Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 03:05 p.m. - miércoles 23 de abril de 2014

Colombia 08:56 a.m.

Sueño de un río Medellín limpio ya está en obras bajo la tierra

Sueño de un río Medellín limpio ya está en obras bajo la tierra

Máquinas 'almejas' se usan para la perforación de los bordes del pozo.

Foto: Andrés Henao

Aunque pase inadvertido para la gente de Bello y Moravia, realizan obra que cambiará la ciudad.

Imagine un túnel que atravesará desde Moravia, centro oriente de la ciudad, hasta Bello, al norte del valle de Aburrá, en un recorrido de 7,7 kilómetros.

Ahora piense que este irá a una profundidad variable entre los 20 y los 4 metros, y que dentro de él irá una tubería de más de 2 metros de diámetro.

Esta es una explicación sencilla de una obra que le devolverá parte de la vida perdida al río Medellín.

También cumplirá con el requisito previo para la entrada en funcionamiento de la Planta de tratamiento de aguas residuales Bello.

Esta permitirá que las aguas negras del centro y norte de la ciudad, y de Bello se recojan gracias a una red de alcantarillado, para conducirlas a la Planta, tratarlas y luego arrojarlas al río. No como ahora que son vertidas directamente al afluente.

El Interceptor norte del río Medellín, que en este momento construye el consorcio colombo-mexicano CICE (conformado por ICA y Cotrisa de México, y Estyma de Medellín) es una de las obras de ingeniería más exigentes que actualmente se desarrolla en el país (ver gráfico) y que no tiene historial en Antioquia.

"Ha sido difícil convencer cuando no hay antecedentes. Pero la gente se convence viendo la tecnología y una vez se le muestran las bondades y la disminución de riesgos e impactos ambientales", afirmó Fernando Rojas, ingeniero sanitario de Proyectos Aguas Residuales de EPM.

Este método constructivo despierta gran expectativa entre ingenieros y especialistas del sector.

Su dimensión y especialidad no está en los 200 trabajadores que hoy hacen parte del proyecto, entre los que hay operarios húngaros, ni en la tierra removida que observará la comunidad de la ribera del río, hasta diciembre de 2013. El verdadero reto está bajo tierra.

Diana y Sofía, las protagonistas del proyecto, esperan el momento de comenzar a trabajar. Aunque ambas llegaron desde Alemania en febrero tendrán que aguardar a que el terreno y los pozos por los que entrarán a la tierra, estén listos.

Entre las dos tienen un costo en el mercado cercano a los 16 mil millones de pesos y fueron diseñadas a la medida de los suelos que tendrán que perforar.

Juan David Gallego, ingeniero de Estyma y quien será el residente de las máquinas tuneladoras, aclaró que la idea es que "Colombia aprenda a manejar este tipo de máquinas" y por eso especialistas alemanes vendrán a capacitar y orientar a quienes estarán encargados de las obras.

"Va a ser muy emocionante ser los primeros en excavar con una máquina de estas pero será aún más emocionante cuando salga al otro lado", resaltó Gallego.

Para un grupo de ingenieros de EPM este proyecto significa la materialización de su sueño profesional que, además, reivindica el derecho de los habitantes del valle a un río saneado.

"Este proyecto ha sido para mí el sueño de toda la carrera. Técnicamente es muy bonito y difícil pero le hemos trabajado mucho tiempo", reconoció Rojas.

En esto coincidió la ingeniera civil Luceny Duque, también del proyecto Aguas Residuales. "Esta obra ya debería estar hecha pero se atrasó por varias razones. Para mí es un privilegio verla hecha realidad", agregó

Carlos Mario Cano R.
Redactor de EL TIEMPO

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper
Paginar