Cali

Enérgico reclamo en Cali por presos en otros países

Hijo de primer colombiano ejecutado en China y otras familias claman más mediación. Siguen dramas.

Marcha en Cali por los presos

Juan José Herrera marchó en Cali, el domingo 12 de marzo, llevando en sus manos las cenizas de su padre, Ismael Enrique Arciniegas. Lo hizo acompañado de familiares de otros presos.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

12 de marzo 2017 , 09:52 p.m.

Cada vez que Ismael Enrique Arciniegas estaba tras las rejas se ponía a escribir. Era la manera por la cual, el caleño que en septiembre iba a cumplir 75 años podía sentirse libre de los riesgos que vivió durante la mitad de su vida. Esos riesgos los había experimentado cuando había llevado droga a países como España, Suiza y Ecuador. Pero en esas naciones no hay pena de muerte. Quizás por eso era consciente de que si lo detenían, podría purgar una condena hasta salir y regresar con su familia en Cali.

Durante esos años de prisión, Ismael siguió escribiendo hasta que exhaló su último aliento a las 9:47 de la noche del lunes 27 de febrero cuando recibió la inyección letal como el primer colombiano en ser sometido a la pena de muerte por haber llevado a China casi cuatro kilos de droga.

Ismael siguió escribiendo hasta que exhaló su último aliento a las 9:47 de la noche del lunes 27 de febrero.

Ismael tenía entre 40 y 60 años cuando estuvo detenido en países europeos y en el vecino Ecuador. Inclusive, cuando sus dos hijos estaban pequeños, Juan José Herrera y Daniel Enrique Murcia, el primero tenía 2 años y el segundo era de brazos, pagaba una condena por narcotráfico en la cárcel La Modelo, de Bogotá. En ese entonces, la madre de sus hijos, María del Socorro Herrera, artesana de la Loma de la Cruz de Cali, falleció por una sobredosis de droga y no pudo despedirse del hombre que la enamoró con poemas y otros escritos. Pero el riesgo de llevar droga aumentaba, cuando Ismael viajaba a China. Ya lo había hecho en dos veces previas a ese país hasta ser detenido, el 21 de junio de 2010 y llevado a la prisión de Guangzhou.

Imagen de Ismael Enrique Arciniegas cuando estaba más joven.

Imagen de Ismael Enrique Arciniegas cuando estaba más joven.

Foto:

Archivo particular

María del Socorro Herrera, artesana de la Loma de la Cruz de Cali, falleció por una sobredosis de droga y no pudo despedirse del hombre que la enamoró con poemas y otros escritos.

En ese entonces, Ismael tenía cientos de escritos para un libro que nunca publicó: La guerra santánica. Pero ahora, que su hijo recibió las cenizas de su padre (la semana pasada, funcionarios de la Cancillería se las entregaron en Cali), también recibió unos cuadernos escritos de puño y letra de Ismael en esa cárcel china.

Esos textos se suman a los que Juan José tiene en una carpeta de hojas amarillentas que atesora y en el que su padre dejó notar sentimientos hacia el narcotráfico que marcó su vida y la de su familia. Así lo recordó en una marcha en Cali, el domingo, para clamar la repatriación vivos de otros colombianos presos con el lema ‘¡Tráiganlos ya!’. En esa marcha, Juan José Herrera pidió al Gobierno Nacional, a la Cancillería y al Ministerio de Justicia, que dialoguen con el primer ministro Chino, sobre todo, por los presos colombianos en esa nación. “No queremos más ejecutados, pedimos clemencia por ellos, que sean trasladados a su país”.

El domingo, durante la marcha en Cali, retumbó: '¡Tráiganlos ya!’ y 'No queremos más ejecutados; pedimos clemencia por ellos, que sean trasladados a su país'.

Vistieron camisetas con este lema.

Participantes en la movilización del domingo vistieron camisetas con este lema.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

“Los gritos de este combate forman este libro. El silencio es el sello de la muerte, la muerte no combate, solo la palabra siembra la vida, ella crea, ella edifica y ella salva”, es otro de los apartes de los textos de Ismael Arciniegas. "Hay una palabra que condensa la vida y la llena toda: el deber y hay para el hombre de pensamiento a quien las multitudes están habituadas a escuchar una forma indudable de ese deber la de hablar alto y sin miedo en las horas trágicas de historia”. Juan José le prometió a su padre que sacará el libro, como su última voluntad.

Ismael Enrique Arciniegas Valencia.

Ismael Enrique Arciniegas Valencia.

Foto:

Archivo particular

Haré el epílogo del libro de mi padre, Ismael Arciniegas Valencia.


“Haré el epílogo”, dice el joven, de 34 años, al recordar al hombre que vivió en el centro de Cali, al que le apasionaban los tangos, que reconoció que se equivocó y que estuvo entre riesgos por esa droga que lo condenó lejos de su familia.

Un drama en Ecuador por directora de escuela de salsa caleña
Elizabeth España.

Ella es Elizabeth España.

Foto:

Archivo particular

Elizabeth España ama la salsa y a Cali. Eso dice su familia cuando recuerda a la mujer que durante una década estuvo al frente de la academia de baile Star Latina en la ciudad.

Frayman Salazar dijo que su madre viajó a Ecuador contratada por un empresario, con el objetivo de promocionar un evento en ese país.

Añadió que ese hombre le entregó a ella equipos y en uno de ellos, este empresario, según la familia, le habría ocultado el alucinógeno por el cual fue detenida en julio del 2016. Estaba en uno de los parlantes.

Por ello, su hijo aseguró que la señora fue engañada. “Mi madre es una mujer ejemplar”, dijo. Ella está recluida en una cárcel de la provincia ecuatoriana Carchi. La familia reitera al Gobierno su petición de repatriación.

‘Pendientes por regresar vivos a Colombia’

La familia de José Contreras está pendiente de que este colombiano sea repatriado como se lo han asegurado en China. El detenido sufre cáncer de próstata y por enfermedad, de acuerdo con la familia, podría regresar a Colombia.
Así se lo han dicho a una allegada que viajó a Hong Kong, donde está recluido.

El caso fue conocido por la familia de Ismael Arciniegas Valencia, quien recibió el clamor por el colombiano de quien no se conocen más datos. Solo que está enfermo y que en tres oportunidades ha sido trasladado a algún hospital por sus quebrantos de salud.

La familia de Contreras clama desde la distancia por una ayuda y denunció que el colombiano estaría encadenado a la cama en su sitio de reclusión.

Estaría amarrado a la pata de la cama en su sitio de reclusión.

En China también está preso el bonaverense Otilio Ruiz, quien hace un año habría recibido la aprobación para regresar a Colombia por enfermedad y por edad, pero aún no ha sido posible.

A un bugueño le quedan 10 meses de vida en China
Élver Quique sufre diabetes y presión alta.

Élver Quique sufre diabetes y presión alta.

Foto:

Archivo particular

"Apenas escuché que pedían clemencia por un colombiano, decidimos hablar por la vida de mi papá”. Es Kelly Johana Quique, quien clama por su padre, Élver Enrique Quique, condenado a muerte en China, el 28 de diciembre de 2015.

Fue detenido por tráfico de alucinógenos a ese país y la pena fue suspendida. Esos dos años de suspensión se cumplirán el 28 de diciembre de este 2017.

La familia pide a la Cancillería que tramite una carta de clemencia para no ejecutarlo.

Su detención ocurrió en Qingdao. En marzo se cumplirán dos años de su captura por parte de la autoridades del país oriental.

Kelly habla en su nombre y en el de sus hermanos por su padre. Los tuvo de tres uniones y uno de ellos ya falleció.

Ella cuenta que su papá, de 73 años, recibía una pensión de 400.000 pesos y llegó a manejar un motorratón para el sostenimiento de su familia. Él viajó el 7 de marzo de 2015 y el 14 de ese mes se conoció que estaba detenido por la posesión de cinco kilos de cocaína en el equipaje y en el cuerpo.

La familia se enteró de la situación por el Consulado, pero no ha tenido mayores apoyos para tener un solo diálogo en este tiempo.

“Nos piden unas cartas una vez al mes pero de él no hemos recibido una palabra", dice Kelly, una de las hijas menores. Ella dice que un amigo de su padre fue detenido antes en China y lo condenaron a cadena perpetua.

“Mi papá está a la espera de los dos años para saber cuál será su situación”, expresa Kelly.

“Nos piden unas cartas una vez al mes. pero de él no hemos recibido una palabra”, dice. “Tememos que papá no pueda volver vivo. Es una persona con diabetes y presión alta”, anota.

Tememos que papá no pueda volver vivo...

'Se intercede por otros presos en el mundo'


Según el Ministerio de Relaciones Exteriores, en China,  hay cinco colombianos condenados a pena de muerte por este delito (tres sentencias ratificadas y dos en espera de la apelación), 10 a pena de muerte con suspensión por dos años, y 15 a cadena perpetua.

Anotó que hay 15.034 reclusos alrededor del mundo de los cuales el 56.7 por ciento se encuentran detenidos por delitos de narcotráfico, lo que equivale a 8.526 presos. 

"El Gobierno colombiano seguirá haciendo todas las gestiones que estén a su alcance para proteger los derechos de sus ciudadanos, pero no puede garantizar ni la repatriación en todos los casos, ni la no aplicación de la pena de muerte en aquellos países que tienen establecido este castigo. Colombia ha logrado la repatriación efectiva de 172 connacionales, seis de los cuales se alcanzaron por razones humanitarias", indicó el Ministerio.

CALI

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA