Medellín

En Medellín, estudiantes construyen prótesis a joven sin brazos

Para Luis Miguel no tener brazos no ha sido un problema. Ahora espera estudiar con más facilidad.

‘No hay cosas duras, existen mentes duras’

Luis Miguel aprendió a hacer casi todo con los pies, desde escribir en un cuaderno hasta programar el código fuente de una aplicación en la clase de Tecnología.

Foto:

Jaiver Nieto/EL TIEMPO

16 de abril 2017 , 12:08 a.m.

Llegar a la Institución Educativa Antonio Derka, en Santo Domingo Savio, comuna 1 de Medellín, tomó más de una hora. En la cima de la ladera oriental, queda uno de los primeros ‘Colegios de Calidad’ de la ciudad, programa de Sergio Fajardo cuando fue alcalde.

Allí, en una pequeña sala construida como si fuera un coliseo, en una de las gradas, estaba sentado Luis Miguel comiendo helado.

La base de cucurucho estaba en el suelo, la cuchara la sujetaba con los dedos de los pies y, con la espalda un poco encorvada, llevaba la cuchara del helado, sobre el piso, a su boca.

En el auditorio, sus compañeros hablaban, gritaban y reían. Estaban celebrando tardíamente el Día del Hombre y las integrantes femeninas del curso hicieron un ‘compartir’ para sus compañeros.

No hay cosas duras, existen mentes duras

Una de ellas levantó la voz, dijo que el regalo era poco pero con mucho cariño. Los jóvenes no le prestaron atención. Ella se sentó en el suelo, comenzó a llorar, en silencio, pero al frente de todo el curso.

Luis Miguel se puso de pie. Alzó la voz, a él sí lo escucharon todos, reprendió a los hombres del grupo por no valorar el regalo de sus compañeras. De inmediato, los jóvenes reconocieron que actuaron mal y se disculparon.

Esa era la voz del líder. Con 16 años de edad y poco más de 1,50 metros de estatura, Luis Miguel Tuberquia es respetado por todos sus compañeros y profesores, no solo porque es el personero del colegio sino también porque con su forma conciliadora de hablar, resuelve casi cualquier conflicto.

No cree en la violencia como camino para arreglar las diferencias, a pesar de haber crecido en un barrio con difíciles condiciones sociales y culturales como lo es Santo Domingo Savio.

Vive al frente de su colegio, con su mamá y sus cuatro hermanos y, entre otras cosas, le gusta tocar la guitarra, algo que hace, como casi todo, con los pies.  Desde que nació, con los pies se viste, come, se cepilla los dientes, escribe, cocina y usa el computador.

'No sirve la democracia'

A Luis Miguel le gusta el diálogo. Conversando disolvió la ‘guerra civil’ que se armó entre el grupo de estudiantes que lo apoyaba a él y el otro candidato a personero del colegio, a quien sus amigos estaban atacando fuertemente. Dialogando también pretendía resolver quién arrancó las teclas a uno de los computadores portátiles del colegio cuando él estaba encargado del salón de tecnología.

–Para eso no sirve la democracia, Migue, pida una cuota y entre todos recogen para pagar –dijo el docente de Tecnología.

–No profe, yo quiero hablar con ellos, yo sé que podemos resolver –le respondió Luis Miguel antes de ir al salón.

Desde que nació, con los pies se viste, come, se cepilla los dientes, escribe, cocina y usa el computador

Aunque él quiere estudiar Ingeniería Electrónica, su sueño es ser profesor. “¿Para qué sirve el conocimiento si no se puede compartir? Me gustaría ser docente para explicarles de una manera diferente a los que van a ser el futuro de nosotros”, dijo.

Todo lo que ha aprendido lo quiere compartir, quiere ser en la vida de otros quien les demuestre sus capacidades y potencialidades, antes de que ellos las vean, como algunos profesores hicieron con él. No se da por vencido.

“Mi mamá me inculcó ese ideal, de que yo era capaz de hacer lo que me propusiera”. Así dice Luis Miguel que desarrolló su mejor cualidad: No rendirse nunca ante las dificultades.

En la vida no ve problemas, ve soluciones.  Problema: Quiere estudiar una carrera universitaria pero no tiene los recursos económicos. Solución: “Tengo que ganarme el ‘Ser Pilo Paga’”.

Problema: A las instituciones educativas les redujeron el presupuesto para alimentación escolar. Solución: “Hay que crear una red de líderes estudiantiles, ya me he reunido con varios, y vamos a llamar al Alcalde a ver qué pasa”.

Construyen sus prótesis
‘No hay cosas duras, existen mentes duras’

Estudiantes de Ingeniería Biomédica ya construyen las prótesis para Luis Miguel.

Foto:

Cortesía: Jonathan Rodríguez

Aunque Luis Miguel quiere ser docente, su meta también es estudiar Ingeniería Electrónica en la Universidad de Antioquia. Siempre le han gustado los circuitos, saber cómo funcionan las cosas, armar y desarmar aparatos.

Por el momento ha podido hacerlo, pero con los pies no podrá manipular otras instalaciones, mucho más pequeñas, como las que deberá manejar en su carrera universitaria.Por eso, un grupo de estudiantes de Ingeniería Biomédica de la Escuela de Ingenieros de Antioquia y la Universidad CES decidieron donar su trabajo y construirle unas prótesis.

Las prótesis incluyen sensores que al contacto con la piel hacen que los motores en manos  codos produzcan movimientos

En principio realizan brazos solo con movilidad en el codo, pero más adelante será manejado por impulsos mioeléctricos. Siempre que un músculo en el cuerpo se contrae o flexiona, se produce una pequeña señal eléctrica, pero esta señal es muy pequeña.

Las prótesis mioeléctricas incluyen sensores que al contacto con la superficie de la piel registran las señales, las amplifican y un controlador las procesa, haciendo que motores en las manos, muñecas o codos se prendan o apaguen para producir movimientos.

Una de las primeras cosas que quiere hacer Luis Miguel cuando tenga brazos es acampar, “me gusta mucho la adrenalina y nunca pude acampar, no pude escalar, montar bicicletas... Por esa cuestión siempre me acostumbré a que yo soy feliz si yo o mis compañeros son felices, y yo a veces me divierto viéndolos... Entonces con los brazos es como poder experimentar nuevas experiencias”, dijo.

A veces me divierto viendo a mis compañeros...con los brazos sería como poder experimentar nuevas experiencias

Juan José Correa, uno de los estudiantes de la Escuela de Ingenieros que trabaja en el proyecto, contó que la idea es que las prótesis sean ultraligeras, duraderas y funcionales, por eso eligieron como materia base la fibra de carbono, que garantizará unos cinco años de funcionamiento.

Este material, sin embargo, es costoso, y aunque a las prótesis de Luis Miguel ya les aplicaron el primer recubrimiento de fibra de carbono (son dos capas) y siguen trabajando para terminarlas, los estudiantes necesitan ayuda para continuar pagando los materiales para construirlos.

Por eso, indicaron que cualquier apoyo que puedan recibir será de gran ayuda y dispusieron del número de teléfono celular 3216318285 para que puedan contactarlos.

MARÍA ISABEL ORTIZ FONNEGRA
Redactora de EL TIEMPO
marfon@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA