Medellín

Jardín de Lectura Viva: el corazón de la Fiesta

Fomentar la escritura y la lectura en los asistentes es el objetivo principal del evento. 

Fiesta del Libro y la Cultura

Lecturas en voz alta, charlas y conciertos hacen parte de El Jardín de Lectura Viva, el cual acoge al público estudiantil.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

13 de septiembre 2017 , 07:00 a.m.

Los niños y los jóvenes han sido el público estrella de las últimas versiones de la Fiesta del Libro y la Cultura. La razón: el Bibliocirco y el Jardín de Lectura Viva, dos espacios destinados al fomento de la lectura, la escritura y la oralidad.

Para los asistentes del evento que se convoca en el Jardín Botánico durante el mes de septiembre, es normal ver corriendo u hojeando textos a pequeños y grandes uniformados, acompañados de maestros o guías.

Y es que ese es el principal objetivo de la Fiesta, que en un principio era feria. Con esta verbena no se busca solo abrirle el camino a que editoriales y librerías se lucren, un beneficio que es mutuo para el que adquiere un texto nuevo, sino que se pretende animar a aquellos asistentes que son propensos a acercarse a la lectura por iniciativa

Fiesta del Libro y la Cultura

Se espera la participación de 42.000 asistentes a los talleres del Jardín de Lectura Viva.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Fiesta del Libro y la Cultura

Algunas de las actividades comprenden la lectura en voz alta de cuentos para los más pequeños.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Mariana Arrubla, coordinadora del área de fomento de lectura, escritura y oralidad de la Fiesta, explicó que se escogieron 37 entidades para participar en el Jardín de Lectura Viva a través de una convocatoria pública donde estas debían presentar sus propuestas y talleres a realizar. “Antojar a las personas a que lean y hacerlo a través de actividades que no sean aburridas”, es el principal propósito de esta área de la Fiesta, señaló Arrubla.

Antojar a las personas a que lean y hacerlo a través de actividades que no sean aburridas

Para poder acceder a esta programación especial, a la que llegan niños de instituciones públicas y privadas de la ciudad, se debe hacer una inscripción previa.
En el lugar, un guía realiza un recorrido con ellos y luego los lleva a las carpas para hacer el taller que tiene una duración de 45 minutos aproximadamente.

Un sitio para todos

El convite de puertas abiertas trabaja con el tema de inclusión. Personas con discapacidades visuales, auditivas y de movilidad tienen su espacio en los talleres. Con siete guías que manejan el lenguaje de señas y unos talleres especiales programados, se espera recibir este miércoles a personas que deseen participar del evento. “Queremos tener una fiesta accesible porque la lectura es un elemento que tiene que ser para todos”, agregó Arrubla.

Queremos tener una fiesta accesible porque la lectura es un elemento que tiene que ser para todos

En la carpa ‘Universidad de los niños Eafit’ hay personal que acompañan a los “públicos invidentes y sordos, además de adaptarse los talleres y volverlos más sensitivos”, explicó su comunicadora, Tatiana Isaza.

Para Nelson Osorio, estudiante de la Institución Educativa San Benito, lo que más le gustó de la actividad fue “compartir y aprender wayúu en el taller ‘¿Qué lenguas trabajamos en Colombia?’”, dictado en la carpa Eafit.

Al lado, un grupo de niñas estaba en la carpa de Trama, el componente de talleres de formación audiovisual de la productora Ciclo, quienes se preparaban para elaborar un mini guión sobre el libro ‘Las aventuras de Tom Sawyer’.
En este espacio, los participantes hacen películas cortas de un minuto: las escriben, las dirigen y las producen en una hora maratónica.

Ubicado en el pasaje Carabobo, el Bibliocirco es el otro espacio de talleres. Se trata de una carpa gigante compuesta por ambientes circenses. Allí, en compañía de sus padres y maestros, llegaron al lugar 155 estudiantes quienes recibieron una medalla por participar en procesos de lecturas de sus colegios.

El grupo de niños y jóvenes pertenece a 26 instituciones educativas aliadas al programa de Bibliotecas Escolares, Infantiles y Público Escolares de Medellín, Grube.
Adriana Marín, bibliotecóloga del Colombo Francés, comentó que cada persona elige su plan de lectura que los motive de acuerdo a sus gustos.


MARÍA CAMILA SALAZAR RUIZ
Para EL TIEMPO
camsal@eltiempo.com

MEDELLÍN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA