Medellín

‘El Teatro, un proyecto que nos tiene que unir’

Juan Carlos Sánchez será quien dirija el Teatro Pablo Tobón Uribe al finalizar el mes.

Juan Carlos Sánchez

Juan Carlos Sánchez fue el director del Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia.

Foto:

Archivo particular.

10 de abril 2017 , 09:03 a.m.

El pasado 30 de marzo la Junta Directiva del Teatro Pablo Tobón Uribe, conformada por la Alcaldía de Medellín, la Gobernación de Antioquia, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), la Sociedad de Mejoras Públicas y Comfenalco, informó que Sergio Restrepo Jaramillo no continuaba en la dirección del centro cultural.

Seis días después, las mismas entidades comunicaron que Juan Carlos Sánchez, subsecretario de Bibliotecas, Lectura y Patrimonio, será el nuevo director a partir del próximo 20 de abril, después de un empalme con Restrepo.

Sánchez es baterista de la banda Nepentes y durante la administración de Sergio Fajardo fue el director del Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia.

¿Cómo recibió la noticia de que será el nuevo director del Teatro?

Con orgullo, con humildad y con un gran sentido de responsabilidad. Para cualquier artista, como yo, es un orgullo poder liderar una entidad cultural tan importante. Para mí es un privilegio que la Junta Directiva me honre con la designación al servicio de la cultura ciudadana.

¿Y sabe cuáles fueron las razones para su elección?

Siento que fueron los resultados que se han tenido durante mi desempeño.

La razón más inmediata fue el trabajo que hice en la Gobernación de Antioquia en compañía de Sergio Fajardo, una labor que logró aumentar 11 veces más los recursos para la cultura en Antioquia.

Creamos las convocatorias públicas, los planes sectoriales, el modelo de comunicación pública y de asistencia territorial y la política para el trabajo de salvaguarda del patrimonio.

¿Qué diferenciará su dirección de las anteriores?

Yo vengo a continuar con una tarea muy importante, porque voy a construir sobre lo construido. Sin embargo, tengo visiones que pretenden fortalecer la circulación artística internacional y nacional en el Teatro.

Lo otro es un reto que tiene toda la ciudad alrededor de la intervención que se va a desarrollar con el plan del centro por parte de la administración.

Se viene una cantidad de recursos muy importantes de una inversión pública y el Teatro tiene que ser un socio estratégico.

En ese sentido, quisiera desarrollarlo convirtiéndome en una aguja que teje un entramado de organizaciones comerciales, culturales, museales, cajas de compensación, entidades de educación superior y el vecindario.

Hay otras cosas como revisar, en la parte de infraestructura física, cómo está el Teatro y cómo podemos garantizar, en términos de bien de interés cultural, que lo sigamos cuidando y tenga las garantías de sostenibilidad como edificio.

¿En qué estado se encuentra el Teatro y en qué va el plan estratégico ‘Un centro cultural de puertas abiertas’?

Del plan estratégico sé que está muy avanzado, en casi un 70 por ciento. La tarea que ha hecho Sergio Restrepo es extraordinaria. Van a continuar los proyectos estratégicos y la agenda cultural.

Por otro lado, voy con frecuencia al Teatro y al centro de la ciudad. La tarea es cuidarlo muy bien, porque podría ser vulnerable a cambios y nuevas visiones de gerencias. Lo ideal ahora es invitar al movimiento cultural de la ciudad para que nos unamos en torno al proyecto del centro.

¿Cómo va a realizar esa invitación?

Primero se debe convocar a otras organizaciones que no tienen cercanía con el proyecto del Teatro y a personas que están en otros lugares y otros territorios de las 16 comunas y los cinco corregimientos de la ciudad. A ellos hay que tocarles la puerta.

Por ejemplo, muchos niños de la ciudad no han visto nunca una obra de teatro. Tengo la enorme responsabilidad de cumplir ese derecho cultural.

Por eso, hay que llamar a esas personas, a esas organizaciones culturales sin importar las tendencias políticas o el estrato social.

Me gusta hacer puentes y propiciar conversaciones y encuentros. El llamado que le haré a la gente es: el Teatro, un proyecto cultural que nos tiene que unir y no dividir.

Usted habla de tendencias políticas y estratos sociales, ¿mantendrá la iniciativa de dejar entrar al Teatro esas diferencias?

El Teatro tiene que ser para la diversidad, para la crítica reflexiva, para la participación y para el consenso y disenso pero siempre con respeto.

No puede ser ni puede convertirse en un lugar de política electoral o en un lugar parcializado para algunos sectores de la ciudad.

El respeto debe estar en la primera línea para que el Teatro llegue con elegancia a la defensa de las ideas y la construcción de proyectos. Entonces, son bienvenidas las tendencias y las posturas.

¿Pondrá vigilantes y cerrará las rejas del Teatro?

No. Quiero seguir con un Teatro de puertas abiertas y con un esfuerzo maravilloso de permitir no tener las rejas.

Los problemas de orden público son temas que siempre hay que revisar, en los cuales se deben integrar los esfuerzos comunitarios, los ciudadanos y los institucionales.

La Junta Directiva habló de un liderazgo que iba a traer un Teatro más vivo y del nuevo momento que atraviesa la sociedad, ¿a qué se refiere?

Siento que lo importante es que los liderazgos renueven. Sergio venía con un trabajo muy importante, ya que llevaba seis años.

Lo que él hace es entregarme un testimonio como un corredor en una pista para que yo lo continúe.

Le daré nueva fuerza, nueva pasión y un nuevo ritmo al Teatro, siempre considerando y reconociendo el trabajo que se viene haciendo.

Seguramente habrá un aire de vitalidad importante que es fundamental a la hora de hacer ejercicios de renovación en las entidades. Esto es clave porque oxigena y pone nuevos ritmos al ejercicio gerencial.

Nosotros no somos dueños del Teatro, nosotros somos pasajeros y lo importante son las instituciones.

En cuanto a su faceta como artista, ¿de qué manera la va a articular con su nuevo cargo?

Espero llevarme la batería para el Teatro y poder tocar allá. Así lo he hecho en los lugares donde he trabajado. Practico después del horario laboral o antes de que llegue la gente.

Hablar de un nuevo cargo es hablar de nuevos horizontes, ¿cuáles son ahora los suyos en lo personal y profesional?

Desde lo personal, lo primero que quiero es seguir estudiando para capitalizar lo que yo pueda hacer dentro del Teatro. También quiero tener un espacio importante para seguir practicando mi música con Nepentes.

En el tema familiar, quiero continuar consolidando mi hogar y, por supuesto, permitirme ser siempre un gestor. Esas son mi metas inmediatas.

Después del relevo de Sergio como director del Teatro, varias personas se manifestaron de forma negativa, ¿no tiene miedo de asumir el cargo?

No. Yo recibo con mucha satisfacción todos los comentarios buenos que se dieron en las redes sociales. Estuve haciendo un sondeo de prensa y de opiniones y creo que más del 95 por ciento de los comentarios son positivos.

Yo no me mido por las redes sociales. Yo me mido es por mi trabajo y por mis resultados. Que me mida la ciudad, que me midan los artistas y que me midan los gestores culturales.

Yo no me mido por las redes sociales. Yo me mido es por mi trabajo y por mis resultados. Que me mida la ciudad, que me midan los artistas y que me midan los gestores culturales.

Por ahora, estoy satisfecho y me parece absolutamente legítima la movilización que hizo la ciudad por la salida de Sergio, porque hizo un trabajo importante.

Pero yo también vengo con mis credenciales, con una hoja de vida y con unos resultados importantes. Llego a unir esas personas que se movilizaron para que vean que el teatro sigue siendo la casa de todos. Sergio hizo un trabajo extraordinario que toca cuidar. Ahora me toca a mí escribir otro capítulo en la historia del Teatro Pablo Tobón Uribe.

El próximo 20 de abril es la posesión oficial, ¿cómo imagina ese día?

Hay una fecha estimada. Sin embargo, hay que ver cómo se cumplen los tiempos de mi renuncia en la Administración Municipal y cómo se cumplen los tiempos de la salida de Sergio.

Además, estamos en Semana Santa y no es fácil conseguir los documentos.

Yo me imagino una reunión con todos los empleados, con los vecinos y con otras organizaciones del centro. También me lo imagino como un día azul, con olor a café y con un sentido muy bello y grande de responsabilidad.

Por último, sin sonar apresurado, ¿se ha hablado respecto a quien será el nuevo subsecretario de Bibliotecas, Lectura y Patrimonio?

No tengo conocimiento. Será un tarea de Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín, y de Amalia Londoño, secretaria de Cultura Ciudadana, decidir quién va a presidir mi trabajo actual.

HANIER ANTURI RAMÍREZ
hanant@eltiempo.com
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA