Medellín

Visite la pequeña librería de grandes contenidos

Escondida en los bajos de un edificio está ‘Antimateria’, el sueño de dos jóvenes paisas.

Librería Antimateria

Las editoriales independientes nacionales e internacionales son las preferidas por los socios de la librería.

Foto:

Jaiver Nieto/EL TIEMPO

02 de octubre 2017 , 08:00 a.m.

El sencillo letrero del lugar no le hace justicia a las joyas que reposan en los estantes de ‘Antimateria’ la nueva librería en Laureles, zona centro occidental de Medellín.

Sus creadores, Melissa Martínez, una física de profesión, y Johny Benjumea, artista plástico y docente universitario. Son dos jóvenes amigos con un sueño en común: el de poder concebir una librería con títulos no comerciales, desconocidos para muchos pero admirados por pocos.

En el sector, al que no le cabe un restaurante más, se le suma una propuesta cultural que aspira impactar a los residentes, visitantes y caminantes.

Y es que para llegar a ‘Antimateria’ no hay pierde: a menos de una cuadra del primer parque de Laureles y en los bajos de un edificio residencial está ubicada la curiosa librería que levanta más de una mirada.

Seis meses llevan funcionando en el local, sin embargo desde hace aproximadamente dos años se dieron a conocer por redes sociales y una página web, medios que usaron para vender los primeros libros y consolidar así una buena lista de clientes.

Melissa, quien inició la tienda virtual ‘Antimateria’ desde su hogar, tuvo la loca idea de convidar a Johny, quien era uno de sus mejores clientes, a formalizar los deseos literarios que en conversaciones, ambos compartían.

“Está la cosa medio fetichista de manosear el libro, olerlo y leer unas cuantas páginas antes de comprarlo”, explicó Johny, quien tenía presupuestado llegar a los 60 años y lograr una jubilación antes de convertirse en un librero.

libros antimateria

Libros de editoriales españolas que no se consiguen en la ciudad ni en el país, hacen parte del inventario del lugar.

Foto:

Jaiver Nieto/EL TIEMPO

“A mí sola me daba susto abrir una librería física”, recordó Melissa, sentada detrás de una mesa en la que exhibía unos textos de carátulas y nombres llamativos en la pasada Fiesta del Libro y la Cultura, espacio al que se aventuraron por primera vez.

Ella, quien antes de dedicarse de lleno a los libros, trabajó en el campo de la neurociencia y escribiendo patentes, comentó que la curaduría del material parte del gusto propio de los dos socios, de las referencias de algunos amigos, los catálogos que les llegan y las propuestas de editoriales independientes de la ciudad.

Ambos, con personalidades y conocimientos diferentes, lograron consolidar un inventario poco convencional para la ciudad y el país, en el que sobresale el área de cómics y la novela gráfica.

Veinte millones de pesos les costó conseguir los libros y amoblar el lugar indicado pues se tenía pensado, en un principio, funcionar en el Centro o el Poblado. Sin embargo, la primera opción fue desechada debido a que un grupo de libreros habían decidido abandonar el sector por motivos de inseguridad.

“Salimos un lunes para ver cómo se comportaban cada uno de los dos barrios, El Poblado y Laureles y notamos que Laureles sigue siendo un barrio muy residencial”, detalló Johny quien aseguró que fueron dos meses de búsqueda de locales para poder establecerse.

Está la cosa medio fetichista de manosear el libro, olerlo y leer unas cuantas páginas antes de comprarlo

Al preguntarle a Melissa por el nombre, que de primeras pareciese un mero capricho, ella, muy inspirada, y, recordando la carrera que eligió como profesión, argumentó qué, pensando en la antimateria, ve a “los libros como un objeto material con un contenido que no es tangible”.

A pesar de no saber si se quedarán en Laureles por temas de espacio, ellos consideran continuar en el barrio pues los residentes que ya los conocen se sienten satisfechos con tener una librería cercana a sus hogares.

“Hay un profesor de historia, vecino de ‘Antimateria’, que nos visita, en las mañanas. Él viene a tomar tinto, en pijama y con el perro”, comentó Johny, pues el lugar se presta para algo más que cumplir una cita comercial.

Además de cómics, novelas gráficas y fanzines, las personas podrán encontrar una meticulosa selección de literatura colombiana, libros de arte, filosofía, humanidades, ciencia ficción y, por supuesto, a los clásicos que no deben faltar.

De martes a sábado, de 10 a. m. a 8 p. m está abierta ‘Antimateria’.


MARÍA CAMILA SALAZAR RUIZ
Para EL TIEMPO
camsal@eltiempo.com

MEDELLÍN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA