cuando se consolida la agrupación y graban su primer larga duración que se tituló Candela viva.

“Fueron momentos complicados pero al mismo tiempo irrepetibles y esperanzadores. Gracias a Enrique Muñoz, a quien me encontré en Medellín en los estudios de grabación, se pudo hacer el siguiente trabajo musical de los Soneros en los estudios de Sonobosa en Cartagena, sin que nos pagaran un peso, pues en el fondo todos estábamos convencidos de que íbamos a dar un palo”, señala.

Esta grabación se hizo con las uñas y a puro pulmón, como recuerda Wady Bedrán.

“No teníamos ni un peso. El día que fuimos a hacer el estudio fotográfico para la carátula tuve que prestar algo de plata para comprarle un vestido decente a Irene, el resto fuimos con las pintas ‘domingueras’ que cada uno tenía en sus casas, y varios de los del grupo se tomaron las fotos en chancletas o en abarcas porque no tenían para los zapatos”, dice.

Luego vino la peor parte. Ninguna persona quería poner a sonar el disco. El locutor Alfonso Cabrera Altamiranda le dijo a Wady que estaba loco si pensaba que con esa ‘vieja’ podía pensar en pegar una canción.

Sin embargo, la Divina Providencia metió su mano en figura de los periodistas Amira Soledad Morelos y Saúl Caballero, quienes sí creyeron en el proyecto, y a los quince días empezó a sonar el que sería un superéxito nacional: El lobo, cambiando por completo el panorama de los Soneros de Gamero.

Gamero

Isolina León es la voz principal de los Soneros de Gamero, también fue descubierta por Wady Bedrán.

Foto:

Yomaira Grandett/ EL TIEMPO

A recoger la cosecha

Fueron muchos los éxitos que salieron de esta agrupación oriunda del corregimiento de Gamero y que hoy ya son verdaderos íconos de las fiestas en el Caribe colombiano.

El lobo, Rosa, Mambaco, Cundé cundé, Se va se va, A pilá el arroz, Coroncoro, Candela y La tranca, entre otros.

Y detrás de todo este cancionero alegre y festivo siempre ha estado la mano y la mente de Bedrán arreglista de casi todas las canciones que han marcado un hito cultural y folclórico en todo el país.

Además de Irene Martínez, también Bedrán ha descubierto un arsenal femenino y veterano para imprimirle un sello único, totalmente definido y difícil de emular, entre ellas, las hermanas Martha y Emilia Herrera, oriundas del vecino corregimiento de Evitar; Aniale Moreno (una mujer de dos metros de estatura y que tenía por costumbre cantar de rodillas para que no se burlaran de su monumental talla)y la actual voz principal Isolina León, quien tiene 68 años de edad.

A Isolina León hubo que esperarla en su casa de Gamero dos horas por la sencilla razón de que estaba en la pequeña parcela que tiene con su marido, echándole un ojo a los cultivos de maíz que sembró con sus propias manos. Ella, la potente voz que se canta el último gran éxito de los Soneros: La tranca, sigue el mismo designio que han tenido sus antecesoras en el grupo como campesinas de hacha y machete.

“Nosotros en Gamero estamos acostumbradas a realizar los mismos trabajos que hace el hombre: si hay que arar la tierra con el azadón lo hacemos, si hay que sembrar se hace y si hay que parrandear varios días también lo hacemos”, afirma con una estridente y picaresca sonrisa.

Eso sí, también siempre está lista para el llamado de Wady Bedrán cuando le sale un toque en cualquier parte del país.

“Yo, aunque soy una campesina desde niña, creo que nací fue para cantar. Cuando estoy sembrando me gusta que mi voz se escuche a lo lejos, que el eco retumbe en toda la zona, desde el canal del Dique hasta Cartagena”, dice.

También hay algo que tiene claro: “Para la campeona, la chacha, la figura que hay que idolatrar en todo Bolívar se llama Irene Martínez, esa mujer hay que respetarla vea, qué clase de enseñanza la que nos dejó”, advierte.

Al otro extremo del pueblo, sentado en una mecedora de colores, está el dios guerrero de la música: Luis Magín Díaz, artísticamente conocido como ‘Magín’ Díaz.

De cuerpo magro, mirada vivaz y aún con la picardía en su sonrisa intacta, este hombre de 96 años, todavía tiene fuerzas para cantar y para pensar en viajar a Estados Unidos a la ceremonia de entrega de los premios Grammy Latinos, del que es nominado por el trabajo El orisha de la rosa, como mejor álbum folclórico.

“Estoy listo para ir a Los Ángeles”, dice.

Los artistas de Gamero insisten en la falta de apoyo a pesar de las alegrías que le han dado al país. “La Gobernación debe echar un ojo para
el folclor puro”, dicen.

Juan Carlos Díaz Martínez
Especial para EL TIEMPO
Cartagena. 

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA