Medellín

‘En Antioquia ganamos el año en educación, pero podemos dar más’

Cobertura, permanencia, calidad son algunas apuestas de la secretaría de Educación del departamento.

secretario de educación

El secretario de Educación cumple en enero de 2018 dos años en su cargo.

Foto:

Cortesía Secretaría de Educación de Antioquia

20 de diciembre 2017 , 08:35 a.m.

Con cinco proyectos detonantes que ya arrancaron y un departamento con grandes desafíos por sus realidades geográficas, sociales, económicas y políticas, la secretaría de Educación de Antioquia cierra este 2017 con varios logros, pero también con retos para 2018.

Néstor David Restrepo, secretario de la dependencia, habló sobre las buenas calificaciones y las tareas pendientes en los 117 municipios no certificados que forman parte de la secretaría.

¿Cómo les fue en cobertura este año?

La gran dificultad que tiene el departamento en cobertura son las distancias geográficas, tenemos veredas muy lejanas y eso hace que la atención a nuestros niños a veces se dificulte. Sin embargo, este es un año en el que ganamos en cobertura.

Fuimos el único departamento que alcanzó a gestionar con el Ministerio 3.000 cupos para la alfabetización de adultos, el número de cupos era de 500. Pero hoy, con el programa ‘Antioquia libre de analfabetismo’, que viene funcionando de manera perfecta, logramos que esos 3.000 cupos se multipliquen casi a 20.000. Nuestro objetivo es que todo adulto aprenda a leer, escribir y calcular.

¿Y qué tan alta es la permanencia? Un informe de Proantioquia decía que solo  uno de cada tres alumnos que ingresa a primaria termina el bachillerato.

Difiero un poco de esa cifra, no podemos compararnos con los ocho municipios certificados. Las complejidades que nosotros tenemos en el departamento, ellos no las tienen: la edad laboral de los niños y jóvenes en el concepto de sus padres es más temprana. La mayor deserción de nosotros está entre octavo y noveno porque a muchos les dicen que se salgan del colegio para trabajar.

Uno de cada tres es un poco exagerado, aunque no nos hemos sentado a comparar las cifras de nosotros con las de Proantioquia. La deserción de 2016 fue de 3,23, frente a 3,37 de 2015, y estoy seguro de que va a bajar mucho más. Es una cifra que preocupa pero no nos escandaliza, porque hay niños que salen de un municipio debido a que sus familias están retornando a los lugares que dejaron por el conflicto armado.

¿Con las familias se trabaja para cambiar ese imaginario de dejar de estudiar para trabajar?

Aquí se viene haciendo un trabajo interesante, articulado con diferentes secretarías, para cambiar esos conceptos de que uno se sale del colegio para trabajar. Lo complejo es que es un tema muy histórico.

Por eso, en el modelo educativo de Antioquia le estamos apostando mucho a las metodologías flexibles de educación. Con el campesino es distinto, por su estilo de vida, no le puedo decir que deje de ordeñar y vaya a estudiar. Ellos podrían estudiar con fuerza lunes, martes y miércoles, pero que puedan estar en su parcelita los jueves y viernes. Más que pelear con la realidad es adaptarse a ella.

Uno de los programas es el bachillerato digital, ¿cómo avanza?

Para mí avanza espectacular. Se logró la socialización, la plataforma está completa, no falta ninguna de las áreas básicas del bachillerato. Es un programa pensado para estudiantes en extraedad, mayores de 17 años. No estamos compitiendo con la presencialidad, sino dando otras alternativas.

Todos los municipios tienen colegios sedes del bachillerato digital, porque es una metodología virtual, pero necesito quien gradúe al bachiller. Los rectores, los profesores se han sumado al proyecto.

Tenemos conectividad en todos los municipios del departamento, hay 148 zonas wifi en el departamento. En este momento, hay 9.800 inscritos en la plataforma, de los cuales con corte a octubre, más de 2.500 estaban en el proceso de estudio y pueden graduarse el próximo año.

educación en Antioquia

La idea es consolidar la educación digital en el departamento, para que más personas puedan acceder.

Foto:

Cortesía Secretaría de Educación de Antioquia

En educación presencial, ¿cómo está la situación en infraestructura?

Ese es el gran problema que tiene la educación del país. Son más o menos 4.500 sedes en el departamento, con las distancias regionales, algunas hacía 30 o 40 años no las pintaban.

Hay tres vertientes del trabajo al respecto que estamos haciendo. La primera, con el Fondo de Infraestructura Educativa, de parte nuestra se ha hecho una inversión de 25.000 millones de pesos, el 30 por ciento, pues el Ministerio pone el 70 por ciento, eso va a permitir construir más o menos ocho o 10 colegios, de los que ya se puso la primera piedra.

La segunda son las inversiones de recursos propios para las construcciones de colegios nuevos. No es el énfasis, pero hay casos muy necesarios donde deben construirse.

La tercera es ‘Una mano por tu escuela’, a las escuelitas veredales y algunas urbanas que no se les metía manito hace muchos años, las vamos a recuperar. En un compromiso muy grande de los alcaldes, empezamos a trabajar en la recuperación de 350 escuelas, quedan muy lindas, con unidades sanitarias, pintura, etc., impactamos aproximadamente 70 municipios y más o menos 17 instituciones educativas urbanas, con inversiones más grandes. Los demás están buscando cómo participar porque es un trabajo 50 - 50.

¿Están al día con el pago de salarios de los docentes?

En Antioquia no tenemos ninguna deuda salarial con los maestros. Hay unas primas extralegales que han sido negociaciones anteriores, algunos reclaman, pero el Ministerio liquida las primas y nos dice qué podemos pagar, eso no es responsabilidad del departamento.

El papel del maestro ya no es enseñar. El maestro de hoy debe ser un modelo de vida y su papel en la realidad de Antioquia es mostrar una alternativa diferente para vivir

¿Y qué se hace para cualificarlos?

Todavía estamos en inscripción para las 100 becas de maestría con la Universidad de Antioquia. Por otro lado, están las mesas de concertación por la calidad, en cada municipio se está instalando una para pensar una educación capaz de responder a los contextos locales.

Lo otro es el Centro de Pensamiento Pedagógico, el mejor programa de todos, porque trata de concertar y planear la educación de Antioquia desde los maestros.

Empezamos el reconocimiento a la excelencia de maestros, no basados en estadísticas, por eso empezamos ‘Evoluciona’, el reconocimiento a las experiencias significativas que ellos construyen con los estudiantes, compiten no para llevarse el premio, sino para que su proyecto sea el premiado.

¿Cómo impacta eso la calidad de los alumnos?

Según el Índice Sintético de la Calidad, en 2016 superamos los niveles de 2015 en primaria, secundaria y media. Esperamos alcanzar la media nacional y ser capaces de superarla. Hay que tener en cuenta, aunque no como justificación, que no se puede comparar la realidad educativa de 117 municipios con otros como Medellín, Envigado o Sabaneta.

Sabemos además que hay brechas abismales entre lo público y lo privado, mientras la niña del colegio privado en quinto ya maneja dos idiomas, en el colegio público más alejado, el profesor de inglés muchas veces no sabe inglés. Por eso la batalla mía es mejorar cada vez más la calidad de la educación.

¿Cuáles son los mayores retos para el próximo año?

Hay tres retos fundamentales. El primero, consolidar los proyectos detonantes, somos la única secretaría que tiene cinco proyectos detonantes, todos ya arrancaron: ‘Bachillerato digital’, ‘Antioquia líder en las pruebas saber’, ‘Antioquia libre de analfabetismo’, ‘Institución Universitaria Digital de Antioquia’ y el ‘Modelo educativo para Antioquia’.

El segundo reto es seguir fortaleciendo la infraestructura educativa, mientras les demos dignidad a los espacios de aprendizaje eso fortalece.

El tercero es la calidad de nuestros maestros, cómo seguir formándolos según el papel del siglo XXI en una realidad cómo la de Antioquia. El rol del docente ya no es enseñar, sino ser un modelo de vida y mostrar una alternativa diferente para vivir. Yo quiero profesores siempre sonrientes, porque eso se contagia más que el mal genio.

Por otro lado, pienso que en educación siempre hay quejas, pero podemos hablar con tranquilidad en un departamento con 117 municipios, 500.000 estudiantes, 19.500 maestros, 1.200 directivos docentes. Cada uno es un mundo y los problemas siempre van a estar ahí, pero los resultados que se van mostrando nos permiten decir que ganamos el año aunque podemos dar mucho más.

HEIDI TAMAYO ORTIZ
Redactora de EL TIEMPO
@HeidiTamayo
Medellín

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA