Otras Ciudades

El cuestionado proyecto de Palma de Cera en Cocora

Tras la polémica por la siembra de 23 mil palmas, la CRQ entregó un informe del proyecto.

Palma de cera del Quindío

La palma de cera, conocida como Ceroxylon quindiuense, también es la ‘casa’ del loro orejiamarillo,

Foto:

Archivo EL TIEMPO

18 de febrero 2018 , 10:51 a.m.

Que el famoso y muy visitado valle de Cocora se quedará en unos años sin su principal atractivo, las palmas de Cera, el árbol nacional desde 1985, es una alarma que encendió desde hace un par de años el investigador y experto en palmas Rodrigo Bernal.

Es por esto que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible prometió crear el corredor biológico de la palma e invertir recursos para sembrar nuevas plantas pues según Bernal, "para el año 2060 habrán muerto de viejas la mayor parte de las palmas de Cera” en Cocora.

Precisamente la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ) celebró el convenio interadministrativo 034 de 2016 con 1.581 millones de pesos que el Ministerio aprobó previamente para repoblar el valle.

La encargada de la ejecución del convenio para sembrar unas 23.000 palmas de Cera fue la Fundación Cuenca de Bogotá, según lo informó Leonardo Montoya, delegado de la CRQ en la sesión de seguimiento que realizó el Concejo de Salento hace días.

El Concejo citó a este debate pues en las últimas semanas este convenio ha sido cuestionado por ambientalistas, expertos y ciudadanos del Quindío.

Néstor Ocampo, ambientalista y presidente de la Fundación Cosmos, señaló que la CRQ fue convocada a dar un informe sobre el corredor biológico de la palma de Cera pero "presentó un informe sobre otro proyecto de restauración ecológica con énfasis en la palma de Cera, el mismo funcionario de la Corporación insistió en que se trataba de asuntos diferentes. El informe de la CRQ fue impreciso, incoherente y contradictorio".

Tras las declaraciones de Ocampo, la autoridad ambiental explicó a través de un comunicado que el proyecto logró la intervención de 561 hectáreas en ocho municipios (Salento, Génova, Filandia, Córdoba, Circasia, Calarcá y Pijao) distribuidas en 300 hectáreas de enriquecimiento vegetal, donde se incorporaron 30 mil individuos, de los cuales 15 mil fueron palmas de Cera.

136 hectáreas en cercos vivos, donde se incluyeron 13.600 individuos, de los cuales 4.080 fueron palmas de Cera. 13 hectáreas de plantación protectora donde se incorporaron 14.443 individuos, de los cuales 4.333 fueron palmas de Cera. Y 112 hectáreas en sistema agroforestal-silvopastoril.

La siembre del aguacate Hass amenazaría la permanencia de la palma de cera del Quindío.

La palma de Cera del Quindío que crece en las montañas del valle de Cocora. 

Foto:

Archivo EL TIEMPO

"La Corporación logró invertir los recursos de establecimiento (siembra) y tres mantenimientos, aplicando recursos por 1.200 millones, los restantes 300 millones tuvieron que ser devueltos al Ministerio de Hacienda y Crédito Público", señaló la corporación. 

El representante de la Fundación Bahareque de Salento, Jaime Arias, señaló que también tiene reparos con el proyecto. "Es difícil confirmar que sembraron tantas, hay muchas contradicciones en las versiones de la CRQ, decían que eran 26 mil palmas, luego que 24 mil en medios de comunicación y en el Concejo dijeron que sembraron 17 mil".

Agregó que "creemos que esas plantas que sembraron no van a sobrevivir, ellos dicen que son de tres hojas, es muy difícil que una planta en esas condiciones, en áreas de potrero, crezca, seguramente se van a morir, según Rodrigo Bernal es literalmente tirarlas a la basura".

Para Bernal, quien con sus investigaciones ha concluido que para finales de siglo no quedará ni una sola palma en el valle de Cocora, “si las plantas se sembraron con un tamaño menor a 20 centímetros, es muy posible que menos del 8 por ciento de ellas sobrevivan", le explicó a un medio radial local.

"Si las palmas se van a sembrar en un bosque protegido deben tener mínimo 50 centímetros y en potreros no menos de un metro. No se trata de cantidad sino de asegurar la supervivencia de la especie", añadió.

A la polémica se sumó ahora el Gobernador del Quindío, Carlos Eduardo Osorio, quien le envió un derecho de petición al director de la CRQ en el que le solicitó copia de todos los documentos contractuales del convenio interadministrativo 034.

El mandatario indicó que es competencia del gobierno departamental ejercer funciones de control y vigilancia del medio ambiente y los recursos naturales renovables.

Si las palmas se van a sembrar en un bosque protegido deben tener mínimo 50 centímetros y en potreros no menos de un metro. No se trata de cantidad sino de asegurar la supervivencia de la especie

Finalmente, el director de la autoridad ambiental afirmó que incluso el proyecto "técnicamente fue condicionado por el Ministerio y por el Departamento Nacional de Planeación (DNP). No es simplemente ir a establecer o sembrar la palma de Cera y las especies que le hacen sombra, hay que sembrarla pero hay que hacerle mantenimiento dos o tres en un espacio de tres o cuatro años pero han generado un montón de cuestionamientos".

ARMENIA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA