Medellín

Multitudinaria y emotiva misa ofreció el Papa en Medellín

Miles de personas esperaron su llegada desde la noche del viernes. Más de un millón de asistentes.

Papa Francisco en Medellín

Con gritos llenos de felicidad y plegarias, una multitud recibió al Papa en el aeropuerto Olaya Herrera.

Foto:

Joaquin Sarmiento / AFP

09 de septiembre 2017 , 09:51 p.m.

La imagen del papa Francisco recorriendo la pista del aeropuerto Olaya Herrera, de Medellín, quedará suspendida para siempre en la memoria de quienes tuvieron el privilegio de verlo. Lágrimas, aplausos y gritos de alegría fueron las expresiones de quienes asistieron a la eucaristía.

Las miradas estuvieron atentas a cada movimiento del sumo pontífice. Todos pudieron verlo y agitar un pañuelo o bandera en su honor. “Se vive, se siente, Francisco está presente”. La frase, repetida al unísono por miles de personas, fue el preámbulo de su arribo a la tarima, desde donde traspasó corazones con sus palabras.

La felicidad de los feligreses empezó desde el momento en el que las pantallas gigantes instaladas en el Olaya Herrera mostraron el despegue del avión que trajo a Francisco desde Bogotá hasta Rionegro.

En medio de la algarabía, el clima jugó una mala pasada. Debido a la lluvia, el pontífice no se trasladó a Medellín en helicóptero, sino por tierra, lo que retrasó en una hora la agenda. En ese tiempo de espera se conjugaron la emoción y la ansiedad. La lluvia cesó. Apareció el calor. Desconocidos que se hablaron por primera vez compartieron café y alimentos, al igual que entablaron conversaciones que siempre arribaban a la misma conclusión: la expectativa por la llegada.

La euforia se apoderó de todos cuando vieron que el automóvil estaba cada vez más cerca. “¡Francisco, amigo, Medellín está contigo!”, se escuchó entre la multitud. Y el aplauso fue rotundo tras verlo, aun desde las pantallas, vistiendo poncho y sombrero paisa.

Dos días antes, cientos de feligreses, animados por su afán de conocer o al menos escuchar al primer pontífice latinoamericano, empezaban a llegar a los alrededores del aeropuerto. No era para abordar un avión, era una verdadera travesía de fe.

La impresionante multitud que asistió a la misa del Papa en MedellínLa impresionante multitud que asistió a la misa del Papa en Medellín
Papa Francisco en Medellín

El ingreso había comenzado a las 7 de la noche del viernes por las 17 entradas habilitadas. En algunas, el orden reinó y poco a poco entraron hombres y mujeres, jóvenes y viejos que eran recibidos con gritos y risas. En otras, la emoción de quedar en los primeros puestos y ver más cerca a Francisco generó algunos desórdenes. Al final, todos se fueron ubicando en alguno de los 34 cuadrantes organizados en la pista del aeropuerto.

Durante la madrugada, el cielo negro los amparaba. Una luna redonda brilló durante varias horas. Las plegarias para que la lluvia no se asomara fueron escuchadas solo hasta las 4 de la madrugada, cuando una llovizna insistente los obligó a usar carpas y plásticos.

La luz del día llegó como un resplandor de esperanza. A las 7 de la mañana de este sábado, las puertas se habían cerrado. Despertaron los anhelos y las alegrías. Seguían el baile y el canto, las oraciones y las pautas finales de organización. En los cuadrantes, los feligreses soñaban con recibir una mirada, una bendición, un abrazo o, tan siquiera, ver a Francisco mientras se movilizaba en el papamóvil por las vías libres entre los cuadrantes.

En cada corazón de los miles de asistentes se escondían una emoción, un sentimiento, un agradecimiento, un deseo.

El de Juliana Balvín, una pequeña de 11 años, era que el jerarca del catolicismo la bendijera. Para llamar su atención, agitó una camiseta de San Lorenzo, el equipo de fútbol del que es hincha el sumo pontífice. “Es algo muy importante para mí ver al Papa, siento la mayor felicidad del mundo”, dijo la niña, quien había llegado a la una de la tarde del viernes y durmió envuelta en una cobija en el piso, en compañía de su familia.

Como ella, otras personas durmieron al aire libre. También hubo tiempo para orar y reflexionar sobre la trascendencia de recibir a Francisco en el mismo lugar en el que estuvo san Juan Pablo II en 1986.

La misa en Medellín, como en las otras ciudades, fue de todos los colombianos. Asistieron 1’300.000 personas de todo el país, según la Alcaldía. Algunos pidieron alivio para sus necesidades y otros agradecieron por lo que consideran milagros de la vida. El más grande: haber presenciado un hecho tan histórico como extraordinario, haber estado en el mismo lugar que el sucesor de Pedro. Uno al que aman.

¿Qué son 24, 36 o hasta 48 horas en comparación con más de tres décadas de espera? Nada. Atrás quedaban el hambre, el cansancio y el frío sentidos la noche anterior. El primer paso que dio el Papa en Medellín dejó una huella eterna en el corazón de los paisas.

Culminada la misa, el sumo pontífice saludó a los jóvenes de la Fundación Scholas, que trabaja para solucionar problemas sociales.

Además, Francisco acompañó la firma de un convenio entre el Ministerio de Educación y la fundación para aunar esfuerzos en la implementación del programa Scholas Ciudadanía, que busca generar un ámbito de aproximación de estudiantes de grados décimo y once a las problemáticas cotidianas en diversos entornos sociales, e involucrarlos en la búsqueda de soluciones.

Sí, la ciudad le cumplió a su tradición religiosa, esa que perdura en el “Eh avemaría pues” del paisa típico, en el “Dios le pague” que dice el agradecido, también en el “Gracias a Dios” que reza el humilde y el “Por los clavos de Cristo” y “La Virgen lo acompañe” que aún se escuchan en los labios de las madres antioqueñas.

HEIDI TAMAYO ORTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Medellín

Las frases en el Olaya Herrera

Jesús enseña que la relación con Dios no puede ser un apego frío a normas y leyes, ni tampoco un cumplimiento de algunos actos externos que no llevan a un cambio real de vida. Tampoco nuestro discipulado puede ser motivado simplemente por una costumbre”.

“Como Jesús ‘zarandeaba’ a los doctores de la ley para que salieran de su rigidez, ahora también  la Iglesia es ‘zarandeada’ por el Espíritu, para que deje comodidades y apegos. La renovación no nos debe dar miedo”.

En Colombia hay tantas situaciones que reclaman de los discípulos el estilo de vida de Jesús, particularmente el amor convertido en hechos de no violencia, de reconciliación y de paz”.

“No podemos ser cristianos que alcen continuamente el estandarte de ‘prohibido el paso’, ni considerar que esta parcela es mía, adueñándome de algo que no es absolutamente mío. La Iglesia no es nuestra, es de Dios. Nosotros somos simples servidores”.

El carriel ‘santo’ que llegó de Jericó
Reciben al Papa en Medellín con carriel y sombrero paisaReciben al Papa en Medellín con carriel y sombrero paisa
Foto papa con el carriel

Las autoridades antioqueñas le obsequiaron el poncho, el carriel y el sombrero aguadeño.

El arte del guarniel o carriel, como comúnmente se le conoce, nació en uno de los lugares más religiosos que tiene el país: Jericó.

El pueblo es la cuna de la madre Laura, la única santa del país y cuyo santuario se erige en la geografía de su suelo quebrado por montañas, que alcanzan hasta los 2.500 metros de altura.

Allí, entre la sociedad jericoana, la familia Agudelo tiene el prestigio de ser referente en la cultura de la guarnielería, un arte ancestral que trabaja el cuero para elaborar los carrieles de más alta calidad en el país y en el mundo, como el que le obsequiaron a Juan Pablo II en 1986.

Esta tradición los hizo merecedores de la tarea de elaborar un guarniel tradicional para conmemorar la visita del papa Francisco a tierras colombianas.

Apenas se conoció que Medellín sería uno de los destinos del sumo pontífice, monseñor Noel Londoño Buitrago, obispo de la Diócesis de Jericó, se acercó a la casa de la familia Agudelo y les pidió elaborar un guarniel tradicional con pocos bolsillos para el máximo jerarca de la Iglesia católica.

La creación final es un número 9, haciendo referencia al tamaño mediano. Y el material principal es el cuero de novillo, pues el uso de pieles de nutria y tigrillo, con las que se solían fabricar, está prohibido.

Los herrajes son en acero inoxidable y en el reverso se aprecia una placa conmemorativa según la cual el fabricante del guarniel es la familia Agudelo, en Jericó.

Aunque en el mercado esta creación podría tener un costo de al menos un millón de pesos, para los Agudelo es todo un honor haber fabricado este regalo para el papa Francisco.

Por esta razón, en el interior de este se empacó una fotografía con todas las personas que en la tierra de la santa Laura cortaron, cosieron y pegaron este artículo hecho en el departamento de Antioquia.

DAVID FONSECA ARIAS
Para EL TIEMPO

Curiosidades paisas

Álvaro Uribe estuvo en la misa

El expresidente asistió a la misa oficiada por el Papa gracias a las boletas que regaló la Alcaldía de Medellín. Estuvo con sus hijos Tomás y Jerónimo y todos tuvieron que cubrirse de la lluvia con un impermeable.

Tarjeta del Metro honorífica

Desde el domingo pasado se comenzó a ofrecer la tarjeta cívica del Metro conmemorativa a Francisco I. Son 10.000 unidades que se pueden adquirir con una recarga de $ 5.000 en distintas estaciones.

El mismo altar que Juan Pablo II

En el altar que utilizó el Papa en el Olaya Herrera se han celebrado misas en Medellín durante 400 años y es el mismo de la visita de Juan Pablo II hace 31 años. La mesa está forrada en una lámina de plata.

El gusto por lo antioqueño

En el Centro de Eventos La Macarena, el Papa despertó el fervor de los “queridos paisas” presentes cuando dijo: “Dios siempre ha hecho el milagro de generar buenos racimos como arepas al desayuno”.

EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA