Medellín

Mover a la ciudad con energía eléctrica, el futuro en sostenibilidad

Expertos explican beneficios de usar la electricidad como método principal de movilidad.

Metro de Medellín

El metro, inaugurado en 1995, fue la apuesta por retomar la movilidad electrica. En la actualidad unas 1'046.000 personas se movilizan diariamente en todo el sistema metro.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

29 de julio 2017 , 09:10 a.m.

En una ciudad que se acerca cada vez con más frecuencia a episodios de contingencia atmosférica por la contaminación del aire, que en ciertas épocas del año es más nocivo para la salud, buscar alternativas a la movilidad, impulsada en su mayoría por la combustión de hidrocarburos, es una necesidad.

Así lo cree Andrés Díez, docente investigador de la Facultad de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad Pontifica Bolivariana, quien aclara que es un error pensar que la movilidad eléctrica es para ciudades planas y ricas.

“Cuando se valora un proyecto se hace usando tecnologías del primer mundo y no se piensa qué se podría producir aquí. Medellín, hacia 1930, tenía muchos tranvías y trolebuses que circulaban con energía eléctrica y tenían gran parte de carrocería local”, comentó, diciendo que para esa época Medellín no era particularmente adinerada.

Las miradas cortoplacistas nos llevan a tomar decisiones hacia el combustible fósil, cuando se hace una mirada a largo plazo, necesariamente la electricidad es la mejor alternativa, no hay más

En cuanto a la razón por la que la ciudad optó por otros combustibles sobre la electricidad, el investigador comentó que tiene que ver con el valor más alto que esto implica en el corto plazo. “Las miradas cortoplacistas nos llevan a tomar decisiones hacia el combustible fósil, cuando se hace una mirada a largo plazo, necesariamente la electricidad es la mejor alternativa, no hay más”, comentó.

El profesor explicó que ahora hay una buena oferta eléctrica, haciendo una diferenciación entre el transporte masivo, como el metro, tranvía, metrocable, y el particular, como los carros, motos y bicicletas eléctricas que ya se ofertan en la ciudad.

BMW I3

El BMW i3 es el primer carro eléctrico de alta gama que se oferta en Medellín.

Foto:

Cortesía: BMW PressCLub

“Creo que en estos momentos cualquier ciudadano de Medellín puede adquirir un vehículo eléctrico, a pesar de que los incentivos todavía no son los mimos que, por ejemplo, en la Unión Europea, en donde hay mayores subvenciones para su adquisición”, comentó, agregando que en la ciudad ya se consiguen vehículos de menos de 40 millones de pesos, aunque también hay alternativas de una gama más alta, como el BMW i3 que fue presentado recientemente en la ciudad.

Por ahora, si bien los vehículos eléctricos aún no son accesibles a toda la ciudadanía por sus precios, tienen beneficios no solo ambientales sino que están exentos de pico y placa, lo cual, para Díez, es la mayor ventaja.

Por otro lado, los vehículos eléctricos tienen una vida útil más amplia que los de motor a gasolina y pueden ser repotenciados sin consecuencias para el medio ambiente, pues no emitirán gases nocivos.

En cuanto a transporte masivo, la ciudad fue pionera en Colombia con el metro, el tranvía y los metrocables; El Picacho, el siguiente cable a realizar, salió a licitación esta semana.

Respecto de los buses eléctricos, que aún son muy costosos, Díez comenta que lo más caro de estos vehículos son las baterías, y que una alternativa para abaratarlos es sacar las baterías y cables aéreos como los que usa el tranvía.

Esto también podría funcionar para el corredor vial de la 80, cuya construcción está en vilo por la falta de financiación del Gobierno Nacional.

Más estaciones de carga
EPM recarga la oferta de movilidad eléctrica

Para 2017, EPM dispondrá de 30 estaciones de carga lenta y cinco de carga rápida, adicionales a las dos que hay actualmente, para vehículos eléctricos.

Foto:

Alejandro Mercado / Archivo EL TIEMPO

Sin embargo, un punto desfavorable para la movilidad eléctrica es que por ahora no hay suficientes estaciones de carga públicas. En la actualidad solo hay dos estaciones de carga rápida de EPM, una en Medellín y otra en Rionegro, pero la empresa espera cerrar el 2017 con cinco más de carga rápida y otras 30 de carga lenta, dijo José Fernando Isaza, líder de Movilidad Sostenible de EPM.

Por otro lado, los vehículos también pueden ser cargados en las casas de los usuarios, en donde EPM puede adaptar las conexiones de garages o parqueaderos de urbanizaciones para conectar vehículos y recargarlos en la noche, por ejemplo. El cobro de esto, al igual que el de las estaciones de carga pública, le llega al usuario con la factura de servicios públicos.

En cuanto a los costos de carga, Isaza explicó que en el caso de las bicicletas eléctricas, que tienen una capacidad de aproximado de un tercio de kilovatio, la carga completa puede costar aproximadamente 150 pesos. Además, en centros comerciales como El Tesoro se habilitaron algunos biciparqueaderos que permiten cargar estos vehículos.

Por su parte el costo de ‘tanquear’ carros eléctricos varía dependiendo de la carga que se haga y de la capacidad de los vehículos. En una estación de carga lenta pública, la Unidad de Recarga Vehicular (URV), similar al kilovatio, cuesta entre 550 y 650 pesos más el IVA; en una de carga pública rápida, la UVR oscila entre 859 y 900 pesos, más IVA.

MARÍA ISABEL ORTIZ FONNEGRA
Redactora de EL TIEMPO
En Twitter: @M_I_O_F

MEDELLÍN

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA