Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 10:33 p.m. - martes 15 de abril de 2014

Colombia 04:16 p.m.

Las tractomulas se tomaron Ubaté

Las tractomulas se tomaron Ubaté

Concurso Nacional de Tractomulas.

Foto: Archivo.

Mujeres y hombres participaron en la competencia de la capital lechera de Colombia.

Diana, Jenny, Adriana y Cindy son cuatro de las diez mujeres que participaron en el desfile de cabezotes el 29 de julio en Ubaté. Quizás muchos imaginarán a una tractomulera con apariencia tosca, desaliñada y hasta un poco varonil, pero estas mujeres, contrario a lo que se piensa, son bastante femeninas y preocupadas por su apariencia física. Todas tenían el pelo arreglado, ropa ceñida al cuerpo y el rostro maquillado.

El conducir estas pesadas máquinas no es un impedimento para que ellas usen parte de su tiempo en retocarse y lucir bonitas, no sólo para sus novios o esposos, sino también para el público.

Cindy Maritza Forero, con 27 años, rompe con la imagen que se tiene de las mujeres que manejan vehículos pesados. Vestida con jeans azules entubados, camiseta y chaqueta corta negra y botas oscuras de tacón alto, resaltó entre la multitud. Su pelo rubio, largo y liso, el impecable maquillaje y sus joyas, eran señal de vanidad.

Quizá su apariencia no da para pensar que ella maneja una tractomotor, pero Cindy conduce desde los 13 años. Trabaja en la Secretaría de Tránsito y Transporte de Ubaté. Su papá, quien se dedica a este oficio, le heredó la pasión por los vehículos grandes.

"Llevo 14 años en este hobby. Me parece muy apasionante y para mí es muy fácil, es cómo manejar automóvil, me gusta la emoción que se siente".

Ella fue una de las tractomuleras que hicieron un desfile el pasado 29 de julio en la novena edición del Concurso Nacional Bosch de tractomulas 'Villa de San Diego Ubaté'. Piques, obstáculos y trailers fueron las categorías que hicieron parte de esta competencia, en la que participaron más de cien tractomulas, especialmente de las regiones de Cundinamarca y Boyacá.

Más de diez mil personas asistieron al concurso como espectadores. "Esto siempre ha sido muy bonito en la región, a las personas les gusta mucho y se emocionan con cada una de las pruebas. La gente del pueblo apoya demasiado a la región y le hacen barra a cada uno de los conductores", afirma Claudia Briceño, una de las organizadoras del evento.

Otra de las mujeres participantes fue Diana Pinilla. Mientras que algunas prefieren los automóviles pequeños por comodidad, Diana maneja una Ford Cargo 815. "Me encanta conducir carros grandes por la adrenalina, es muy rico...es indescriptible lo que se siente al estar montada allí".

Ella creció entre máquinas pesadas con las que sus padres laboraban diariamente. En ocasiones acompaña a su esposo, quien se dedica a manejar tractomulas hace cuatro años.

Adriana María Sarmiento, estudiante de segundo semestre de Ingeniería Química, fue una de las más jóvenes en el concurso. Con 18 años, obtuvo esta pasión gracias a su papá, quien le enseñó a conducir cuando tenía tan solo 10 años. Primero aprendió a manejar la cabrilla, luego los pedales y por último la caja. Ahora su papá la deja conducir, pero aún tiene que pedirle permiso para competir con otras mujeres en los piques.

"A mi papá le gusta que yo saque la tractomula y participe en concursos. Tengo un hermano pequeño y seguramente él también aprenderá a manejar" afirma Adriana.

Los tiempos han cambiado y las mujeres ahora demuestran que son fuertes y capaces de desempeñarse en cualquier actividad. No hay ninguna restricción para que estas aventureras emprendan este oficio que ha generado gran aceptación por parte de los hombres, quienes ya no se rehúsan a aceptarlas, sino que por el contrario, les brindan su apoyo y les transmiten sus conocimientos. Después de todo, detrás de un gran hombre siempre hay una mujer.

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper