Otras Ciudades

El círculo de violencia y miseria que creó la coca en el Catatumbo

Entre 2015 y 2016, la extensión de cultivos de coca en esta zona pasó de 11.527 a 24.831 hectáreas.

Quema de vehículos

Durante los últimos días, manifestantes en la región han realizado ataques contra cuatro vehículos de carga.

Foto:

Cortesía de Colfecar

03 de noviembre 2017 , 10:01 a.m.

Las protestas que desde hace una semana tienen bloqueada a la región del Catatumbo, en Norte de Santander, son producto de la economía cocalera que se mueve en este punto del oriente del país, donde la población rural de 11 municipios depende económicamente de este sustento. 

Para el año anterior, los cultivos de coca en la región duplicaron la extensión sembrada de la mata, llegando a las 24.831 hectáreas –de acuerdo con cifras de Naciones Unidas-, lo cual tiene preocupadas a las autoridades de la zona.

Los campesinos no se oponen a estas labores de limpieza del cultivo ilícito. Ellos exigen programas de sustitución voluntaria, que deben generar nuevas fuentes de ingreso para estas familias”, explicó Édgar Pallares, secretario de Gobierno de Norte de Santander.

“Consideramos que esta estrategia se debe implementar como política territorial y que, a su finalización, lo que quede debe ser erradicado de manera forzosa”, agregó le funcionario.

Sin embargo, la decisión del Estado de desplegar sus escuadrones de erradicación demuestra que el proceso de concertación con las comunidades sobre un esquema de limpieza de la mata apenas está madurando.

Protesta  social y bloqueos en el Cauca

Indígenas bloquean vía Panamericana, en el Cauca. También hay bloqueos en Valle.

Foto:

Juan Pablo Rueda Bustamante / EL TIEMPO

De hecho, hay labriegos que hablan de trabas en las negociaciones por la puja política que protagonizan organizaciones cocaleras, como la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat).

Según la Fuerza Tarea Vulcano, en lo corrido de este año se han erradicado 1’790.532 matas de coca, en la región del Catatumbo, una cifra que genera conflictividad con las comunidades cocaleras, que aseguran que en medio de estos operativos son víctimas de agresiones y abusos de los uniformados.

Desde el pasado miércoles, cerca de 1.500 cocaleros agremiados en la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat) y la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana (Coccam) decidieron emprender una serie de movilizaciones por los principales ejes viales de esta zona del país, reclamando el cumplimiento de los acuerdos adquiridos durante el paro de 2013, en la Mesa de Interlocución Agraria.

Incidentes como los que se han presentado elevan los niveles de tensión en la región, al punto de desencadenar jornadas de movilización, como las que se vienen registrando, que terminan afectando la movilidad del departamento en zonas como el municipio de Tibú, donde se asienta un complejo estratégico para la producción petrolera del oriente del país.

“Nosotros le exigimos al Estado mayor presencia en nuestro territorio, porque queremos ver los cambios que acompañan la paz. Entendemos que el proceso de restitución es lento y que algunos no hacen méritos para que esto avance, pero queremos que escuche al pueblo, sin intermediación alguna”, explicó Oner Galván, presidente de la Asociación de Juntas de Acción Comunal del corregimiento de La Gabarra, de esta localidad a 116 kilómetros de Cúcuta, donde se encuentra la mayor concentración de cultivos ilícitos del Catatumbo, con 12.787 hectáreas.

Para 2016, los cultivos de coca en la región duplicaron la extensión sembrada de la mata, llegando a las 24.831 hectáreas

El problema fronterizo

Carteles del narcotráfico han arribado a la región y están utilizando los tres pasos fronterizos del área metropolitana de Cúcuta como puente para comercializar la droga, según la Fundación Progresar.

Las ganancias que generan el paso de esta mercancía ilegal por las 143 rutas ilegales, identificadas por la Policía Metropolitana de la capital nortesantandereana, ha desatado en los últimos meses fuertes enfrentamientos entre organizaciones criminales apostadas en los límites de Colombia y Venezuela.

Protestas dejaron posible daño ambiental

Miembros de Corponor se trasladaron el jueves al sector de La Curva, sobre la vía Cúcuta-Ocaña, para evaluar el daño ambiental generado por derrames de combustible, en medio de las movilizaciones que encabeza Ascamcat en esta región. Según denuncias, el derrame se generó durante los forcejeos entre los manifestantes y la Fuerza Pública. Por ahora, cuatro vehículos pesados han sido atacados en medio de esta manifestación.

GUSTAVO A. CASTILLO ARENAS
@Litumaescritor 
Corresponsal de EL TIEMPO
Cúcuta

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA