Otras Ciudades

En Santander, crean tipo de cemento con la ceniza del tabaco

Estudiantes de Ingeniería Civil de la Udes hicieron pruebas y el material funciona al 100%.

Cemento con ceniza del tabaco

Por ahora no se reemplazaría en su totalidad un bulto de cemento por uno de ceniza, pero el contenido del primero sí se podría reducir a un 80 % y el 20 % restante sería la ceniza.

Foto:

Archivo particular

24 de febrero 2017 , 01:52 p.m.

¿Estaría dispuesto a utilizar ceniza de tabaco en vez de cemento para construir su casa, un edificio o un puente?. Si su respuesta es no debería replantearla.

Una investigación que desarrollaron una docente y tres estudiantes de Ingeniería Civil de la Universidad de Santander (Udes) demostró que sí funciona al 100 por ciento, tal y como lo hace el cemento.

Por ahora no se reemplazaría en su totalidad un bulto de cemento por uno de ceniza, pero el contenido del primero sí se podría reducir a un 80 por ciento y el 20 restante se completaría con ceniza.

La investigación de Hernán Mauricio González Páez, Sergio Andrés Vesga Barrera y Rafael Fragozo Devia (estudiantes), bajo la dirección de la docente, investigadora y doctora en ingeniería química, Paalo Andrea Moreno, surgió como su proyecto de grado y para llegar al resultado final tardaron más de un año.

Lo primero que hicieron los investigadores fue identificar que el cemento es el segundo producto más consumido en el mundo después del agua, por lo tanto es rentable seguirlo produciendo. Según la docente Moreno, durante el 2015 se elaboraron 4.6 billones de toneladas de este pegante en el planeta, sin embargo, su preparación causa múltiples afectaciones al medioambiente, una motivación para buscarle algún reemplazo.

"Los minerales que componen el cemento hay que calentarlos a unos 1.400 grados centígrados y esto genera gases efecto invernadero. La producción de una tonelada de cemento produce una tonelada de dióxido de carbono (CO2), y del total de las emisiones en el mundo, el 6 por ciento corresponden a este aglomerante", precisó la docente.

Adicional a lo anterior, hay otros daños ambientales como la extracción de materiales de los ríos para la producción del cemento y las partículas que, durante la extracción de minerales de las canteras y su elaboración, suspende en el aire.

En seguida los jóvenes se dieron a la tarea de identificar un residuo industrial natural de Santander que tuviera condiciones similares a las del cemento y las encontraron en el tabaco. Optaron por este material también porque es un cultivo que se obtiene fácil y de paso se le da una solución a los campesinos, quienes tras la cosecha queman los residuos para sembrar nuevas plantas.

"Cogemos el residuo, tallo y hojas, lo quemamos en un horno especial a unos 600 grados centígrados para volverlo inorgánico como es el cemento. Esta quema es controlada, gasta menos energía y reduce las emisiones, a diferencia de las quemas que hace un campesino a cielo abierto", precisó Moreno.

Tras la quema, los residuos se tamizan (cuelan) y trituran para lograr un tamaño de 75 micrómetros, algo así como un centímetro dividido en 10.000 partes. Este es el tamaño requerido para que funcione bien.

Surtido el proceso "vinieron los ensayos, la elaboración de las probetas cilíndricas (tubos de concreto), las pruebas de resistencia en un laboratorio certificado y armamos el informe de resultados. Esto nos dio una confiabilidad que nos permite decir que sí es pertinente y conveniente seguir estudiando esta opción para aplicarla", explicó el estudiante Fragozo Devia.

Y es que las pruebas de resistencia a la compresión (principal propiedad que se le mide al concreto para ser usado en estructuras) arrojaron un resultado del 100 por ciento para su mezcla. Es decir, el 20 por ciento de ceniza adicionada al cemento funcionó y es confiable.

José Antonio Delgado Monroy, decano de la Facultad de Ingenierías, dijo que la Ingeniería Civil se funda en temores porque se juega con la resistencia, estabilidad y seguridad, y llegar con un cambio genera resistencia. “Pero el cemento mezclado con la ceniza se puede usar por ejemplo en andenes, friso, enchapes, donde la resistencia no es tan relevante y así se puede empezar a romper el hielo”.

Liliana Cadena Hernández Ortiz y Juan Dicarlo Gamboa Triana continuarán con la investigación que iniciaron sus tres antecesores, porque ellos ya están ad portas de su grado, pero la intención es mejorar el proceso y hacer pruebas para ver si el porcentaje se puede aumentar.

"Vamos a aplicar más variables en diferentes tipos para medirle la resistencia. Esta es una investigación bastante buena, un avance, y tengo la oportunidad de generar cambios en bien del medioambiente y la economía", dijo Hernández Ortiz.

Y es que en cuanto a economía el beneficio también se reflejaría en que el costo del bulto de cemento, a hoy, se reduciría entre 3.000 y 4.000 pesos.

Los jóvenes buscan que la investigación trascienda, de hecho ya una empresa constructora de Bucaramanga les apoyó el trabajo, y la idea es crear una planta para empezar a venderle el producto a las cementeras.

LUIS ALFONSO CÁRDENAS MATEUS
DIARIO ADN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA