Medellín

Regulación sobre tenencia de mascotas no reduce ataques

La norma es clara con respecto a los caninos, pero el mes pasado se registraron 30 agresiones.

Perros

Unas 13 razas han sido catalogadas como potencialmente peligrosas por el Código de Policía y Convivencia.

Foto:

Jaivier Nieto / Archivo EL TIEMPO

01 de febrero 2018 , 10:07 a.m.

En el primer mes de este año fueron reportados 30 casos de agresiones por parte de caninos en el valle de Aburrá. Es decir, en promedio hubo un ataque cada día.

Si bien la tenencia de perros y mascotas está regulada por normas y obligaciones, como el Código de Policía Nacional, el hecho de que hayan ocurrido tantas mordeduras por parte de perros de razas consideradas potencialmente peligrosas, activó las alarmas de las autoridades municipales y de la comunidad en general, para quienes la situación es preocupante porque todo indica que pese a la regularización de la posesión de esas razas, la problemática parece estar lejos de una solución.

Para Juan Quiceno, veterinario de pequeñas especies, no se está tratando el problema a fondo. Según este experto, hay falencias educativas en las personas que deciden tener animales que tienen mucha energía, gran musculatura y unas necesidades diferentes. “Hay muchos errores en el manejo y la comunicación de los animales. Los accidentes son provocados por falta de educación”, reiteró.

El no uso del bozal o la utilización inadecuada, por ejemplo, según el profesional, demuestra el desconocimiento de la norma. Aunque es necesario y obligatorio, un perro potencialmente peligroso no puede utilizar tampoco uno que le impida abrir la boca mientras hace actividades físicas exigentes. “Los perros tienen su sistema termo regulador a través del respiratorio, si no pueden sacar la lengua o jadear, no pueden termo regular”, explicó el profesional

La medida del bozal es una de las exigidas en el Código de Policía y Convivencia, además del uso de la correa en espacios públicos.

Cuando Pamela Mondragón, veterinaria de la Universidad CES y dueña de un Pitbull de cinco años, lo pasea con bozal, mucha gente le pide que se aleje, como si ese elemento fuera una señal de peligro. A esto se le suma la estigmatización de la raza de su mascota. “Es como si escucharan la palabra Pitbull y pensaran en un demonio”, dijo. Según ella, el comportamiento no depende de la raza, sino de la crianza.

Las personas ven a su perro como si fuera un pequeño humano, hay muchos errores en el manejo y la comunicación de los animales

La etiqueta de razas posiblemente peligrosas ha despertado la inconformidad de varios propietarios que sienten que sus mascotas están estigmatizadas por casos particulares de agresiones a terceros.

Juan Guillermo Páramo, activista por los derechos de los animales, consideró que deberían llamarse perros con manejo especial, pues según él, “un perro potencialmente peligroso es cualquiera que no sea bien manejado”. Para él, la solución de esta problemática está en dejar de comercializar estos perros.

En 2017, y lo que va de este año, la Policía ha impartido 896 comparendos contra propietarios de perros por situaciones que ponen en riesgo la convivencia ciudadana. De aquellos, 623 fueron registrados en Medellín y 118 corresponden a razas denominadas potencialmente peligrosas.

El Código de Policía y Convivencia considera perros potencialmente peligrosos a aquellos que han estado involucrados en episodios de agresiones en el pasado, ya sea contra personas u otros perros.

Hay perros que tienen una condición etológica diferente a otros, son perros que son demasiado fuertes. No deben caer en manos irresponsables

En el artículo 126 la norma reconoce 13 razas peligrosas, entre las que se encuentran los Pitbull, Dóberman, Rottweiler, Dogo Argentino y American Staffordshire Terrier, incluyendo cruces híbridos.

Igualmente, los caninos que pertenezcan a ese tipo de razas deben estar inscritos en el registro de la alcaldía, donde también se registran las sanciones o medidas correctivas sobre la tenencia de mascotas.

La norma contiene, además, exigencias puntuales sobre la tenencia de este tipo de mascotas. Una de las exigencias, es que los dueños de estos animales adquieran una póliza de responsabilidad civil extracontractual, para que puedan cubrir los perjuicios a personas, bienes u otros animales.

Lina Calle, subsecretaria de Gobierno Local y Convivencia, aseguró que si un animal ataca a una persona, ocasionándole lesiones permanentes, el propietario será sancionado por la autoridad municipal con una multa de 834.000 pesos. Si el canino reincide en algún tipo de agresión, un grupo de protección animal está autorizado a decomisarlo y determinar un tratamiento, de acuerdo con análisis profesional.

Entre la responsabilidad y el abandono

Muchos perros potencialmente peligrosos terminan en la calle, sin el cuidado necesario que merecen y representando, además de una situación de abandono deplorable, un peligro para las personas.

A centros de bienestar animal como La Perla, una iniciativa de la secretaría de Medio Ambiente de la alcaldía de Medellín, han llegado en los últimos meses decenas de perros de raza Pitbull, cuya comercialización ha estado de moda en los últimos años.

Algunos propietarios deciden abandonarlos cuando ven las responsabilidades que conlleva la tenencia de especímenes de esta raza, lo que agrava la posibilidad de accidentes y dificulta su adopción futura, por la estigmatización.


VALENTINA VOGT
Para EL TIEMPO
Medellín 
valalb@eltiempo.com
@ValentinaVogt

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA