Cali

El regalo que recibieron los 91 mejores bachilleres de Cali

Alianza entre la Secretaría de Educación y Promotora de Turismo hizo realidad su primer vuelo.

Estudiantes de Cali viajando

Los jóvenes aprendieron de historia en cada sitio

Foto:

Cortesía Belisario Marín

28 de noviembre 2017 , 07:35 a.m.

Con el miedo que invade las coyunturas y la emoción que acelera el corazón, 91 jóvenes, los mejores bachilleres de instituciones educativas públicas de Cali, llegaron al aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, muchos para montarse a un avión por primera vez.

Su viaje era explorar el centro del país, una recompensa lograda tras largas jornadas de estudios.

La nota más alta, sin duda, fue vivir la experiencia mediante una alianza entre la Secretaría de Educación de Cali y la agencia de viajes del empresario Belisario Marín.
Los seleccionados hacían parte de la zona rural y urbana de Cali, en su mayoría, de bajos recursos, que se destacaron por sus buenas calificaciones.

Estudiantes de Cali viajando

En Tunja

Foto:

Cortesía Belisario Marín

“La idea nació tras una reunión que sostuve con la secretaria de educación, Luz Elena Azcárate, donde me contó sobre las 91 instituciones a las que le hace seguimiento. Charlamos sobre la importancia de la educación y los sueños que tienen estos niños desde el colegio y me hice la pregunta ¿por qué no llevarlos a viajar como premio a su dedicación?”, reseñó Marín.

Subidos ya en el avión, el capitán de la aeronave hizo sonar por sus altoparlantes algo más que el itinerario de vuelo y pero que le daba más emoción a la travesía: “un saludo especial a los mejores 91 estudiantes de bachillerato de Cali, que tengan feliz viaje”, y los aplausos no se hicieron esperar.

Para Luz Elena Azcárate, secretaria de educación, es importante que se sigan sumando más empresas privadas para motivar a la juventud caleña.

“La educación pública nos toca a todos, y estos 'viajeros para el progreso', como hoy les decimos, son el ejemplo que deben tomar las organizaciones para que se sumen a fortalecer las competencias de los estudiantes y aportar a una educación pública de calidad”, precisó Azcárate.

Esta idea fue compartida por Hugo Alberto Lozano, rector de la ciudadela Nuevo Latir al indicar que “La experiencia provocó que algunos rectores nos sentemos a elaborar un plan de reconocimiento para chicos y chicas, a partir de diferentes criterios, no solo excelencia académica sino otros valores”.

Para Lozano las experiencias vividas cambiaron las expectativas de vida de los jóvenes viajeros "creamos un grupo en redes donde cada uno cuenta las experiencias encontradas y los sueños que tienen, es una especie de reto salir adelante", cuenta el rector.

“Más allá de donación de recursos, que muchas veces se pierden en manos incorrectas, usted puede brindar sonrisas, esas duran para toda la vida”, cuenta Marín, quien relaciona el éxito con la frase de San Francisco de Asís: “porque dando es como se recibe”.

Estudiantes de Cali viajando

Los jóvenes vivieron una experiencia de recordar

Foto:

Cortesía Belisario Marín

Para viajar los estudiantes fueron repartidos en dos grupos; el primero salió el sábado 18 de noviembre en un vuelo con 45 estudiantes y el segundo viajó el sábado 25 con 46 estudiantes.

Daniel Angulo, rector del colegio Luis Fernando Caicedo, del barrio Terrón Colorado, destacó la jornada. “Al inicio los padres tenían miedo porque algunos niños ni siquiera habían salido de la ciudad, luego se emocionaron por las anécdotas que trajeron”, cuenta.

Para el rector es importante que las alianzas público - privadas se sigan realizando en la ciudad. “Muchas veces no hay alternativas de poder ofrecer a los estudiantes otro tipo de encuentros diferentes a los del barrio, por eso es bueno que les muestren otras ventanas a la vida”, recalcó.

Al llegar a Bogotá, los viajeros hicieron su paso por la Casa de Nariño, las calles del Congreso, el Museo de La Independencia, el Museo del Oro, el Planetario, la Catedral de Sal de Zipaquirá, el Puente de Boyacá y Tunja.

Antes de regresar a Cali los niños se reunieron con varios vallecaucanos radicados en Bogotá que les contaron sus historias de vida.

“Cantar el himno en el puente de Boyacá, después de una charla de historia y con los ojos cerrados fue simplemente maravilloso”, recuerda Marín.

El empresario, con más de 40 años de viajes, gestionó los permisos de los estudiantes. Siempre cuenta que “cuando llegué a Cali de mi natal Caicedonia, lo hice con una mano atrás y otra adelante; mi empresa nació tras empeñar un reloj en la prendería de don Chepe; de estudio solo mi bachillerato, pero eso sí, muchas ganas de progresar y es por eso que quería mostrarles a los jóvenes que los sueños se cumplen”, dijo.

CALI

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA