Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 01:43 p.m. - jueves 17 de abril de 2014

10:16 p.m.

En Miraflores (Boyacá) se encuentra la 'abuelita' con más edad de Colombia.

En Miraflores (Boyacá) se encuentra la 'abuelita' con más edad de Colombia.

Doña Benedita es muy devota a la Virgen. Todos los días, en la pequeña capilla de la Casa Hogar San José, reza y pide a Dios para que le siga dando salud.

Foto: Luis Lizarazo García

El 4 de agosto doña Benedicta Rodríguez cumplirá 110 años de vida. La mujer, que vive en la Casa Hogar San José de Miraflores, recuerda con nostalgia la muerte de su único hijo y su esposo.

Si hay algo que a doña Benedicta Rodríguez Roa jamás le dejará de gustar son los helados.

A sus 110 años, ni los achaques propios de la edad, ni las prohibiciones médicas le permiten privarse de ese placer.
"Hay que disfrutar mientras se pueda, pues a la tumba uno nada se lleva", comentó la mujer de 1,45 metros de estatura, a quien le gusta declamar coplas.

Durante más de un centenar de años, esta anciana, oriunda de Sabanalarga (Casanare), ha sido testigo de los pasajes más relevantes de la historia de Colombia e incluso víctima de ellos. Por eso recuerda en medio de lágrimas la muerte de su único hijo, llamado Joaquín, en la época de la violencia.

"Nunca supe quién lo mató, pero el gran dolor por su pérdida es imborrable", aseguró doña Benedicta, quien indicó que desde hace más de 30 años vive en Miraflores.

A la Casa Hogar San José, ubicada en esa localidad, llegó hace cuatro años, proveniente de una finca ubicada en la vereda Arrayanes, en compañía de su esposo Tulio Ramírez, quien falleció hace dos años en ese lugar, al lado de su amada.

"Ellos (los ancianos) llegaron aquí porque fueron atacados en su propia finca por un señor que no era de acá. Venían muy heridos", señaló Estella Pulido, directora de la Casa Hogar.

La Funcionaria agregó que, pese a la tristeza que le produjo la muerte de su pareja, doña Benedicta nunca ha perdido su alegría y sus ganas de vivir.

"Le encanta el sancocho, de hecho come de todo y nada le hace daño. Sin embargo, no le gusta la ensalada", afirmó Pulido, quien añadió que a la mujer, que nació el 4 de agosto de 1.900, le gusta compartir en grupo.

"Se la lleva muy bien con los otros 55 compañeros que actualmente hacen parte del Hogar, pero cuando se pelea con alguien, no se puede volver a pasar por su lado durante algún tiempo porque es muy malgeniada", mencionó Pulido.

A parte de gustarle los sombreros, esta mujer que -asegura- vibró con los logros de Lucho Herrera y le dolió 'en el alma' la muerte de Luis Carlos Galán, también disfruta escuchando viejos boleros, asistiendo a misa y conversando con los vecinos en la silla que le fue ubicada esquina de la Casa Hogar.

"A Dios le pido que me de salud, nada más", asevera con voz recia doña Benedicta, para quien la Semana Santa y la Navidad son fechas muy importantes.

A esta hija putativa de Miraflores aún le duele el hecho de haberse tenido que desplazar de su finca, pues extraña sus gallinas y perros que la acompañaban.

"Ella es muy hacendosa, le gusta, sobre todo, colaborar en la cocina", señaló Pulido, quien recuerda el inmenso amor que don Tulio le profesaba.

"Pocos días después de haber llegado a la Casa Hogar, el señor Ramírez decidió devolverse a su finca, pero debido al mal estado de salud que presentaba en ese entonces doña Benedicta, resolvimos trasladarla nuevamente. En vista de esta situación, don Tulio caminaba todos los días durante más de 30 minutos desde su residencia a visitarla. Sin embargo, un mes después, decidió radicarse definitivamente en el Hogar, pues se dio cuenta que no podía vivir sin ella", dijo la directora del lugar.

Pulido aprovechó la oportunidad para llamar la atención del Gobierno para que les ayude económicamente, ya que -asevera- la situación financiera de la Casa Hogar es muy complicada.

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper