Medellín

"Dedicado, carismático y tierno", así recuerdan a Juan Esteban Cantor

En el cuarto aniversario de la tragedia Space, la familia Cantor Molina clama justicia. 

Juan Esteban Cantor

Juan Esteban Cantor Molina, víctima fatal del edificio colapsado, tenía 23 años y cursaba sus últimos semestres de Comunicación Social. 

Foto:

EFE / Archivo

11 de octubre 2017 , 12:06 p.m.

La fatídica fecha, un sábado 12 de octubre de 2013, continúa vigente para los familiares y amigos de Juan Esteban Cantor, el joven de 23 años que quedó sepultado bajo los escombros de la colapsada torre 6 del edificio Space. A cuatro años de cumplirse un aniversario más de su muerte, sus familiares y amigos claman justicia y recuerdan lo sucedido.  

Él, quien fue el único residente que murió en el hecho, era una estudiante de 23 años de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Eafit. "Era un muchacho dedicado. Se iba a graduar en julio de 2014. Era la alegría de la casa", dijo Carlos Cantor, su padre. 

La familia Cantor Molina hace un esfuerzo por sonreír. No es fácil hacerlo con el peso de la tristeza, esa que se hizo presente desde que el hijo menor, Juan Esteban, se fue. 

Las mujeres de la familia, Gloria, la madre, y Ángela, la hermana, tratan de hablar de él con una actitud alegre. A Carlos, el padre, la ausencia de su hijo lo atraviesa y lo encoge como el primer día, aunque ya van cuatro años. 

"Ese pelao era la luz de mis ojos. La realidad es como si me hubieran arrancado un pedazo de mí. Tengo a mi hijo mayor que es Carlos Alberto, pero es muy triste. Diario lo recordamos y no se me sale de la mente ni en la noche ni en la mañana", contó mientras entrelazaba las manos.

Carlos trabajó once años para CDO, haciéndoles excavaciones y transportándole materiales para la construcción. Adquirió el apartamento 213 de la torre 3 del edificio tras un canje con la constructora. Allí vivieron cinco años. Pero a los dos años de residir allí, hubo ciertas situaciones que lo pusieron a dudar. "La directora de obra después de tener un contrato cambió las reglas y las condiciones porque alguien llegó a trabajarles más barato. Me pareció muy poco seria y por eso decidí no trabajarles más", aseguró.

Para David González, compañero de Juan Esteban, él era "alguien carismático con todo el mundo, nunca le faltó una sonrisa para nadie". 

En los recuerdos de muchos todavía sobresale la personalidad de él, quien era una persona dedicada al estudio, el gimnasio, su familia y amigos. 

Él, quien esperaba realizar un viaje a Londres o Europa para estudiar y buscar independizarse, estaba en compañía de Felipe Ocampo, uno de sus mejores amigos, quien fue lanzado por el estruendo de uno de los muros al caer logrando sobrevivir.

"Él estaba entusiasmado porque iba a arreglar la cocina, la iba a ampliar. Un día me dijo 'mami vamos a comprar nevera, lavadora, televisor para yo hacerme un espacio bien bueno'", relató Gloria. De esos sueños, esas ilusiones del joven de la 'sonrisa Trident' como le decían, solo quedan los recuerdos, y la lucha de una familia que no descansará hasta que se haga justicia.

MEDELLÍN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA