Otras Ciudades

El cacao clonado se extiende por el país

Con esto mejora el promedio de producción nacional que supera los 1.500 kilos de cacao por hectárea.

Cultivos de cacao clonado

Las plantas clonadas son sembradas por agricultores para sustituir cultivos ilícitos.

Foto:

Cortesía Carlos Neme

17 de septiembre 2017 , 10:22 a.m.

En 1996, un grupo de científicos de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoíca) se adentró en fincas de Boyacá para extraer una serie de muestras genéticas de cacao que, más tarde, usarían en un proceso experimental de fusión que buscaba la reproducción natural de nuevos frutos para potencializar las características de ese árbol.

Los investigadores extrajeron variedad de plantas originales y luego las injertaron en el tronco de otra muestra de cacao para observar su evolución. El material fue trasladado a Santander (el mayor productor de cacao) y a la región del Magdalena medio.

En el 2008, los estudios se intensificaron en el centro de investigación La Suiza, un complejo ubicado en el municipio de Rionegro (Santander). Allí, los investigadores observaron que los nuevos granos, producto de las ramas injertadas, eran más grandes y numerosos.

Tras diez años de experimentación científica han resultado varias clasificaciones de cacao, entre las que se destacan los clones ‘Theobroma’ Corpoíca-La Suiza 01 (o Cacao TCS01) y el ‘Theobroma’ Corpoíca- La Suiza 06 (o Cacao TCS06).

El clon TCS01 produce un fruto grande con sabor a nuez que se comporta muy bien en todas las zonas agroclimáticas. Con nueve mazorcas de esta variedad se logra un kilo de cacao, mientras que con otras variedades se necesitan de 20 mazorcas para producir la misma cantidad.

Por su parte, el clon TCS06 tiene un sabor acaramelado y es más resistente a plagas o enfermedades.

Con estas variedades, además, mejora el promedio de producción nacional, que, en gran parte gracias a los clones, supera los 1.500 kilos de cacao por hectárea –cuando hasta hace poco la misma cantidad no superaba las 400 hectáreas–.

Y es que el crecimiento del sector ha sido notable.

Tal como lo reportó la revista ‘Dinero’, “entre el 2013 y el 2016 el país exportó más de 40.000 toneladas de cacao en grano, sin contar los subproductos y los productos terminados, mientras que entre los años 2000 y 2012 las exportaciones de cacao apenas superaron las 22.000 toneladas. Para los mismos periodos las importaciones de cacao en grano pasaron de 79.500 toneladas entre 2000 y 2012 a 19.500 entre 2013 y 2016”.

Andrés Agudelo, investigador del proyecto, dice que los productores se han visto animados con los beneficios que ofrecen las plantas de laboratorio.

“En Santander, el 50 por ciento de cacaoteros piden esas plantas. Pero la demanda no se limita a este departamento. Productores de Quindío, Arauca y Huila nos han solicitado las plantas”, indica Agudelo, no sin antes advertir que en dichos territorios no hay estudios que avalen que la producción sea satisfactoria.

Desde el centro de investigación La Suiza, Corpoíca transfiere a los productores todo el conocimiento adquirido para que sus cosechas sean más eficientes.

“En los talleres que se desarrollan en las regiones conocemos las demandas de los productores y se fijan agendas de investigación consecuentes con ellas”, explica Gildardo Palencia, director del centro de investigación La Suiza, quien advierte que el impulso del cacao no significa que se haya descuidado otros cultivos productivos de la región tales como el plátano, el tabaco, la mandarina, el limón Tahití, la naranja y el aguacate.

Hasta el momento se han entregado de forma gratuita más de 100.000 clones a productores de Santander, Norte de Santander y Boyacá, para que diversifiquen sus cultivos con el nuevo material genético.

“La productividad y el rendimiento han mejorado respecto a otras variedades. Se empiezan a producir muy temprano y lo mejor es que cada mazorca tiene mayor cantidad de granos. El TCS 06 es más resistente a la monilia y, cuando hay un buen manejo fitosanitario, el TCS 01 tampoco tiene problemas de infecciones”, comenta Betty Murcia, productora de la vereda Santa Rosa, Maripí, Boyacá.

En este proyecto se destaca que las nuevas plantas se están usando para la sustitución de cultivos ilícitos en áreas afectadas por el conflicto armado, sobre todo en el departamento de Norte de Santander, donde han sido capacitadas más de 500 personas.

“Lo que queremos es que la gente cambie los fusiles por los azadones”, señala Palencia.

La investigación continúa y con un proyecto denominado Plan Semilla se pretende optimizar y diversificar las plantas de cacao en fincas de la región.


El próximo 28 de septiembre, el centro de investigación La Suiza junto con las diferentes asociaciones cacaoteras de Santander realizará el lanzamiento de dos nuevos clones de cacao. Las nuevas variedades son el TCS19, originario de Rionegro, y el TCS13, proveniente de Lebrija.

CARLOS NEME MONROY
Para EL TIEMPO
Bucaramanga

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA