Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 07:14 p.m. - sábado 19 de abril de 2014

10:24 p.m.

Montecasino, la mansión de los hermanos Castaño en El Poblado, en Medellín, hoy está en ruinas

Hace 20 años fue centro de operaciones de narcos y donde nacieron 'Los Pepes'.

En plena Avenida El Poblado, entrada a uno de los sectores más refinados y corazón de la zona financiera de Medellín, los hermanos y jefes 'paras' Fidel, Carlos y Vicente Castaño tuvieron una mansión que fue, a su vez, su centro de acciones criminales.

Hoy, más de 30 años después, ninguna autoridad se ha ocupado de ella, a pesar de que en el bajo mundo es una especie de ícono, comparable al edificio Mónaco de Pablo Escobar y a la hacienda Cuernavaca, del 'Mexicano' Gonzalo Rodríguez Gacha.

Se llama Montecasino y los vecinos, muchos de ellos empresarios y políticos paisas, seguramente no tienen idea de que en el gigantesco lote de miles de metros cuadrados que está rodeado de bosques y de muro y que tuvo en sus mejores épocas tres casas principales, se escribieron varias de las páginas más sangrientas de la historia del país.

"En abril del 89, creo que fue como el 24 o 25, 'el Patrón' nos citó a una reunión en Montecasino. Poder entrar allá era un privilegio y si nos llamaban era porque nos necesitaban para una vuelta dura. Esa fue la primera, de cinco veces que entramos a la fortaleza de los Castaño".

Eso fue lo que le dijo a EL TIEMPO uno los antiguos sicarios del cartel de Medellín sobre su visita a la emblemática casa, que en ese entonces manejaba Fidel Castaño. 'Rambo', fundador de las Autodefensas Campesinas, también era conocido por su gusto por el arte, que traía directamente de Europa.

Parte de esas riquezas se lucieron en Montecasino y luego, entre las 'vendettas' de la mafia, fueron desapareciendo. Hasta ahora, ningún 'para' ha confesado qué pasó con esos bienes.

Arte y crimen

Los testimonios de paramilitares desmovilizados, mafiosos y sicarios de la época, dan cuenta de que esta lujosa casa fue por mucho tiempo el centro de operaciones de los hermanos Castaño en Medellín, como lo era la finca Las Tangas en Córdoba.

Tras indagar con varias fuentes, periodistas de este diario encontraron la mansión prácticamente en ruinas. Aunque la Dirección de Estupefacientes y la Fiscalía han tenido noticias de ella, ninguna autoridad se ha aparecido para ocuparla.

Ex 'paras' de la llamada Casa Castaño dicen que está en la mitad de una guerra entre testaferros. Uno de ellos, Jesús Ignacio Roldán, 'Monoleche', el asesino de Carlos Castaño, la ofreció para reparación de las víctimas.

Lo que saben la Fiscalía y la Comisión Nacional de Reparación es que su valor, más por el terreno que por la casa, estaría alrededor de los 35 millones de dólares (70 mil millones de pesos), mucho más de lo que hasta ahora ha recibido el Fondo de donde se supone debe salir la plata para ayudar a los que sufrieron los crímenes de los 'paras'.

Lo cierto es que todos los asesinos de renombre que estuvieron al servicio de la mafia y el paramilitarismo pasaron por Montecasino. "Ese día conocimos a los Castaño. La cosa parecía muy sencilla, tocaba 'borrar' a un juez. Yo era el encargado de la moto, y don Fidel me hizo un par de preguntas sobre cómo se iba a hacer la vuelta. Luego nos llamaron a un entrenamiento", agrega el antiguo sicario.

Otro de los que pisaron la famosa mansión fue Jhon Jairo Velásquez Vásquez, 'Popeye', mano derecha del capo Pablo Escobar. Él recuerda que en la casa de los Castaño era usual hallar en un solo salón las obras de arte más selectas -cuadros de Miró, vajillas chinas milenarias- y los sicarios más temidos del país.

"Muchas veces tuvimos reuniones en esa casa.Por dentro era un sueño y tenía una cava de vinos única. Los cuadros los conseguía Fidel. Él era el que la mantenía así", le relató 'Popeye' a este diario.
En esos salones se hizo la cumbre de la mafia (incluida la cúpula del cartel de Cali) que en julio de 1992 le declaró la guerra al capo del cartel de Medellín y le dio origen a los 'Pepes' (Perseguidos por Pablo Escobar).

Según 'Popeye', de allí salió el 5 de marzo de 1996 el capo del cartel de Cali José Santacruz Londoño, minutos antes de morir. Carlos Castaño dijo años después que él se lo entregó a la Policía.

Los magnicidios

En diciembre, otro ex 'para' le contó a la Fiscalía un nuevo capítulo de la historia macabra de Montecasino: cómo se entrenaron allí varios de los sicarios de los magnicidios de hace 20 años.

Fue Carlos Castaño quien personalmente entrenó al sicario que disparó contra Carlos Pizarro en un avión en abril de 1989.

"El entrenamiento fue en El Poblado, en la casa de Castaño (...) Son como tres casas que quedan seguidas -dijo ante el fiscal que investiga ese magnicidio-. Se entrenaba en esa casa porque está cubierta de árboles, no se ve ni se oye nada (...) Son casas fincas, de puros ricos".

El hombre, militar retirado, dio la dirección exacta y contó que, después del asesinato del líder del 'Eme', en los salones de Montecasino se hizo fiesta por dos muertes: la de Pizarro y la del sicario.

REDACCIÓN JUSTICIA

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper