Otras Ciudades

En su primer año, el ecoparque El Santísimo da cifras destacadas

Entre críticas por el uso de regalías, este lugar genera ingresos por 427 millones al mes.

fg

El monumento de 40 metros de alto, que equivale a un edificio de 13 pisos, tiene ascensores y es la máxima atracción del lugar.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

03 de agosto 2016 , 11:11 p.m.

En medio de la polémica que generó su construcción, pues se usaron 44.000 millones de pesos provenientes de regalías, se cumplió un año de la puesta en funcionamiento del ecoparque cerro El Santísimo, lugar turístico situado en Floridablanca (Santander) y que tiene como principal atractivo el monumento más alto del país y el cuarto –en su tipo– en Latinoamérica.

Con cerca de 300.000 visitantes entre junio del 2015 (fecha de su fundación) y junio del 2016, el lugar ha superado las expectativas que se tenían inicialmente, y se espera que al final del año en curso la cifra de turistas llegue a los 400.000, en este sitio donde se destaca una escultura de 40 metros de altura y 40 toneladas de peso.


Luego de varias demandas reversadas por la justicia, en las que se pedía cambiar el nombre del ecoparque y regresar más de 3.000 millones de pesos al departamento, el lugar se convirtió en uno de los principales referentes turísticos del área metropolitana de Bucaramanga.

Aunque varios dirigentes e instituciones cuestionaron que el lugar se hubiera construido con dineros de regalías, usadas normalmente en educación y salud, junto al monumento que tiene una altura de 13 pisos se encuentran un espacio de espectáculos con capacidad para 3.000 personas, una casona con restaurante y museo, un salón de convenciones, locales comerciales, oratorio, una alameda con cafetales, sendero peatonal, 300 parqueaderos y un hotel con capacidad para 30 camas, entre otros espacios.

Daniel Enrique Valencia, director ejecutivo de la Corporación Parque Nacional del Chicamocha, entidad que maneja el ecoparque, consideró como un acierto la presencia del lugar que es visitado mensualmente por cerca de 25.000 personas que generan ingresos por 427 millones de pesos.

“Estamos muy contentos con el número de visitantes y hemos tenido una muy buena acogida. Se han superado los expectativas por el desarrollo turístico que se ha generado para Floridablanca”, dijo Valencia.

Aunque la presencia de turistas es notoria, algunos habitantes de Floridablanca están inconformes con el estado de la carretera destapada que del casco urbano conduce al ecoparque.

Meses antes de la inauguración del lugar, que ocurrió el 21 de junio del 2015, se había anunciado la pavimentación del tramo de dos kilómetros con una inversión de 3.900 millones de pesos, pero le hicieron una adición de 1.100 millones para el sector de La Esperanza.

“La Gobernación, en diciembre del año pasado, había adjudicado la licitación de la vía y el contratista hizo un análisis donde se realizó una mejora en el proyecto con respecto al ancho de la calzada. Esa inquietud fue presentada y ya están realizando los primeros trabajos de perforaciones en una obra de 8 meses. Hay aprobados 1.800 millones de pesos más para otro tramo del sector de Helechales”, agregó Valencia.

Siguen las críticas

A pesar de que una auditoría fiscal de la Contraloría de Santander tuvo en el 2015 un concepto positivo, persisten las críticas de quienes consideran que la costosa obra no debió construirse.

Para el director de la Asociación Defensora de Animales y la Naturaleza (Adan), Orlando Beltrán Quesada, El Santísimo “nació luego de una controversia y finalmente se realizó pasando por encima de una voluntad mayoritaria que se impuso”.

Para el ambientalista, el ecoparque está acabando con un corredor ecológico, porque todo lo que signifique movimiento de personas y vehículos afecta, según él, el área de subpáramo del lugar donde hay una gran cantidad de especies que necesitan estar desplazándose continuamente y que encuentran un refugio en la zona boscosa.

La presidenta de la Fundación Participar, Cecilia Reyes León, considera que los recursos de regalías debieron ser invertidos prioritariamente en sectores como educación, salud y saneamiento básico, pero “no pareció lógico invertirlas en una obra suntuaria en un departamento en el que 30 de sus municipios no tienen agua potable, donde sus hospitales públicos están quebrados y donde, supuestamente, la educación es prioritaria”.

Proyecto en la lupa de la Contraloría

Presuntas fallas en la contratación, diseños y terrenos usados para la ejecución del proyecto turístico fueron halladas en el 2015 por la Contraloría General de la República, en una auditoría a más de 320.000 millones de pesos de regalías que se invirtieron en Santander en los últimos tres años. Planteó sus dudas por la forma en que los terrenos, en zona de protección, fueron declarados de uso recreacional por la Corporación CDMB.

EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA