Medellín

Colegio Benedictino, 59 años formando líderes

La institución busca que sus estudiantes desarrollen su sensibilidad para transformar la sociedad.

Colegio Benedictino, 59 años formando líderes

La comunidad monástica Benedictina aún hace parte de las instalaciones del colegio.

Foto:

Jaiver Nieto/EL TIEMPO

05 de abril 2017 , 12:05 a.m.

De manera explícita Juan Luis afirmó que le da orgullo decir donde estudia. “Es un colegio reconocido no solo por lo académico sino también porque lo forman a uno como persona”, señaló el joven, quien de sus 16 años de edad ha pasado 12 en la misma institución.

Juan Luis Gallego cursa grado 11 en el Colegio Benedictino de Santa María, institución creada por los monjes Benedictinos quienes pusieron su piedra angular hace 59 años en una zona semirural del barrio Zúñiga en el municipio de Envigado que, aunque aún conserva sus espacios verdes, ahora está convertida en una zona residencial.

Para el estudiante, llegar del caos de la ciudad y encontrarse con un bosque, una quebrada y senderos ecológicos, “hace que uno se sienta en un ambiente diferente, algo único”.

Sergio Hincapié es otro estudiante que ha encontrado en Benedictinos su segunda casa. Aparte de destacar lo agradable que es estudiar en un espacio rodeado de naturaleza, él resaltó los valores en los que se les forma, con el objetivo de que “seamos más íntegros en la sociedad y no actuemos como máquinas, sino para ayudar a los otros”.

Queremos educar líderes transformadores de sociedad desde lo humano

Para estos jóvenes, a la honra y a la bondad de la planta física del colegio se suman los valores que se inculcan. Su rectora, Liliana Chica, expresó que el gran reto en el que vienen trabajando es que sus estudiantes sean identificados por esos valores a lo que denomina ‘Talante Benedictino’.

“Queremos educar líderes transformadores de sociedad desde lo humano, por ello retomamos los valores cristocéntricos heredados de los monjes y procuramos que se conviertan en una experiencia viva para nuestros muchachos”, explicó la rectora, agregando que, aunque siguen siendo rigurosos con los saberes enciclopédicos, buscan reforzarse con valores como la acogida y la vida en comunidad practicando el respeto a la diferencia y la solidaridad.

Para lograr que los estudiantes que hoy hacen parte del colegio se formen en valores de manera práctica, en Benedictinos crearon el proyecto ‘Líderes Transformadores’, idea con la cual realizan recorridos de ciudad y llevan a sus estudiantes de grados mayores a lugares que ellos desconocían como el Centro de Medellín.

Si queremos que sean realmente transformadores, deben conocer todas las caras sociales para saber cómo cambiarlas

“Nuestros estudiantes generalmente conocen lo más positivo de la vida. Si queremos que sean realmente transformadores, deben conocer todas las caras sociales para saber cómo cambiarlas”, contó la rectora, quien, además, describió que para lograr sus objetivos, aparte de los recorridos, trabajan en la ‘Solidaridad Benedictina’.

Con el proyecto de Solidaridad, los estudiantes de secundaria cumplen su servicio social obligatorio con fundaciones de niños huérfanos, enfermos y adultos mayores que el colegio apadrina.

Asimismo, se vinculan al trabajo de estas instituciones, no solo por medio del asistencialismo, sino que comparten con los niños y adultos mayores en jornadas complementarias que hacen que los jóvenes del colegio conozcan realidades diferentes a las suyas y se solidaricen con ellas.

“Un líder Benedictino es alguien que escucha a todos, ve diferentes puntos de vista y con base en ellos actúa de manera positiva en la sociedad”, dice Sergio como quien se mira ante un espejo, mientras Juan Luis señala que ese líder “debe ser un guía crítico, alguien que no come entero, eso también nos lo han enseñado y creo que es otra de nuestras características”.

Ahora las niñas también hacen parte de la comunidad educativa
Colegio Benedictino, 59 años formando líderes

Con la llegada de las niñas no solo se preparó a la comunidad benedictina. Los espacios también fueron reformados y embellecidos con el objetivo de brindarles espacios medidos a sus gustos y posibilid

Foto:

Jaiver Nieto/EL TIEMPO

Luego de 58 años de experiencia en educación, exclusivamente masculina, los padres de familia y el cuerpo directivo del Colegio Benedictino decidieron acoger a las mujeres en su institución.

Según la rectora Liliana Chica la decisión se tomó para ser consecuentes con la inclusión que el colegio promueve. “Queríamos que las niñas también tuvieran el derecho de recibir nuestra propuesta educativa, para ello iniciamos con un piloto el año pasado donde ingresaron 30 alumnas, ya para este año tenemos 50 niñas que van desde prejardín hasta transición, preescolar y primero”, explicó.

La llegada de las niñas al colegio hace que la propuesta benedictina se enriquezca, no solo porque donde antes habían dos prejardines ahora hay cuatro, sino porque los más pequeños se familiarizan y comparten con las niñas, quienes muestran las particularidades de su mundo, diferente al de los niños.

Queríamos que las niñas también tuvieran el derecho de recibir nuestra propuesta educativa, para ello iniciamos con un piloto el año pasado

“Los grupos se van aumentando porque no deben pasar de, máximo, 30 estudiantes. Por el momento solo tenemos grados mixtos de primero para abajo. La idea es que desde allí se vayan viniendo paulatinamente hasta que esas primeras niñas que ingresaron sean las primeras mujeres benedictinas graduadas”, expresó la rectora.

Para Chica el proceso ha sido mejor de lo que esperaban. “El peso de la tradición de un colegio masculino de casi 60 años, la sensibilización con los estudiantes, con los padres de familia sobre el tema, y pensar cómo se iba a manejar la ecoeducación con los profesores, fueron algunas de las preguntas que debimos responder para llegar a lo que ahora vivimos; afortunadamente ha sido muy natural”, señaló la rectora,quien se mostró complacida con que ahora los niños y las niñas hagan parte de la comunidad benedictina.

Aunque en los grados superiores las niñas aún no figuran, los más grandes son los más conmovidos por las trenzas infantiles. Hoy en el Benedictino los más pequeños no solo juegan a los carritos.

Idiomas, ciencia, ecología y artes: otras apuestas
Colegio Benedictino, 59 años formando líderes

Desde la biblioteca se incentiva la lectura crítica para todos los grados y se desarrollan distintos programas de lec

Foto:

Jaiver Nieto/EL TIEMPO

En la oferta educativa del Benedictino se tiene estipulada una intensidad horaria importante en materias como inglés, ciencias o artes; pero el colegio también se preocupa porque sus estudiantes aprovechen su tiempo libre, identificando gustos y pasiones para invitarlos a que enfaticen en ellos por medio de varias actividades extracurriculares.

Según la rectora, los alumnos tienen la posibilidad de participar en semilleros de robótica y ciencia, y también en intercambios a otros países. En estos, quienes deseen podrán profundizar sus conocimientos del idioma inglés por medio de dos convenios, uno en Inglaterra y otro en Canadá.

“Conocer otra cultura, conviviendo con una familia nativa de principio a fin, no solo me sirvió para alcanzar a hablar de manera fluida, sino que siento que llegué más grande”, afirmó Juan Luis Gallego, quien viajó el año pasado a Canadá y estuvo allí cinco meses.

Siempre queremos aprovechar nuestra planta física de la mejor manera, por eso tenemos muchas opciones en deportes y espacios diseñados para cada uno

Dentro de sus programas también se encuentra el proyecto ambiental, uno de los más antiguos de la institución. Este ha permitido conservar las zonas verdes formando una conciencia del cuidado del medio ambiente. Caminatas por los senderos ecológicos, un mariposario, una huerta escolar, y otros proyectos de biología están ligados a trabajos de investigan que desarrollan en tres laboratorios de la institución.

De igual manera, el colegio se interesa en que los estudiantes exploren sus habilidades artísticas y desarrollen sensibilidades por medio de la música, el teatro, y las artes plásticas. Una apuesta donde los alumnos eligen en qué área les gustaría profundizar.

“Siempre queremos aprovechar nuestra planta física de la mejor manera, por eso tenemos muchas opciones en deportes y espacios diseñados para cada uno”, dijo Chica, quien finalizó presentando el proyecto pastoral, donde se visualiza la labor de los monjes benedictinos.

“Por medio de la educación heredada por los monjes realizamos la formación cristocéntrica y brindamos constantemente la asesoría espiritual que los muchachos necesiten”, dijo la rectora.

La tradición católica del colegio se conserva intacta por medio de cátedras y acompañamiento espiritual, en los que las jornadas de convivencia, los retiros espirituales y la solidaridad benedictina, trabajan de la mano.

“Además, los padres están tranquilos porque realizamos las primeras comuniones para la primaria y la confirmación para la secundaria”, enfatizó Chica.

Un tesoro que se abre al público
Colegio Benedictino, 59 años formando líderes

Para visitar el museo se debe hacer una solicitud telefónica.

Foto:

Jaiver Nieto/EL TIEMPO

La diversidad benedictina también se refleja en su Museo, el Klaus Newmark López de Mesa. Allí, culturas como la Quimbaya, Calima, Pijao, Chibcha,Tairona, Sinú y Tumaco cuentan parte de su historia por medio de piezas arqueológicas en cerámica precolombina.

Gloria Amparo Sánchez es la encargada del Museo y, además de montar exposiciones, transversaliza el conocimiento sobre la identidad, la historia y los antepasados, con temas de interés cotidiano para despertar el interés de los estudiantes.

“A los niños les encantan los dinosaurios, por medio de ellos podemos conocer de la evolución y jugar aprendiendo sobre arqueología”, explica la docente, agregando que el museo cuenta con sus propios Vigías del Patrimonio: 17 niños que por voluntad propia vienen semanalmente y se divierten aprendiendo con las piezas de estas culturas.

“Tener un museo en el colegio y hacer parte de la Red de Museos de Antioquia es un privilegio que beneficia a nuestros estudiantes”, afirmó la rectora de la institución, quien invita a toda la comunidad para que conozca y se maraville con una nueva exposición llamada ‘Lecturas’, que se abrirá a mediados de abril.

ANDREA MARÍN GÓMEZ
Para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA