Medellín

Antioquia puso 1.003 víctimas en número de siniestros viales, en 2017

El departamento lidera el ranquin nacional de muertes. Guatapé es el municipio con la tasa más alta.

Accidentes viales en Antioquia

La Agencia Nacional de Seguridad Vial revisa el estado de las carreteras para hacer recomendaciones.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

21 de junio 2018 , 08:21 a.m.

Los municipios de Antioquia se constituyeron durante 2017 en el peor de los escenarios de la seguridad vial del país y, con el aporte de 1.003 muertes, ubicaron al departamento en el primer lugar en número de víctimas en Colombia.

Los municipios del área metropolitana, algunos de Urabá y otros del Oriente son lo que preocupan más a las autoridades y a los expertos que analizaron la situación, indicaron algunas de las causas y propusieron medidas que se tomarían para sacar a Antioquia de este trágico liderazgo.

Si bien, Medellín registra la mayor cantidad de muertes en el departamento, la capital paisa presentó una reducción de 11 víctimas, al pasar -según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses-, de 275 víctimas en 2016 a 264 en 2017 (bajó el 4 por ciento).

Por otro lado, la reducción en los 125 municipios del departamento escasamente superó el 2,3 por ciento y, aunque ese pequeño porcentaje representó salvar 23 vidas en las carreteras antioqueñas, la situación no deja de preocupar a las autoridades.

Estas ubican a los comportamientos humanos: exceso de velocidad y consumo de licor como dos de las principales causas de este panorama trágico.

“Efectivamente se vienen presentando muchas muertes en las vías del departamento y venimos trabajando para que Antioquia brille, no por la muerte sino por la vida”, expresó Carlos Alberto Marín, gerente de la Agencia de Seguridad Vial de Antioquia (ASVA), creada apenas en 2017.

¿Qué está pasando?

Al parecer, la primera razón de estos números fatales radicaría en la falta de presencia estatal en los diferentes municipios antioqueños, donde la ausencia de control en términos de seguridad vial es necesaria.

Así lo considera Evelio Orozco, consultor en Movilidad y Seguridad Vial y exdirector regional del desaparecido Fondo de Prevención Vial. “Son 125 municipios y lamentablemente no en todos hay autoridad. En muy pocos hay organismo de tránsito y esa falta de presencia física impide la regulación, el control y la pedagogía”, advirtió el experto.

De hecho, las autoridades confirman ese déficit histórico de presencia estatal. Según Marín, de los 125 municipios antioqueños, un total de 92 carecen de secretaría, organismo u oficina de tránsito, esto conlleva también la ausencia de control, por ejemplo, a las altas velocidades, la conducción en estado de ebriedad y otras conductas peligrosas.

Son 125 municipios y lamentablemente no en todos hay autoridad. En muy pocos hay organismo de tránsito

“De esos 92 municipios, tenemos convenios con 31 de ellos en los que realizamos acciones de regulación, control y educación vial”, señaló el gerente de la ASVA.

Otro factor que contribuye con la ocurrencia de los siniestros viales es la infraestructura. Para Orozco, las nuevas vías en Urabá, por ejemplo, están estimulando el aumento de las velocidades y con ello los riesgos de incidentes. Esta sería la causa de que municipios de esta región se ubiquen entre los que más víctimas aportan en este panorama: tan solo Turbo y Apartadó pusieron 61 muertes en 2017.

Tanto el experto como el funcionario, destacaron el incremento del número de motos en esta subregión del departamento que, mezclado junto a las interacciones en las vías con automotores como camiones y tractocamiones; generan mayores probabilidades de siniestros.

Para el caso de Guatapé, municipio del Oriente antioqueño que registra la mayor tasa de muertes por 100.00 habitantes (193,4); el experto señaló que además de que la vía es compleja, se le suma el alto número de turistas que muchas veces “parece que no llevan su conocimiento de la ciudad a estas carreteras”, a lo que se suma el consumo de licor en esos viajes turísticos.

Y es que según Carlos Alberto Marín, el otro factor esencial de estas tragedias en las vías es el humano. “Una de las debilidades es el comportamiento humano y las personas muchas veces con su actitud generan riesgos que llevan a la muerte o las lesiones en las vías”, advirtió al mencionar también la variable fatal de las altas velocidades.

El funcionario recalcó que es necesario, para cumplir los objetivos de reducción de víctimas, que los conductores aporten el respeto a las velocidades, las normas generales de tránsito y la vida misma.

Víctor Vargas Rodríguez
Para EL TIEMPO@victorvargas72

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA