Otras Ciudades

Cambio y conservación, el dilema de los paisajes

¿Cómo mediar entre la transformación humana del entorno y su preservación cuando es un patrimonio?

Paisaje cafetero

El Paisaje Cultural Cafetero es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 2011.

Foto:

John Jairo Bonilla

13 de noviembre 2017 , 09:54 a.m.

Altéptl, palabra que designa, en la lengua náhuatl, las divisiones administrativas de algunos pueblos indígenas mexicanos, significa ‘montaña de agua’; las comunidades (territorios, gobernantes, edificios públicos), definidas por un concepto ligado de manera directa al medio ambiente.

En español y otros idiomas derivados del latín, paisaje y sus respectivos vocablos equivalentes provienen de pagus, ‘provincia’ en el antiguo imperio de Roma. Pero el concepto llegó a la península Ibérica con el emperador Carlos V y su hijo Felipe II, traído del alemán ladschaft, que denominaba las representaciones pictóricas del ordenamiento territorial.

Con este análisis etimológico e histórico, el mexicano Federico Fernández Christlieb, doctorado en Geografía que participó en el primer Encuentro Internacional de Paisajes Culturales que se realizó la semana pasada en Manizales, explica que naturaleza y comunidad “son lo mismo y están entretejidas”.

Para él, la intervención humana, con su cultura y sus transformaciones, siempre son parte del paisaje.

Entonces, ¿es redundante definir un paisaje específico como ‘cultural’? “Sí. Pero el gran público, que no está especializado, no lo sabe. Por eso la precisión es oportuna”, responde el licenciado. Lo compara con la existencia de la geografía física y la humana, que en realidad son dos componentes una sola ciencia.

Un paisaje que incluye al ser humano y sus acciones sobre el territorio, en lugar de tenerlo como un simple observador, implica que se trata de un escenario “fluido y complejo que hay que pensar más como procesos que como un objeto”. Así lo señala la presidenta para las Américas de la Federación Internacional de Arquitectos Paisajistas (IFLA, por sus siglas en inglés), Raquel Peñalosa.

La colombiana radicada en Montreal (Canadá), que también fue conferencista del evento en la capital de Caldas, llamó la atención sobre el paisaje como una “expresión de identidad” y una “variable integradora” para la reconciliación de la sociedad y el ambiente por medio del desarrollo sostenible. “Somos parte íntegra de esos sistemas y tenemos que aprender a vivir en su complejidad”, agregó.

Pero los productos humanos son cambiantes. ¿Qué pasa cuando su valor es tal que se requiere conservarlos, como el Paisaje Cultural Cafetero (PCC), declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 2011? ¿Cómo mediar en esta edición del eterno dilema entre evolución y tradición?

Los factores que pueden transformar las montañas de los municipios incluidos van desde el cambio climático hasta el turismo, pasando por la incursión de otros cultivos como el aguacate y de actividades económicas como la minería.

Según Fernández, “es una negociación muy compleja entre una visión mercantilista, que busca mayor producción de dinero por hectárea, y una más integrada”.

Es una negociación muy compleja entre una visión mercantilista, que busca mayor producción de dinero por hectárea, y una más integrada

No es imposible. Los indígenas de Nuevo San Juan Parangacutiro (México) viven de la venta de madera y resina de sus bosques, porque saben de dónde y en qué época extraerlas. Han logrado conservarlos e incluso mantener alejado al narcotráfico. La clave, según el geógrafo, son las decisiones comunitarias.

La arquitecta Peñalosa coincide en que “las entidades tienen que formar un sistema conectado de expertos y funcionarios” e interactuar más con los habitantes del PCC, para integrar sus conocimientos a las políticas administrativas. Según ella, los campesinos cafeteros, por el pequeño tamaño de sus parcelas, “comprenden mejor qué impacta sobre su finca, qué afecta a los demás”.

José Felipe Sarmiento Abella 
Corresponsal EL TIEMPO
Manizales

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA