Medellín

‘Saqué a mi mamá para un hotel por miedo a que se cayera la casa’

Parte de una vivienda en el barrio Laureles, colapsó por una construcción aledaña. 

Colapsa casa en laureles

Lo sucesos ocurrieron en la madrugada del jueves.

Foto:

Guillermo Ossa/EL TIEMPO

28 de abril 2018 , 08:25 a.m.

Parte de una vivienda en el barrio Laureles, occidente de la ciudad, colapsó por una construcción aledaña. Sus habitantes tuvieron que salir por miedo a que el inmueble terminara de caerse. El proyecto manifiesta acompañamiento a los afectados.

El padecimiento para la Carmen Correa y su familia comenzó hace aproximadamente seis meses, cuando arrancaron las obras de demolición y recolección de escombros en un lote aledaño a su vivienda, donde construyen un proyecto inmobiliario.
“Empecé a ver grietas en las paredes. En una pieza se desplomó un pedazo de muro”, denunció Correa

Agregó que los encargados de la obra, la constructora Urco, gestores del proyecto Laudet, le manifestaron que eso era normal, que iba a seguir sintiendo vibraciones y mucho ruido.

Hace unas tres semanas, ella tuvo que salir a buscar al encargado porque en uno de los cuartos había una humedad que ya le había dañado varias cosas, entre ellas una ropa.

Colapsa casa en laureles

Los habitantes de la casa tuvieron que salir del inmueble por el riesgo que presenta la casa

Foto:

Guillermo Ossa/EL TIEMPO

Por esta razón, además de los muros llenos de lama, salió a buscar al ingeniero de la obra pero no lo encontró por lo que le dejó razón con el maestro.

Recordó, con preocupación, que se dirigió a los constructores porque habían firmado un acta de vecindad en la que se respondía por paredes, muros y pisos, pero no por las pertenencias personales.

“Eso no aparece en el acta”, le respondieron. “Pues claro todo el mundo se sale por la tangen Llevó las cosas a la pieza de servicio, que consta además de un baño, y las arrumó allá pensando que esa parte del inmueble nunca se caería.

La semana pasada se percató de unas grietas que aparecieron en el baño de dicha habitación. “Le tome fotos incluso”, comentó.

En la madrugada del jueves esa parte de la casa colapsó. Esta situación obligó a la señora Correa a trasladarse a un hotel cercano con su madre, que tiene 93 años de edad y que esta recién operada. El Dagrd le ofreció un albergue, pero ella rechazó esta ayuda por la situación de salud de su madre y prefirió de cuenta suya pagar el hotel.

Allá solamente le dieron una habitación con un cama doble, donde está durmiendo con su mamá y hermano.

“Míreme la facha en la que estoy, míreme los zapatos, no tengo zapatos, no tengo más nada que ponerme ahora”, explicó señalándose.

Pero, según Daniel Duque, quien trabaja en el área comercial del proyecto Laudet, el incidente ocurrió en uno de los aguaceros fuertes que cayó esta semana y que cuando el equipo técnico se dio cuenta de lo sucedido salió a atender la situación. Entre ellos estaba el acompañamiento de las personas que estaban en la casa.

Inmediatamente se comunicaron con la señora Correa y desde las ocho de la mañana de ayer están en función de ella.

“Nuestro equipo comercial, te doy fe porque soy el que ha venido coordinando, está consiguiendo un apartamento para poderla acomodar, mientras se soluciona y se arreglan los daños que se ocasionaron en el incidente”, dijo Duque.

Además, designaron a un personal para que la estén transportando. Asimismo, han estado prestando atención complementaria a dos mascotas que tiene la afectada y que ya se encuentran en un hotel canino.

Los encargados del proyecto, según Duque, están buscando tres ofertas inmobiliarias para que mientras se soluciona este inconveniente ella puede habitar una de las opciones.

Incluso le van ayudar con el trasteo de sus bienes. “Yo entiendo muy bien a la señora que cuando sucede una cosa de estas lo primero que pasa es que nadie le va a responder, pero este no es el caso de nosotros porque hemos actuado inmediatamente”, explicó el profesional.

Para Martín Peréz, presidente de la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos (SAI), cuando se presenta un hecho en el cual hay afectaciones por una construcción y no hay ningún tipo de acompañamiento por parte de los constructores, lo que deben hacer los afectados es ir a la Inspección de Policía más cercana del barrio y denunciar la situación de perjuicios causados por una obra próxima a la casa que habita la persona.

Posteriormente debe mandar una carta a Planeación Municipal para que exponga los perjuicios que le han causado.

Esa misma carta se envía con copia a la Curaduría que emitió la licencia de la construcción (la que aparece en una valla amarilla en la misma obra).

Ahí puede mandar la dirección a Planeación, a la Inspección de Policía y a la Curaduría correspondiente. Con esa carta los afectados aseguran la queja de los perjuicios causados para poder iniciar un proceso de reconocimiento por los daños.

“Cuando una persona está afectada y no está satisfecha con la atención es muy importante que pueda remitir esa información a las autoridades respectivas para que puedan atender esa emergencia”, agregó Pérez.


Guillermo Ossa
Fotoperiodista de  EL TIEMPO
joaoss@eltiempo.com
@GuillermoOssa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA