Medellín

Nadie se escapa de responsabilidad en crisis carcelaria de Medellín 

No hay entendimiento entre las partes que conforman la mesa que analiza la problemática.

Hacinamiento en Medellín

En la cárcel El Pedregal, sección femenina, hay denuncias de que una mujer perdió a su bebé. Hay otras siete en riesgo por falta de control prenatal

Foto:

Esneyder Gutiérrez

14 de febrero 2018 , 12:58 p.m.

Los reos son los únicos que están en el mismo lugar en medio del hacinamiento carcelario que enfrenta la región.

Los otros, quienes están afuera, encargados de resolver una sobrepoblación que supera el 200 por ciento en algunos centros de reclusión, están cada uno por su lado

Una situación que han reconocido tanto defensores de Derechos Humanos como diputados que hacen parte de la Mesa de soluciones a la crisis carcelaria y penitenciaria, creada a mediados del 2017 y de la que hacen parte tanto entes gubernamentales como sindicales.

Primero, la problemática. Jorge Carmona, defensor de los Derechos Humanos de las personas privadas de la libertad, indicó que las tres cárceles nacionales del valle de Aburrá (Bellavista, Pedregal y La Paz) tienen problemas en la parte de salud, alimentación e infraestructura.

En estos lugares no hay ni una pastilla para el dolor de cabeza, la comida viene en pésimo estado y ni hablar de la parte locativa

Hay espacios con capacidad para 200 personas en las que en este momento viven 1.500 (...) un recluso le cuesta al estado 17 millones de pesos al año para que les garanticen unas condiciones dignas, que no se están dando”, explicó Carmona, quien además denunció, que una interna del complejo penitenciario Pedregal femenino, perdió a su bebé por falta de control prenatal. “Hay dos médicos y dos enfermeras para atender a más de 3.500 personas”, contó.

Ahora, en cuanto a soluciones, Carmona indicó que la mesa se quedó en el papel, pues no han podido ponerse de acuerdo para gestionar reuniones y buscar una solución a la crisis.

“A finales de enero, el director de la cárcel Bellavista expresó la intención de recibir a 400 reclusos de los más de 1.300 que se encuentran en las estaciones de Policía. Invité a la mesa, de la que soy parte, a reunirnos para facilitar esta gestión, y la respuesta es que es imposible porque todos están en campaña y hay que esperar. Es inaudito”, aseveró Carmona.

Hacinamiento en Medellín

En la cárcel El Pedregal, sección femenina, hay denuncias de que una mujer perdió a su bebé. Hay otras siete en riesgo por falta de control prenatal

Foto:

Esneyder Gutiérrez

Por su parte, el diputado Saúl Úsuga, quien lidera la mesa, aclaró que sí ha habido intención de convocatoria, pero cada actor está actuando individualmente.

“Desde la mesa que creamos se llamaba, se convocaba y no todos asistían a las reuniones. Es muy difícil llegar a un acuerdo si todo el mundo jala para su costal sin un compromiso real. Por eso hacemos un llamado a la articulación para trabajar conjuntamente cuando haya citaciones”, explicó el diputado.

Mientras unos tratan de acomodar sus agendas, los internos tratan de acomodarse en espacios cada vez más estrechos, a la espera de soluciones.

No son solo los condenados, gran parte del problema de hacinamiento es por los sindicados, es decir, detenidos a quienes no se les define su situación judicial.

“Estos superan las 5.000 personas, las cuales se encuentran recluidas en Bellavista, Pedregal y en las 21 estaciones de Policía”, explicó Carmona, quien añadió que cada una de estas personas es responsabilidad de la Alcaldía de Medellín según la ley en el artículo 17 de la ley 65 de 1993 y la ley 1709 de 2014.

“Construir un centro penitenciario solo para sindicados reduciría sustancialmente el hacinamiento. Y créame, la solución no es la que piensan hacer en Yarumal”.

Por su parte, Juan Fernando Gómez, personero delegado para los Derechos Humanos, expresó que si bien persiste un problema carcelario, el hacinamiento ha disminuido con respecto al año pasado.

“En las estaciones de Policía, por ejemplo, se ha notado una disminución en las personas que permanecen allí, especialmente en La Candelaria, que bajó de un más de 100 por ciento en hacinamiento, a un 48 por ciento. Es cierto que hubo una reducción, pero persiste el hacinamiento y con esto, una vulneración a los derechos humanos”, aclaró el funcionario quien.

Sin embargo, propuso que a espacios como el centro penitenciario El Pedregal, que fue pensado solo para sindicados, se les debe encontrar la manera de que aquellos que sean condenados se trasladen a otros centros penitenciarios acorde a su condición.

De igual forma, instó al Gobierno Nacional a que modifique las políticas carcelarias para lograr mejores resultados.  Lo cierto es que hay muchos actores y pocas salidas. Hay acciones para mejorar la situación, pero cada uno cava por su lado.

¿Ayudará la futura cárcel en Yarumal?

Una colonia agrícola carcelaria de más de 60.000 millones de pesos comenzará obras el próximo 12 de marzo en Yarumal (Norte). Allí, habrá espacio para 1.400 reclusos de baja y mediana criminalidad.

“La cárcel de Yarumal es un sofisma de distracción que además viola los derechos humanos y constitucionales de miles de personas, entre privados de la libertad y sus familiares”, dijo Jorge Carmona, defensor de los Derechos Humanos de esa población.

Además, explicó que cuando una persona es privada de la libertad se les debe garantizar: Seguridad, principio de inmediatez y arraigo familiar del detenido con su grupo familiar.

David Alejandro Mercado
Redactor de EL TIEMPO
davmer@eltiempo.com - En twitter @AlejoMercado10

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA