Cali

Sigue la alerta por hostigamientos en Cauca 

El más reciente, contra estación de Policía de La Vega. Indígenas hicieron llamado a autoridades. 

Los líderes del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) se mantienen preocupados por la situación. El año pasado hicieron marcha con violentos.

Los líderes del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) se mantienen preocupados por la situación. El año pasado hicieron marcha con violentos.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

26 de febrero 2018 , 11:00 a.m.

Luego del hostigamiento contra la estación de Policía en La Vega, dos semanas después del primero registrado en Corinto y luego un segundo, en la misma localidad, líderes campesinos e indígenas volvieron a lanzar un llamado a las autoridades del departamento. Reclaman más acciones del Estado, luego de que la región había permanecido por algunos meses en calma, después de los acuerdos de paz con las Farc. 

El secretario de Gobierno de La Vega, Juan Pablo Burbano Muñoz, dijo que unidades policiales están en la zona y en el sector conocido como Los Cruceros, cerro donde se localizan antenas de telefonía celular.

Por cerca de media hora duró el intercambio de disparos del sábado, lo que produjo temor y zozobra entre los pobladores, los cuales se resguardaron en sus viviendas, mientras se retomaba la normalidad. No hubo reporte de heridos, o de daños graves.

Burbano agregó que desconoce los autores del ataque, pero que de acuerdo a las autoridades, aquella es una zona de influencia de la guerrilla del Eln y de grupos dedicados a la minería ilegal y del narcotráfico.

Hace más de una semana, el atentado contra el líder indígena Ricardo Gembuel hizo que los aborígenes lanzaron la alerta. Gembuel fue herido por disparos que le afectaron el tórax y el hígado.  cuando se movilizaba en su motocicleta por la vía Panamericana, por el sector El Cofre, en Cajibío, en el norte del Cauca.

Así mismo, la guardia indígena en esta región del suroccidente colombiano recordó el llamado que hizo sobre la necesidad de que los violentos abandonen los territorios caucanos. Este llamado se retomó, luego del primer hostigamiento en Corinto en este mes, municipio también del norte del departamento.

La Defensoría del Pueblo en este departamento explicó que la situación en la región se mantiene delicada en los últimos años, debido a que se vienen presentando presiones y violencia bajo pugnas de bandas como las autodefensas gaitanistas, Águilas Negras Nueva Generación, además del clan del Golfo, que se suman al Eln en territorios que antes eran de influencia de las Farc, con cultivos de coca y minería ilegal.

Se vienen presentando presiones y violencia bajo pugnas de bandas como las autodefensas gaitanistas, Águilas Negras Nueva Generación, que se suman al Eln


La consejera de de la Onic y miembro del Cric, Aída Quilcué, dijo que si bien en todo este conflicto se encuentran involucrados grupos subversivos, también es cierto que otros factores tienen que ver en la violencia.


“Actualmente en el Cauca hay disidencias, Eln, Elp y grupos paramilitares, pero ese no es el único problema que tenemos. Están el narcotráfico, la minería ilegal, los intereses que hay sobre la exploración y la explotación de los recursos naturales, y el ejercicio también de control territorial”, dijo la consejera Quilcué.“Todos estos conflictos ponen en riesgo tanto a la comunidad, como a la autoridad, así como a la guardia indígena. Estamos pasando por momentos muy complejos en el Cauca y el reto que tenemos es seguir fortaleciendo los procesos organizativos dentro de las comunidades”, agregó.

“Los indígenas hemos defendido, primero el territorio. Segundo, la autonomía y tercero, nuestras formas de organización que podrían representar un riesgo para una política neoliberal, no para el Gobierno, y esta viene acompañada de la explotación de oro y petróleo. Pero además de los indígenas, vemos la afectación a campesinos y comunidades afrocolombianas”, anotó la dirigente Quilcué al recalcar que en Cauca hay 10 pueblos aborígenes. Son los totoroes, nasas, yanakonas, kokonukos, misak, kisgo, ambaló, polindaras, ingas y eperaras-siapiraras.

Entre tanto, organizaciones como Somos Defensores, ¡Pacifista! y el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), coinciden en afirmar en que se la violencia, por ejemplo, hacia los indígenas se debe a disputas por la tierra. Según Indepaz, de 32 líderes sociales asesinados en todo el Cauca, en el 2017, 10 eran indígenas.

Pero, el Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) y la Organización Nacional Indígena (Onic) reclaman que no hay capturas por la mayoría de los asesinatos. Uno de esos crímenes fue el de Olmedo Pito García, integrante del Movimiento Sin Tierra Nietos de Manuel Quintín Lame, el 9 de enero de 2017, en Caloto.
Cuando iban en una moto que desapareció, los indígenas Ángel Yunda y Jairo Andrés Mosquera fueron asesinados el 15 de enero de ese entonces, en Suárez.

El 22 de marzo, en una hacienda, Javier Oteca Pilcué, de 44 años, fue asesinado por hombres que vestían prendas de una empresa agroindustrial.

En abril siguiente, el gobernador indígena del cabildo Kite Kiwe, Gerson Acosta, fue asesinado en Timbío, tras una reunión. Él exigía respuestas sobre los autores intelectuales de la masacre del Naya, donde cayeron indígenas y campesinos a manos de paramilitares.

No obstante, las comunidades atribuyeron a la Policía, la muerte de Efigenia Vásquez, comunicadora de la emisora Renacer, en Coconuco, en el municipio Puracé, el 8 de octubre. Fue cuando cubría un bloqueo de indígenas que luchan por un predio de termales.

POPAYÁN Y CALI

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA