Cali

'Radio Tigre', la emisora que en 'su salsa' marcó la historia de Cali

Con 24 horas de programación la emisora se ganó el corazón de los caleños. Hoy es muy recordada.

Radio Tigre

Los locutores de 'Radio Tigre' fueron reconocidos y queridos por toda la comunidad caleña

Foto:

Cortesía

17 de febrero 2018 , 12:00 p.m.

Fue en aquellos años setenteros en los que la voz del ya fallecido padre Alfonso Hurtado Galvis empezó a ser desplazada por la transmisión de la música salsa, lo cual le incomodó bastante, porque en esa época solía escucharse a través de la radio y por cada rincón de Cali todo lo que el religioso tenía por decir, mientras se celebraba la Semana Santa.

“¡Oiga! Le cuento que el padre Hurtado se pegó la enojada del siglo. Él hacía el ‘Sermón de las Siete Palabras’, estaba en sus cosas religiosas y en una emisora comenzaron a colocar ¡pura salsa todo el día! El padre dijo que eso era pecado y se formó un problema, porque la sintonía se dividió”, recuerda William Peña Meneses, un apasionado bailador de la vieja guardia.

Es que cuenta la tradición oral que ese día, un Jueves Santo de 1973, la salsa llegó hasta los cerros de Las Tres Cruces y Cristo Rey, pues los religiosos que ascendían no sólo cargaban sobre sus hombros los pecados y arrepentimientos, también grandes grabadoras y transistores de pila, para escuchar la voz del padre que era como una especie de combustible para llegar a la cima.

“Vea, eso eran como las 8:30 a.m. cuando yo escuché salsa en el camino a la loma y, como a mí me gustaba ¡Yo era ‘pecador’!”, dice entre risas William, y agrega que como ya había el rumor de que estaban poniendo “música pecadora” en otra emisora, la gente por pura curiosidad la sintonizaba.

Édgar Hernán Arce y Benhur Lozada

Édgar Hernán Arce y Benhur Lozada son locutores que siguen fieles a su pasión salsera y han sido protagonistas en el Mundial de Salsa.

Foto:

Juan Bautista Díaz / EL TIEMPO

“El padre entró en cólera porque las creencias católicas estaban muy arraigadas y en Semana Santa, lo que no fuera música sacra, era pecado”, anota.

La causa de todo ese alboroto rumbero y anormal era el estreno de ‘Radio Tigre’ (de Caracol), la primera emisora que sonó 24 horas de salsa en Cali y que ayudó a ratificar la identidad salsera de los caleños, junto con los programas de radio especializados en ese movimiento musical, y el aporte de los locutores que se convirtieron en la voz ‘al aire’ y el impulso de toda esa pasión.

“El padre Hurtado sufrió la presión de las señoras camanduleras de la época, que lo llamaron por teléfono y le contaron que una emisora ponía ¡salsa brava y boogaloo, a la lata! Al mediodía, el padre se despachó con reclamos, al aire, pero le salió ‘el tiro por la culata’ porque ¡disparó la emisora! Casi todo Cali la buscó y se quedó en ella ¡Ese lanzamiento fue un éxito!”, recuerda el locutor Édgar Hernán Arce, quien llegó a ser director y programador musical de la emisora.

Quizás sonó un arrebatado ‘Jala Jala’ de Richie Ray y Bobby Cruz, o se evocó a la ‘Micaela’ de Pete Rodríguez, que bailaba boogaloo, pero en Cali lo hacía a revoluciones aceleradas. Esa descarga musical era algo de otro mundo.

Benhur Lozada

Benhur Lozada hizo el programa dedicado a la ‘Sonora Matancera’

Foto:

Cortesía Benhur Lozada

También llamaba la atención que la emisora no se identificaba con un nombre, cuenta Arce, y la sorpresa posterior fue un concurso en el cual los caleños “lo elegirían”, aunque se dice que el nombre “ya estaba definido”.

“Se lanza la emisora, pero no el nombre. En el periodo de prueba se da el concurso y la llegada de los locutores. Varias personas atinaron al nombre, pero ya estaban montadas las promociones: ‘Hay un tigre suelto… ¡Sígale la huella! Radio Tigre, la emisora con alma caleña’”, grita con emoción Édgar, al asegurar que esa ‘promo’ “es la más recordada”.

Y si se habla de recuerdos, según Benhur Lozada, quien también fue locutor en Radio Tigre, estos se quedaron en la memoria de los conductores de los buses, a los que saludaba constantemente.

Si bien en los años setenta ya se escuchaba salsa, a través de las emisoras, “Radio Tigre es la que entra a manejar completamente salsa. Los boleros que se escuchaban eran ‘boleros salseros’.

Entre los locutores que pasaron por Radio Tigre: Raúl Palomino y César Augusto Ortiz

La ‘Radio El Sol’ de esa época ponía salsa y también otros géneros, era a lo que hoy se le llama ‘crossover’, explica el locutor Édgar Arce. Para Benhur Lozada, también locutor, “Radio Tigre es la que masificó el concepto de la salsa en los caleños. El Sol puso los pinitos”.

“¡Saludos al ‘Care Palo’ en la Papagayo!”, decía algún locutor entusiasmado en horas de la mañana, recuerda Benhur, o “¿Cómo amaneció el ‘Peludo’?”, le preguntaban al del bus ‘Crema y Rojo’.

Era toda una estrategia que no sólo involucraba poner a sonar el ‘Rompe Saragüey’ de Hector Lavoe o una pachanga bien “viejotequera”, se trataba de que la ama de casa, el obrero, el estudiante y hasta el doctor, sintieran la emisora y la salsa parte de ellos, como algo que los acompañaba a todas partes.

También locutaron Esaín Tello, Óscar Rivas, Alfredo, ‘El Diablo’, Cajiao, entre otros talentos.


Para Benhur, “Radio Tigre tenía una grandísima ventaja y era que se conseguía la lista de los motoristas de las empresas de buses urbanos, ahí estaban los apodos, y ellos siempre mantenían pendientes, para ver a quién saludaban. Eso era en el programa ‘Despertador con Sabor’ ”.

Y no solo los conductores vivían sintonizados, también los pasajeros porque se hacían chistes todo el tiempo, por ejemplo, se podía escuchar al locutor decir: “¡Vea, Señora! Sí ¡Usted! La de la blusa roja, coooorrase un poquito para atrás, por favor”, repite, entre risas, Benhur.

“Cuando los locutores hablaban de ‘alma caleña’ es porque nosotros, la salsa, siempre la llevamos en el corazón, en el alma. Para nosotros, la salsa forma parte de nuestro día a día, nosotros la sentimos. Ese eslogan lo que hizo fue acentuar todo eso. A un caleño, en cualquier parte del mundo, siempre le dicen que baile salsa, así no sea buen bailarín, lo relacionan con ella”, expresa con emoción el bailador William, quien ha participado en el Salsódromo, en el ala de la vieja guardia.

En prensa, Radio Tigre solía poner avisos en los cuales invitaba a que la sintonizaran

Gloria González, bailadora, también dice que Radio Tigre “marcó a muchos caleños porque siempre ponía la música de la sabrosura, eso era de todos los días”. Gloria es de esas que se ponen su mejor pinta para ir a la viejoteca el domingo y recordar que los temas ‘La pachanga se baila así’ o ‘Palo de mango’ se bailan con estilo bien ‘arrebatao’.

“Me acuerdo que en ese tiempo empezó a haber competencia y las otras emisoras programaron más salsa. De esa radio, los más viejitos y rumberos nos acordamos”, dice.

Las estrategias de Radio Tigre hicieron que la gente se apropiara de la salsa y de las voces que la impulsaron. La competencia fue creciendo y, así mismo, los programas especializados. Con el tiempo, los cambios y las transformaciones en el contexto radial hicieron que Radio Tigre desapareciera, más no su legado.

En 1973, se podía sintonizar la emisora Radio Tigre en el dial 1500 de Caracol

Desde distintos escenarios, los locutores siguieron impulsando la salsa, incluso muchos, como Benhur y Édgar, animaban los grandes conciertos y preparaban festivales.

Radio Tigre marcó la historia de la radio caleña y aportó a la construcción de la identidad salsera de la ciudad, pero ese aporte ha sido poco valorado y poco conocido, al igual que el de las otras emisoras y la radio, en general.

“La experiencia en Radio Tigre fue maravillosa y, ante todo, porque ayudamos a que Cali sea lo que es hoy: salsera. Cada vez que un bailarín gana por fuera o los discos suenan, yo también siento una satisfacción, como si el triunfo también fuera mío”, anota Édgar Arce.

Radio Tigre

Los locutores eran muy queridos

Foto:

Cortesía Benhur Lozada

Benhur y Édgar, leyendas en vida de la radio, dicen que ha sido un medio asequible por el cual la salsa permeó la cotidianidad de la gente, y que no sólo bailarines y orquestas han aportando a la identidad salsera. “Estoy completamente seguro de que la radio fue el factor fundamental, definitivo y masivo por el cual hoy Cali es lo que es”, asegura Édgar.

Según el investigador y docente Alejandro Ulloa, en su libro La Salsa en Cali: Cultura Urbana, Música y Medios de Comunicación, la salsa es "un género popular de origen afrocaribeño incubado en el barrio latino de Nueva York, hacia 1960, sobre la base de géneros -matrices afrocubanos (el son, el danzón, la guaracha y el guaguancó) enriquecida con el aporte de los géneros populares y folclóricos de Puerto Rico (la bomba y la plena), y de otros pueblos del área del Caribe, así como con algunos elementos procedentes del jazz norteamericano".

A Cali, la salsa llegó en los discos de acetato, que los marineros traían al puerto de Buenaventura y también a través de la onda corta de radio cubana.

LUISA BOLAÑOS 
PERIODISTA DIARIO ADN

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA