Colombia
ARTICULO PATROCINADO POR
ASDASD

Cáncer de seno: mitos y realidades

Es el segundo cáncer más común en el mundo y el más frecuente entre las mujeres.

asdasdasd

       

Foto:

       

28 de febrero 2018 , 09:26 a.m.


En Colombia, según el Instituto Nacional de Cancerología, la probabilidad de que una mujer desarrolle cáncer de seno a lo largo de su vida es de 1 en 16, mientras que el riesgo de morir a consecuencia de esta enfermedad es 1 en 50, siendo la causa de que se diagnostiquen cerca de 7.000 casos nuevos cada año, y mueran alrededor de 2.500 mujeres (MSPS-Colciencias, 2013).

Es por esto que es indispensable revisar los mitos más frecuentes sobre el cáncer de seno o mama y la realidad del mismo.

MITO: el cáncer de seno solo afecta a las mujeres.
REALIDAD: si bien es el tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres, no es cierto que solo afecte a este género, se sabe que puede afectar al 1 por ciento de la población masculina; los hombres con historia familiar de cáncer de seno deben considerar el riesgo de heredar la enfermedad.

MITO: el cáncer de seno es hereditario.

REALIDAD: el cáncer de seno NO siempre es hereditario. La mayor parte de los tumores malignos de seno se presentan en mujeres que no tienen antecedentes familiares. De todas maneras, aquellas que sí los poseen (el factor hereditario), tienen un riesgo mayor de desarrollar la enfermedad, por eso son tan importantes los controles “prematuros” en personas con diagnóstico de este tipo de cáncer en la familia.

MITO: los golpes o traumas en los senos pueden producir cáncer.

REALIDAD: un golpe produce dolor o morados, pero no hay ninguna relación entre estos y el hecho de que aparezca cáncer de seno.

MITO: el cáncer de seno no es curable, solo controlable.

REALIDAD: el diagnóstico en una etapa temprana y los tratamientos actuales permiten que muchas mujeres se curen y tengan pocas probabilidades de que el mismo recurra.

MITO: el dolor de seno es síntoma de cáncer.

REALIDAD: si bien es un síntoma importante y su aparición puede alertar a la afectada, NO es un síntoma pivote para cáncer, merecen más atención los cambios en la arquitectura mamaria, es decir, masas solitarias, cambios en textura de la piel, inversión del pezón o cambios en la coloración del seno. Generalmente el dolor de seno puede ser síntoma de cambios generados por el estado fibroquístico mamario, entidad no patológica mediada por cambios hormonales cíclicos femeninos.

MITO: cualquier tumoración que se palpe en el seno indica la presencia de cáncer de seno.

REALIDAD: ocho de cada diez nódulos palpados en los senos son benignos o no cancerosos, y responden a alteraciones normales -y muy comunes- en el tejido de los senos, a esto se conoce como estado fibroquístico mamario relacionado también con el dolor mamario.
 
MITO: la utilización de método anticonceptivo oral o pastillas anticonceptivas pueden producir cáncer de seno.

REALIDAD: la mayoría de los estudios coinciden en que no existe relación alguna entre las pastillas anticonceptivas y el cáncer de seno, especialmente cuando se trata de las fórmulas más modernas, que contienen bajas dosis de estrógeno y de progesterona.

MITO: las mamografías ayudan a detectar cualquier tumor en el seno, pero el exceso de radiaciones puede producir cáncer.

REALIDAD: durante una mamografía se utilizan dosis mínimas de rayos X sobre los senos, por lo cual el riesgo de que haya daño es prácticamente nulo.
MITO: la mamoplastia de aumento (estética) puede aumentar el riesgo de presentar cáncer de seno.

REALIDAD: la mamoplastia estética y/o correctiva NO predispone a la aparición de cáncer de seno, solo podría dificultar futuras evaluaciones mamarias en la búsqueda activa de tumores dada la presencia de las prótesis.

MITO: la gestación y la lactancia son factores de riesgo para la aparición de cáncer de seno.

REALIDAD: nada más alejado de la realidad ya que por el contrario la gestación y la lactancia permiten la maduración completa de la glándula mamaria, generando un tipo de células protectoras contra el cáncer de seno.

MITO: el sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo aumentan el riesgo de padecer cáncer de seno.

ESTO NO ES NINGUN MITO, ES UNA REALIDAD. En estudios realizados sobre la relación entre peso y cáncer de seno, se indica que las mujeres que aumentan entre 10 y 15 kilos después de los 18 años tienen un 40 por ciento más de posibilidades de padecer de cáncer de seno que las que mantienen su peso bajo control. El riesgo se duplica si la mujer aumenta más de 30 kilos, por eso ojo, a controlar el peso.

Estos y muchos más mitos y realidades existen en relación al cáncer de seno, situaciones que muchas veces impiden un adecuado diagnóstico de esta patología. Por esa razón, se busca concienciar a las lectoras y lectores a tener un criterio más acertado al momento de pensar en su salud.

La invitación es a difundir este conocimiento a sus familiares y conocidos, y a su vez, a ser parte activa de la señal Rosa que ha sido creada para alertar y recordar mensualmente la realización del autoexamen de mama. ¡Actívela ya! http://senalrosa.saludmarket.com/

Doctor John Oñate Araujo
Director Médico Fundación Universitaria del Área Andina

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA