Cali

Jaiber Manjarres, el maestro detrás de los triunfos de Óscar Figueroa

Orientó por 10 años al campeón olímpico y celebró el triunfo de su pupilo.

fg

Jaiber Manjarres (der.), entrenador de Figueroa.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

09 de agosto 2016 , 04:56 p.m.

A Jaiber Manjarres lo sorprendió el triunfo de Óscar Figueroa, uno de sus hijos en el levantamiento de pesas, en su tarea de siempre como entrenador de halterofilia en la Liga del Valle. Fue una alegría sencilla. Recibió la noticia en traje de entreno, junto a otros pesistas, quienes se emocionaron al lado del maestro, ese que fue figura como deportista y ha guiado a varias generaciones. (Lea también: '¡Es lo más lindo que me pasó en la vida!': Columna de Óscar Figueroa)

El entrenador interrumpió solo por unos minutos esa disciplina sagrada de las prácticas y fue hasta un televisor cercano en el que ya resonaba que Colombia tenía el primer hombre campeón en unos Juegos Olímpicos.

En los pasillos de la Unidad Deportiva Panamerica sí se sentía la emoción por la noticia. También en la Universidad Santiago de Cali, en la que Figueroa estudia becado administración de empresas. "Felicitaciones al santiaguino", dice el mensaje de esa institución.

Figueroa lo ha dicho: Manjarres fue como un padre cuando él tenía escasos 12 años, pesaba 34 kilos y se arrimó al coliseo de Pesas de Cartago.

rtyhfgh

Manjarres, durante una charla con sus pupilos de la Liga del Valle.

Foto:

A ese municipio llegó de la mano de su mamá, Hermelinda Mosquera. Ella, chocoana, se los trajo de Zaragoza (Antioquia), donde tuvo a Óscar el 24 de abril de 1983. Su viaje al Valle fue en 1992, con otros tres hijos, y arribó a la casa de una hermana en busca de oportunidades, las que no encontró en la minería artesanal.

"Yo lo conocí (a Óscar) en 1996 en Cartago, él llegó ahí por un tema de desplazamiento, y un año después se vino para Cali. Desde entonces empezamos a entrenar juntos. Él tiene todas las condiciones para ser lo que es ahora", narró Manjarres.

Un año después se trasladó a Cali, a un inquilinato que era pagado por el mismo Jaiber, pues era cuestión de confianza, ya que Óscar tenía el talento suficiente.

Al pesista no lo ha frenado nada, ni esa jornada de Juegos Olímpicos Pekín-2008 cuando una hernia discal en pleno escenario lo dejó sin poder apretar siquiera sus manos.

Manjarres recuerda que el deportista se resistía a una cirugía que lo hubiera sacado para siempre del sueño olímpico.

Una operación no invasiva a cargo del doctor Jorge Ramírez le permitió seguir en ese sueño. En 2012, vino la medalla de plata en los Juegos de Londres. "Óscar sabe lo que quiere, siempre lo supo", dice Manjarres.

Llora el Campeón!!!
Llora Oscar Figueroa 😭😭😭
Medalla de #Oro 💪🏻💪🏻💪🏻#LevantamientoDePesas pic.twitter.com/27BD7Tbfd4

— Ronald Quintero ☻ ® (@ronaldquintero) 8 de agosto de 2016

Desde hace un año no trabaja con el deportista, ahora cuenta con otro entrenador.

Cerca del salón en el que alguna vez tuvo sus ojos puestos en una joven promesa, lo vio triunfar a través de un televisor. Pero, como siempre, Manjarres volvió a entrenar y a poner el ejemplo que vio Figueroa en su trabajo de todos los días. 

CALI

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA