Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 08:41 p.m. - miércoles 16 de abril de 2014

10:12 p.m.

Jimy, el peluquero que diseña tribales y letras en el pelo de sus clientes

Jimy, el peluquero que diseña tribales y letras en el pelo de sus clientes

Jimy muestra sus creaciones. Cada vez que realiza un nuevo diseño le toma una foto para su catálogo.

Foto: David Osorio / EL TIEMPO

Su salón queda en el barrio El Carmen, en el sur de Bogotá. El hombre puso de moda, entre los jóvenes de la zona, el peluqueado Jersey, en honor a la ciudad estadounidense.

Un nuevo 'paciente' acaba de llegar a la peluquería del hijo de Buenaventura Yimy Celorio.

Una capa con los colores de la bandera de Etiopía (verde, amarillo y rojo) cubre al cliente, un hombre de 28 años apodado como 'Panama' en el mundo de los mecánicos del 7 de Agosto.

Yimy, con 17 años de experiencia como peluquero, tiene la misión convertir la cabeza de 'Panama' en una obra de arte.

Empieza el 'baile'en la Hair Styles, en el barrio El Carmen, sur de Bogotá, un local especializado en cortes curiosos, que evocan a los utilizados por los negros de Nueva Jersey (E.U.)

El artista saca de un cajón una cuchilla. En la otra mano tiene una máquina de afeitar eléctrica que truena muy cerca de las orejas del joven: él cierra los ojos al frente del amplio espejo a la espera del resultado.

A los 30 minutos, el muchacho se alegra, sabe que cuando llegue de nuevo al taller de mecánica donde pule rines, todos su compañeros tendrán que ver con su nuevo look: rapado en la nuca y la parte superior más tupida. El corte se llama Jersey, en homenaje a una ciudad norteamericana.

Así, con novedad en los estilos, gira el negocio de Celorio. "Yo tengo buena clientela porque ofrezco cosas diferentes. Hago tribales y letras en la nuca", cuenta con alegría al frente de un inmenso letrero con algunas de sus creaciones.

Se ve a caballeros con la barba llena de diseños y patillas y mentones segmentados a punta de cuchilla.

El autor dice que aprendió empíricamente y que lo único que ha hecho es tratar de innovar en su oficio.

"Soy un artista, mi lienzo es la cabeza", se ufana y luego entra al local para demostrar que su local, además de salón de belleza, es un rincón de la comunidad afrodescendiente en Bogotá. Una representante de esta cultura es Mayerli, la 'dura' de las trenzas y las rastas.

Nació hace 27 años en Puerto Tejada (Cauca) y se vino a Bogotá a buscar oportunidades. Las manos de Mayerli son famosas en el barrio El Carmen.

Tiene clientas que le pagan hasta 90 mil pesos por una trenza hecha con pelo falso y que llega hasta la cintura.

Jimy cobra 6 mil pesos por un corte normal y 12 mil por los tribales y el diseño de barba, trabajos a los que le dedica hasta una hora.

Al frente de una de las sillas, unos letreros llaman la atención de los visitantes.

"El político más importante del mundo es negro, el deportista más rápido es negro y uno de la mejores tenistas es negra... Michael Jackson debe estar diciendo: 'la embarré'''.

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper
Paginar