Medellín

Antioquia trata el 85% de sus residuos peligrosos

El 15% restante termina en rellenos sanitarios sin ningún tratamiento. 

Basuras

La gran mayoría de residuos peligrosos son tratados en Antioquia por medio de la desactivación y la incineración.

Foto:

Guillermo Ossa / Archivo EL TIEMPO

18 de abril 2018 , 08:38 a.m.

Algodones, jeringas, baterías, bombillos, lámparas, agujas, baja lenguas. Todos estos elementos son considerados residuos peligrosos (Respel) y suponen un riesgo para el medio ambiente y para la salud, pues pueden tener características tóxicas, inflamables o infecciosas.  

En Antioquia, el 85 por ciento de los desechos peligrosos son tratados para evitar que terminen amontonados entre las montañas de basura diaria que se produce. Solo en el valle de Aburrá se generan cerca de 2.500 toneladas de residuos al día. 

Pero el otro 15 por ciento, sigue llegando sin ningún tipo de tratamiento a los rellenos, por culpa de la informalidad. 

Según Gustavo del Toro, gerente general del Grupo ASEI, entidad encargada de recolectar cerca del 50 por ciento de los desechos peligrosos, Antioquia cuenta con la planta de desactivación de residuos hospitalarios más avanzada del país. 

Las altas temperaturas logran desactivar los riesgos para la salud y el ambiente de estos restos. Mientras un horno crematorio trabaja a 700 grados celsius, un incinerador normal, que por fuera es similar, alcanza los 1.100 grados, matando las bacterias que comienzan a desaparecer a partir de los 80 grados.

Hasta 1998, los residuos hospitalarios eran recogidos y depositados en algunas zonas de los rellenos sanitarios del departamento. Pero Corantioquia, como autoridad ambiental, decidió suspender la disposición de desechos en esos espacios.

En Antioquia se desechan al día 82 toneladas de material riesgoso, entre 40 y 45 toneladas son producidas en Medellín. Y en un mes, el departamento puede generar entre 400 y 450 toneladas. 

El Grupo ASEI lleva 25 años buscando innovaciones en el exterior para adaptarlas a las necesidades de la región en cuanto a la gestión de la basura. En 2017, la empresa desactivó 4.900 toneladas de material riesgoso, incineró 3.100 toneladas y recolectó y transportó 10.356 toneladas de Respel. 

Del Toro afirmó que la región está más adelante en el asunto, en comparación a otras del país, donde el tratamiento de estos materiales no se realiza con la misma tecnología. “Antioquia es líder en los temas ambientales y ha sido siempre líder en el aprovechamiento y el buen manejo de los residuos peligrosos”, indicó. 

El Ideam estima que en el año 2018 estamos generando 660 toneladas al día de residuos peligrosos en Colombia

La incineración de estos residuos es el mecanismo más frecuente utilizado en el mundo para evitar sus impactos sobre el ser humano y su entorno. El uso reiterativo de los hornos incineradores ha hecho que exista una normatividad exigente en cuanto a la cantidad de emisiones contaminantes que estos pueden producir.

"Colombia tiene una norma muy estricta para hornos incineradores, la norma es equivalente a la Unión Europea. Lo que hoy en día tenemos que cumplir, es lo mismo que tienen que cumplir todos los países que hacen parte de ella”, explicó del Toro.

Para Carlos Andrés Ardila, ingeniero químico y magíster en Biotecnología, el tratamiento de estos residuos es esencial, pues son múltiples las enfermedades o infecciones que pueden contagiarse si estos se manejan sin la responsabilidad necesaria.

De hecho, Ardila indicó que los denominados residuos posconsumo, como lámparas fluorescentes o bombillos ahorradores, contienen mercurio y su contacto con los seres humanos podría generar graves problemas.

El panorama exige más acciones

Según datos del Ideam, en los últimos 10 años Antioquia ha duplicado su generación de residuos peligrosos, pasando de 300 toneladas anuales a 660, lo que indica un promedio de crecimiento al año de 8.2 por ciento. Y se espera que la cantidad de basura siga aumentando debido a las prácticas de consumo y al crecimiento demográfico. 

En la actualidad, Colombia está generando 660 toneladas diarias de residuos peligrosos, lo que supone un reto inmenso si se piensa en que esta cantidad sigue aumentando cada año. 

Una de las ideas que tiene ASEI es producir combustible a partir de residuos, inclusive del plástico contaminado, que aunque no es considerado un residuo peligroso como los hospitalarios o los desechos industriales, constituye un problema ambiental evidente en el planeta. 


MEDELLÍN 

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA