Otras Ciudades

Con tutelas buscan frenar cierre de Playa Blanca, en Cartagena

Minambiente ordenó cerrar 1,5 kilómetros de playa del balneario para conservar la tortuga carey.

tortugas carey

11 tortugas que habían nacido en Playa Blanca fueron liberadas en islas del Rosario.

Foto:

Yomaira Grandett/EL TIEMPO

08 de junio 2018 , 09:03 a.m.

Nativos y comerciantes del sector norte de Playa Blanca, en Cartagena, elevaron la segunda acción de tutela, como el mecanismo jurídico, para frenar el cierre de la zona norte del popular balneario (1,5 kilómetros) que tiene orden de clausura por parte del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, con el fin de ser punto para la conservación y desove de la amenazada tortuga carey.

El Juzgado Sexto Civil del Circuito admitió la nueva acción de tutela presentada por siete propietarios de establecimientos comerciales de Playa Blanca que le piden a la justicia frenar la medida de cierre temporal de la playa, la cual fue ordenada a través de la Resolución 774 del 10 de mayo de 2018, expedida por el Ministerio de Ambiente.
Los accionantes insisten en que se les respete el derecho al trabajo.

Estamos al frente de este nexo causal entre el hombre y la naturaleza; si bien es cierto que nosotros protegemos a las tortugas carey. También, es muy cierto que no podemos olvidar que hay seres humanos que tienen derecho a la vida y derecho al trabajo, que son fundamentales y que gozan de una protección especial”, dijo el abogado Wilmer Herrera, asesor de los nativos de Playa Blanca.

Con esta nueva tutela los residentes en el balneario también exigen que se garantice el derecho a la permanencia en el territorio, a la consulta previa ejercida por el Consejo Comunitaria de Playa Blanca, el derecho al trabajo, el mínimo vital, y la seguridad alimentaria, sostiene en uno de sus apartes el mecanismo de participación ciudadana.

“Hay 16 establecimientos comerciales más que también utilizarán la tutela, viene el grupo de masajistas y guías que van a presentar acciones de tutelas, con el objetivo que el Gobierno entienda que la medida de cierre no se puede dar, mientras que no se vincule a este grupo de nativos y se haga un análisis de los impactos positivos y negativos, y que permitan buscar los mecanismos que resarzan el perjuicio que trae la medida de cierre”, finalizó el abogado Wilmer Herrera.

Turismo depredador

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible ordenó el cierre de 1,5 kilómetros de la zona norte del popular balneario de Playa Blanca que será destinado a la conservación y desove de la tortuga carey, especie en vía de extinción.

A esta playa hoy se permite el ingreso de máximo 3.124 por día, antes llegaban hasta 9.000 personas un fin de semana. Por vía marítima arriban 800 turistas. El mayor impacto está en la entrada por tierra.

Pese a que la medida de cierre estaba programada para el mes pasado, el Ministerio de Ambiente y el Distrito de Cartagena acordaron efectuar la medida de cierre de manera gradual y paulatina.

Los comerciantes y nativos que trabajan en Barú prometieron el bloqueo de la bahía de Cartagena, si el Gobierno insiste en cerrar la franja norte del popular balneario.

Zona en deterioro

Con la construcción de la vía de Barú, que trajo progreso a esta región insular de Cartagena, también llegó el turismo depredador en masa, y las tortugas carey nunca más volvieron a anidar allí.

De hecho, la semana pasada fueron liberadas 11 tortugas de esa especie en islas del Rosario. Los animales habían nacido en Playa Blanca, pero tuvieron que ser incubados en isla Arela (Archipiélago de Islas del Rosario) por Parques Nacionales y la Armada Nacional, ante la falta de una zona segura y ambientalmente amable para su reproducción.

Hoy playa blanca tiene problemas de contaminación y de invasiones de hostales y restaurantes ilegales que han hecho de estas playas un monumento al turismo depredador, donde incluso hay construcciones prácticamente pegadas a la frontera de baja mar.

Aun así, el Distrito ha dicho que el balneario no se va a cerrar en su totalidad, solo el sector norte tendrá restricciones, pero con el fin de preservar la especie. También es responsabilidad de las comunidades raizales de Barú proteger el medio ambiente, y orientar a los turistas sobre la importancia de respetar la zona destinada a la procreación de las tortugas.

La carey es una especie de tortuga marina de la familia de los quelónidos, que se halla en peligro crítico de extinción. Es la única especie del género Eretmochelys.


John Montaño
Especial para EL TIEMPO
Cartagena

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA