Otras Ciudades

Consultas populares para frenar nuevo proyecto de Isagén en Santander

La Anla ya negó una vez la licencia ambiental a la empresa canadiense.

Río Fonce

El proyecto tendrá influencia directa en las poblaciones de San Gil, Socorro, Pinchote y Cabrera, en el departamento de Santander,

Foto:

Cortesía Nicolas Gigino

25 de septiembre 2017 , 08:27 p.m.

Comunidades de los municipios de San Gil, Socorro, Pinchote y Cabrera, en el departamento de Santander, se le quieren adelantar a la ejecución de un nuevo proyecto hidroeléctrico en la región.

A través de consultas mineras, comités promotores y administraciones locales buscan ponerle el freno al plan Piedra del Sol, una iniciativa para la generación de energía eléctrica que la empresa canadiense Isagén, pretende desarrollar haciendo uso del agua del río Fonce, que circunda estas poblaciones.

Aunque la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla) le negó en septiembre de 2016 el permiso ambiental a la compañía extranjera, propietaria de la Hidroeléctrica Sogamoso (Hidrosogamoso), ubicada en ese departamento, la empresa tramita un recurso de reposición ante esa entidad para obtener la luz verde que le dé vía libre al proyecto.

El proyecto Piedra del Sol, bajo el sistema 'filo de agua', no contempla la construcción de un embalse, sino que se trata de una obra para la captación de líquido del río

“Seguimos muy interesados en la hidroeléctrica (…) Sabemos que se está promoviendo en estos municipios una consulta popular para prohibir las hidroeléctricas, estamos en una democracia y no nos oponemos a eso, pero sí queremos que la información con base en la cual la ciudadanía, los alcaldes y las instituciones, tomen alguna decisión sea una información real y no distorsionada, ese es nuestro propósito y a eso invitamos a las autoridades y a los mismos pobladores”, dijo Luis Fernando Rico, actual presidente de Isagén.

De acuerdo con el directivo, el proyecto Piedra del Sol, bajo el sistema 'filo de agua', no contempla la construcción de un embalse, sino que se trata de una obra para la captación de líquido del río en un tramo aguas abajo de San Gil, que será conducido a lo largo de nueve kilómetros hacia una casa de máquinas donde se genera la energía y posteriormente, se entrega de nuevo al afluente que mantendría su caudal ecológico.

“Entonces es un proyecto que no implica reasentar a ninguna población, no tiene inundación de tierras, no hay remoción masiva de vegetación. La compra de tierras es alrededor de unas 100 o 170 hectáreas, que es algo realmente muy pequeño. Todas las actividades que se hacen en el río van a continuar igual”, precisó Rico.

Sin embargo, las comunidades han puesto en entredicho el desarrollo del proyecto mediante ese sistema, pues señalan que la desviación del agua captada del río, que sería un 70 por ciento de su caudal, se realizaría por medio de un túnel que se construiría al pie de una montaña en el municipio de Pinchote, hecho que podría derivar en situaciones de riesgo como la inestabilidad del suelo.

"Además, se nos ha informado que ese túnel se haría con explosivos, esto provocaría que aljibes y nacimientos de agua que existen en el área se puedan secar", indicó Casimiro Delgado, miembro del comité por la Defensa del Agua y la Vida de Pinchote, quien agregó que ya se le solicitó a la Alcaldía que inicie los trámites respectivos para darle pie a la consulta popular en esa localidad.

Entre tanto, en San Gil ya desde la administración municipal, con el apoyo del Concejo y la organización Santander por Naturaleza, nodo río Fonce, se promueve el desarrollo de la jornada democrática que se fundamenta en la defensa del territorio, haciendo especial énfasis en los impactos negativos que provocaría la intervención sobre ese recurso hídrico que aseguran es base del desarrollo social, cultural y económico de 11 municipios que componen la cuenca.

Según sus promotores, el afluente año tras año ha venido registrando disminución en su caudal, además de ya ser objeto de otras actividades como la extracción de material de arrastre y la contaminación de sus aguas.

El río lo que necesita son intervenciones de preservación, de descontaminación, de acciones que garanticen su caudal

“Estas intervenciones traen grandes afectaciones sobre la vocación tradicional agropecuaria y turística del municipio de San Gil (…) El río lo que necesita son intervenciones de preservación, de descontaminación, de acciones que garanticen su caudal”, indicó Cecilia León, vocera de la organización Santander por Naturaleza, nodo río Fonce, quién añadió que el proyecto nunca fue construido con las comunidades como lo determina la Constitución.

Aquí nadie vino a trabajar con nosotros, a que decidiéramos si ese proyecto es una fuente de desarrollo y de cambio. Solo vinieron a decirnos que iban a hacer un proyecto hidroeléctrico, y que este se hace porque se hace”, añadió la defensora del río.

Entre tanto, Isagén espera que antes de culminar este año la Anla falle frente al recurso de reposición de la solicitud de la licencia ambiental de la hidroeléctrica.

Piedra del Sol, cuya construcción tomaría entre 36 y 42 meses, tendría una capacidad instalada de 156 MW y una generación media anual 995 GWh/año, lo que es equivalente a la energía requerida para abastecer a 380.000 colombianos aproximadamente.

CAROLINA RINCÓN RAMÍREZ
Corresponsal EL TIEMPO
BUCARAMANGA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA