Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 08:41 p.m. - miércoles 16 de abril de 2014

Colombia 11:31 a.m.

En Barbacoas, Nariño, 300 mujeres siguen en 'paro de piernas cruzadas'

En Barbacoas, Nariño, 300 mujeres siguen en 'paro de piernas cruzadas'

A la manera de las griegas, lideradas por Lisístrata, las mujeres en Barbacoa están en huelga.

Foto: CEET

Llevan 37 días sin sexo y exigen la construcción de una carretera.

Desde hace 37 días, en Santa María del Puerto de Toledo de las Barbacoas, un pueblo ubicado en el pie de monte costero nariñense, sobre el Litoral Pacífico colombiano, no hacen el amor.

Las mujeres se rebelaron y los hombres se pusieron furiosos, sospechaban que ellas tenían otro o que todo no era más que un pretexto para no disfrutar de las mieles del amor en medio de esa selva tropical que envuelve esta población asentada a orillas del Telembí, un río verde y caudaloso por el que entraron los primeros pianos traídos al país desde Europa y por el que llegó, en 1906, el primer automóvil a Pasto, la capital nariñense.

En Barbacoas, ahora, la vida es tan costosa que un panal de huevos vale 25.000 pesos, cuando en las grandes capitales del país no pasa de 6.000. La falta de una carretera todo lo encarece y pudre cualquier cosecha antes de que pueda ofrecerse en el mercado. Lo peor es que la gente se muere a mitad de camino antes de que una ambulancia logre salir del pueblo en busca de un especialista.

Llegar hoy hasta Santa María del Puerto de Toledo de Barbacoas es tan complicado como hace 163 años, cuando abrieron un camino de herradura para sacar el oro hacia el interior del país.

Hay que armarse de valor y rezar mucho. En la zona confluyen la guerrilla, con el 29 frente de las Farc y el Eln; el paramilitarismo, con las 'Águilas Negras'; 'Los rastrojos', banda al servicio del narcotráfico', y la delincuencia común. No es aconsejable llevar celulares costosos, ropa que llame la atención ni cámaras fotográficas.

El último enfrentamiento entre las Farc y 'Los rastrojos', hace dos semanas, generó el desplazamiento de 303 personas, la mitad de ellas menores de 7 años.

Desde Pasto hasta Barbacoas hay 12 horas de camino. La mitad es transitable; la otra mitad, un martirio. Es como avanzar por un río seco con piedras de todos los tamaños, porque no hay carretera. Si alguna vez la hubo, desapareció.

Las camionetas se desplazan por los sectores más críticos a 13 km por hora, con el cambio en primera. Llegan momentos en que solo pueden avanzar en dos ruedas, con todo el peso tirado hacia un lado, para esquivar las enormes piedras.

A lo largo de 57 km solo se escucha el retumbar de las piedras que golpean los carros. De un momento a otro aparecen pequeños montículos, que solo conductores expertos podrán sortear.

La vía es angosta, solo puede circular un vehículo a la vez. Una tercera parte del camino es en reversa, porque hay que abrirle paso al que viene en sentido contrario.

Cuando llueve, y casi todos los días llueve, en algunos tramos se forman largas zanjas donde el agua alcanza las puertas de las camionetas que terminan pinchadas. Por eso se rebelaron las mujeres de Barbacoas.

"No entiendo qué tiene que ver el mal estado de la carretera con el sexo. Para mí, todo es un pretexto para no tener relaciones conmigo", fue lo que pensó el profesor Manuel Olimpo Quiñónez cuando su esposa le dijo, el pasado 22 de junio, que no tendría más sexo con él mientras no arreglen la carretera.

"Las mujeres de Barbacoas no seguiremos pariendo hasta que la vía esté buena. ¿Para qué traemos más hijos a sufrir en estas condiciones, para que se mueran en la vía por falta de atención médica? Por eso decidimos cruzar las piernas", dice Ruby Lolay Cabezas, la esposa de Quiñónez, quien ahora la acompaña a protestar.

"Es difícil aguantarse. Las relaciones sexuales son parte de la pareja, pero la entiendo", dice él.

Liliana Méndez, de 30 años, cuenta: "Por las noches intentan seducirnos, pero no daremos el brazo a torcer".

Son cerca de 300 mujeres las que se rebelaron, de forma pacífica, con pancartas que muestran carros volcados cuando trataban de sortear la vía y fotos de las personas que han muerto en su intento por buscar un médico en Pasto. Son profesoras, amas de casa y funcionarias, y se turnan. Unas llegan a las 9:00 de la mañana con sus camisetas blancas, en las que se lee: "¿Hasta cuándo?". A las 2:00 de la tarde hay relevo.

Por las noches, se reúnen en el coliseo para analizar qué tanto han logrado. Los hombres se rebelaron hace tres años, cuando estuvieron tres meses incomunicados con Pasto por la caída de un pedazo de la vía, a la altura del sector conocido como Columbia.

"Como ellos no han salido con nada, decidimos llamar la atención", dice Ana de Jesús Herrera, quien las motiva a gritar todos los días en la plaza principal: "¡No más sexo, queremos carretera!".

Lisístrata, la heroína de comediógrafo griego Aristófanes, fue la primera en proclamar una huelga de sexo, para acabar con la guerra del Peloponeso. En Barbacoas, las Lisístratas son negras. No han oído hablar de Lisístrata, pero conocen su estrategia. Son conscientes de que la vía significa atraso o desarrollo. Un tomate pequeño cuesta 1.000 pesos, mientras la libra en las capitales se consigue en 800 pesos. Mil ladrillos en Túquerres, a tres horas de ahí, valen 50.000 pesos; en el puerto cuestan 450.000. Pero lo que más les duele son las vidas que se pierden. El último caso fue el de Hernando Jorge Valencia, estudiante de 18 años que sufría del corazón y hace 39 días no alcanzó a llegar a Pasto.

El juez de familia Diego Enríquez, quien vio morir a una mujer embarazada en la vía, pensó entonces en una huelga de hambre. Y la realizaron los hombres del poblado, incluido él, durante 24 horas.

Después se acordó de Lisístrata y les contó la estrategia, pero se rieron de él. Las primeras en apoyarlo fueron la juez municipal de Barbacoas, Maribel Silva, y la profesora Luz Marina Vallecilla.

"¡Viejas arrechas!", les gritaron algunos cuando empezaron, ya hace más de un mes. Los más puritanos se echaron la bendición cuando vieron a 300 mujeres gritar por las calles: "¡No más sexo, queremos carretera!".

Desde Pasto hasta Junín la carretera está pavimentada, pero a partir de ahí siguen 57 kilómetros destapados.

Durante la presidencia de Álvaro Uribe, se encomendó a la firma
Grodco y Odinca pavimentar del kilómetro 0 al 18, pero solo se ejecutaron 8,6 kilómetros, de forma discontinua. Con el Plan 2500, también en el gobierno de Uribe, se asignó al consorcio Ineconte Pucalpa Grupo 93 la pavimentación de otros 25 kilómetros, pero se ejecutaron 8,15.

A esto se suma la inseguridad de la zona, pues los actores armados ilegales entraban a los campamentos y se les llevaban la maquinaria y los computadores.

El 13 de noviembre del 2009 se firmó el convenio entre el Ministerio de Transporte, el Ministerio de Defensa y el Instituto para el Desarrollo de Antioquia (Idea) para gerenciar y ejecutar la reconstrucción de la vía, pero no se ha movido una sola piedra.

En Invías, en Bogotá, aseguran que en septiembre arrancarán los trabajos para completar los 26,25 km pendientes. Ya se cuenta con 40.000 millones de pesos. Lo que no se sabe es cuándo pavimentarán los últimos 30, que están en peores condiciones, ni cuánta plata se requerirá. Invías busca involucrar a la Gobernación de Nariño en la obra.

El 'Movimiento de las piernas cruzadas' ya logró que hoy se lleve a cabo una mesa de trabajo en Barbacoas, para hablar de la carretera, presidida por el Ministerio de Transporte, Invías, Idea, la Gobernación de Nariño, la Alcaldía, la Procuraduría y la Defensoría, con participación de toda la comunidad.

"La protesta es justa, no entendemos por qué se dan tantas largas", dice el gobernador encargado de Nariño, Fabio Trujillo.

El profesor Mariano Cabezas (en Barbacoas todos son profesores) agrega: "No habrá sexo hasta que no veamos los trabajos, todo es cuestión de mentalizarse".

GLORIA INÉS ARIAS
Enviada especial de EL TIEMPO
Barbacoas (Nariño).
Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper
Paginar