Otras Ciudades

La otra torre que amenaza con caerse en Cartagena

Habitantes del barrio el Recreo han solicitado en varias ocasiones la demolición de edificio Shalom.

Desplome de edificio en Cartagena

El desplome de la torre Portales de Blas de Lezo II se produjo la semana pasada en Cartagena.

Foto:

Yomaira Grandett / EL TIEMPO

02 de mayo 2017 , 11:30 a.m.

En el barrio El Recreo de Cartagena hay varias edificaciones sin licencia, levantadas por los hermanos Quiroz, quienes son señalados de ser los constructores piratas del edificio Blas de Lezo II, que se desplomó en la ciudad la semana pasada, por lo cual hay preocupación entre los vecinos del sector.

Dos ejemplos claros de que en Cartagena los constructores ‘piratas’, como la familia Quiroz (denunciada penalmente ante la Fiscalía General de la Nación), están violando la ley en las narices de las autoridades, (en muchos casos con el apoyo silencioso de los funcionarios de control urbano) son los edificios Shalom, del barrio El Recreo, y Blas de Lezo I.

Estas edificaciones también fueron construidas por la familia Quiroz y ahora, ya habitados, presentan grandes grietas y amenazan con desplomarse.

La lucha de los habitantes del barrio el Recreo para que el Distrito de Cartagena demuela Shalom, un edificio de ocho pisos, levantado donde antes había una casa de dos plantas y en sector donde el Plan de Ordenamiento Territorial permite máximo cuatro pisos, ha sido infructuosa, en gran parte porque los mismos funcionarios responsables de hacer el control urbano han favoreciendo a los urbanizadores piratas.

La obra finalizó el primer semestre de 2014 y de inmediato los vecinos afectados por los daños colaterales que empezaron a detectar en sus viviendas pidieron la intervención de Control Urbano, por ser la autoridad pertinente de la Alcaldía Local Industrial y de la Bahía o Localidad 3.

“El 8 de julio de 2014 se le vio entrar y salir del edificio al técnico de Control Urbano. Al día siguiente de presentada la queja, pensamos que la estaban atendiendo en forma oportuna, cosa que no fue así, más bien su visita puso en alerta a los propietarios del edificio, ya que aceleraron la construcción, vaciaban columnas y plafones en un día y al día siguiente quitaban las formaletas con el concreto aún verde, sin dejarlo fraguar”, denuncia Gabriel Amador, residente de El Recreo.

Los vecinos recuerdan que el funcionario de Control Urbano, tras repetidas denuncias, regresó en agosto de ese año, no a responder por la diligencia solicitada por los afectados, sino a defender los intereses de los propietarios de la edificación, denunciados por tener una licencia falsa.

“Un técnico de Control Urbano alteró las medidas reales del lote, que tiene cerca de 240 metros cuadrados a 480 metros, pues la normatividad urbana en este sector dice que para construir un multifamiliar de tres pisos necesita un lote de 600 o más metros cuadrados; con esto se demuestra que el funcionario de su bolsillo regala 240 metros cuadrados a los constructores”, manifiesta Marina Puerta, otra de las denunciantes.

JOHN MONTAÑO
Redactor de EL TIEMPO
CARTAGENA
@PilotodeCometas

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA