Otras Ciudades

Crisis de la salud ahoga a Pamplona, Norte de Santander

Especialistas de clínica administrada por Medimás renunciaron. 25.000 personas están sin servicio.

Crisis en Pamplona

El área de urgencias del centro médico se encuentra cerrada por la renuncia de los profesionales. Medimás aún no responde.

Foto:

Sintrasacol

04 de octubre 2017 , 10:16 p.m.

25.000 pacientes del municipio de Pamplona, en Norte de Santander, que están afiliados al régimen subsidiado y contributivo se encuentran sin servicios médicos desde el 19 de septiembre, debido a la carta de renuncia presentada por la planta de trabajadores de la Sociedad Clínica Pamplona porque Medimás, EPS accionista mayoritaria de este centro de servicios, lleva tres meses sin pagarles.

La determinación de seis profesionales derivó en la suspensión de los servicios de urgencia de este complejo asistencial, lo cual ha generado un riesgo considerable para la salud de estos usuarios y un represamiento de grandes proporciones en las instalaciones del hospital San Juan de Dios, de esta localidad ubicada a 76 kilómetros de Cúcuta.

A raíz del pronóstico reservado que desde esa fecha se viene agravando dentro del sistema de salud en esta parte del departamento por la negativa de las entidades promotores de salud (EPS) de asumir los pagos adeudados, un grupo de ciudadanos molestos con la problemática conformaron el Comité Coordinador Prosalud.

El pasado 28 de septiembre, ellos encabezaron una movilización de más de 10.000 personas, entre estudiantes, profesores y profesionales, que se amontonaron en las calles empedradas de este municipio para exigirle al Gobierno Nacional una respuesta institucional ante esta grave crisis en el sector de la salud.

“Sumada a toda esta problemática, Medimás no formalizó un contrato con la clínica Pamplona ni definió el tema tarifario. Desde el primero de agosto, esto nos ha impedido a los médicos que no podamos atender formalmente a los pacientes de esta EPS; y, con el paso de los días, los compromisos para la clínica aumentaban, lo que ha desencadenado esta salida masiva de profesionales. Lo que argumentamos en el documento entregado a las directivas era que no había la garantía en cuanto a los medicamentos ni los insumos para salvaguardar la vida de los pacientes”, explicó Yliana Montes Figueroa, representante del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sector Salud de Colombia (Sintrasacol).

Cuando se produce el cierre de los servicios de urgencias en esta clínica, Medimás acumulaba una cartera morosa que supera los 1.600 millones de pesos, una suma que llegó de las EPS que la antecedieron y que tampoco respondieron a sus compromisos financieros.

Según voceros de Sintrasacol, las directivas de esta entidad se defienden al decir que el nacimiento de esta nueva firma en el sector de la salud no implica que las deudas de años anteriores se ajusten a vigencias futuras.

Dos semanas después de iniciarse la parálisis, los gerentes del hospital San Juan de Dios de Pamplona ya reportan una mayor afluencia de pacientes, que no solo estaría desatando una grave congestión dentro de sus unidades hospitalarias, sino que también estaría agravando su situación fiscal, pues la atención de estos usuarios se está prestando sin los términos legales ni financieros para ofrecer esta gama de servicios.

“Este hospital ha asumido la atención de urgencias, como corresponde, y adicionalmente hay conversaciones con Medimás para hacer contratos con el régimen contributivo y subsidiado, y de esta forma tratar de mitigar toda esta problemática. Los representantes de este complejo hospitalario de primer y segundo nivel me han manifestado que ha sido difícil la atención de estos usuarios porque no tienen los recursos suficientes para recibir este volumen de personas”, explicó Juan Alberto Vitar, director del Instituto Departamental de Salud (IDS) de Norte de Santander.

Mientras entre el Estado y la EPS permanezca sin concretarse la metodología adecuada para conjurar la crisis, a los cerca de 16.000 pacientes del régimen contributivo les seguirán cobrando su aporte de salud, sin que realmente este servicio se les garantice, pues existen graves denuncias por parte de Sintrasacol de pacientes que han muerto por no haber recibido a tiempo la atención médica.

EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA