Cali

Los huéspedes del área nueva en el Zoológico de Cali

2 jaguares, 2 cóndores y 3 osos irán este mes a Por el camino de los Andes.Entrenan por traslado.  

La pareja de los cóndores de los Andes.

La pareja de los cóndores de los Andes.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

04 de agosto 2017 , 11:25 a.m.

‘Jaguara’ es más sensible a los ruidos y a los cambios en su entorno que ‘Amelí’. Ambas jaguares, la de las grandes manchas y sus ojazos penetrantes y su amiga, la de pelambre negro, comparten el mismo hábitat en el Zoológico de Cali.

Por eso, cuando las jaulas para cada una están dispuestas, con el fin de transportarlas y así empiecen a familiarizarse con el traslado que les espera a la zona inicial de transformación del Zoológico, la primera en marcharse será, precisamente, ella: ‘Jaguara’, de 18 años. Si lo hiciera ‘Amelí’, que no duda en ocupar rápidamente la jaula, ‘Jaguara’ empezaría a dudar y desconfiaría del proceso.

Ella es 'Jaguara'.

Ella es 'Jaguara'.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO



Para que este entrenamiento salga bien no puede haber mucho ruido, pues 'Jaguara’, sobre todo, se pone nerviosa.

Para que este entrenamiento salga bien no puede haber mucho ruido, pues 'Jaguara’, sobre todo, se pone nerviosa.

Jorge Iván Sánchez, jefe de Entrenamiento Animal de uno de los principales atractivos turísticos que enorgullece a los caleños, se le acerca a ‘Jaguara’ para que se habitúe a la jaula, pensando siempre en su bienestar y con una serie de entrenamientos para evitar el uso de dardos que puedan dormirla.

Es así que el mamífero está atenta a seguir las directrices del entrenador, un biólogo de la Universidad de Caldas que hace un año se enamoró de todos los animales del Zoológico y que trabaja con estas jaguares desde hace dos meses, específicamente, para enseñarles a salir y a subirse a la jaula de transporte.

En esta tarea, ‘Jaguara’ recibe un kilo de carne y otro es para ‘Amelí’, como premio cada vez que responden a ese condicionamiento. A diario, estos felinos comen una sola vez y alrededor de las 10:30 de la mañana.

Así que 'Jaguara’ y ‘Amelí’ tuvieron su ración a esa hora en este preparativo por el cambio, pues ya se acerca la fecha para que la nueva área del Zoológico, con el nombre ‘Por el camino de los Andes’, abra sus puertas al público (en un año, al Zoológico le llegan 560.000 visitantes). Esta área mide 3.000 metros cuadrados y está tan avanzada que se mantiene la aspiración de estrenarla a final de este mes.

Es parte de uno de los proyectos más grandes que se trazó el Zoológico, como desde el año pasado lo anunció su directora, María Clara Domínguez. Reiteró que este proyecto se divide en dos fases, la primera es esa, ‘Por el camino de los Andes’, a donde llegarán ‘Jaguara’, con sus 75 kilos, y ‘Amelí’ que a sus 11 años pesa 55 kilos.

También llegará una pareja de cóndores (son monógamos, así que se acompañarán durante lo que les resta de vida): el macho, de 36 años, y la hembra, de 39.

También llegará una pareja de cóndores (son monógamos, así que se acompañarán durante lo que les resta de vida): el macho, de 36 años, y la hembra, de 39.

Otros huéspedes serán los miembros de la familia de los osos de anteojos. La osita, de 140 kilos y 15 años de nacida; el oso macho, de 19 años y de 208 kilos, y su bebé, de un año, de unos 40 kilos.

Dos de los integrantes de la familia de los osos de anteojos.

La mamá oso de anteojos y su bebé hembra de un año.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

Otros huéspedes serán los miembros de la familia de los osos de anteojos. La osita, de 140 kilos y 15 años de nacida; el oso macho, de 19 años y de 208 kilos, y su bebé, de un año, de unos 40 kilos.

Según la directora, esta primera etapa comprende tres casas y “la primera simula una vivienda de pueblo de dos pisos con balcones y escalera interna, inspirada en una casa de paisaje cultural cafetero vallecaucano. A través de las ventanas de la casa, los visitantes podrán observar el hábitat de ambas jaguares”.

Una de las casas en 'Por el camino de los Andes'.

Una de las casas en 'Por el camino de los Andes'.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

La segunda casa destaca los Andes como un territorio vivo para albergar a los cóndores que también han venido siendo entrenados para salir por su propia voluntad del actual hábitat y ocupar las jaulas que los transportarán hacia su destino. Lo vienen haciendo desde hace mes y medio, con el apoyo de Franklin Campillo y Gustavo Fernández. Esta segunda casa ocupa un terreno de 21 metros de largo por 12 de ancho.

En la tercera vivienda estarán los osos de anteojos y el público también los verá por las ventanas.

La mamá oso de anteojos.

La mamá oso de anteojos.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

El Zoológico agregó que el concepto de los Andes se inició cuando la Fundación Zoológica de Cali actualizó su plan de desarrollo físico en el 2013. "Se identificó una zona del Zoológico que tenía hábitats obsoletos, construidos en la década de los 70 y que estaban ubicados en un terreno propicio para empezar este proyecto desde cero."

Otra de las casas del proyecto.

Otra de las casas del proyecto.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

Entrenamientos para que se dejen sacar sangre y controlarles el peso

Pero no solo hay estos entrenamientos para estos propósitos. También los hay para inyectarlos o sacarles sangre. Inclusive, hasta para pesarlos, siempre pensando en su bienestar. 

Así mismo hay maneras para que los animales del Zoológico caleño estiren sus cuerpos y no se vuelvan sedentarios o se mantengan en un solo sitio. El biólogo Sánchez, oriundo de Manizales, explicó que una de esas maneras es poniéndoles esencias en determinados lugares de los hábitats para que, atraídos por el olor, cambien de rutina.


En el caso de las serpientes, por ejemplo, que también hacen sus ‘pausas activas’ para estirarse un poco, las esencias de vainilla y lavanda funcionan a la perfección. El biólogo anotó que así como los seres humanos pueden responder a condicionamientos para lograr determinadas conductas, los animales también y en muchos de los casos, mediante el uso de un silbato como señal o marca dentro de estas prácticas.

En el caso de las serpientes, por ejemplo, que también hacen sus ‘pausas activas’ para estirarse un poco, las esencias de vainilla y lavanda funcionan a la perfección.

“Desde el Ministerio celebramos todo este tipo de iniciativas y procesos a favor del ambiente. Desde todos los ámbitos y entidades podemos aportar a la conservación ambiental y ser un ejemplo para presentes y futuras generaciones”, indicó el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo. 

En cuanto a la segunda fase de obras de transformación en el Zoológico de Cali, los hábitats contemplados serán para los pumas, las dantas de páramo, venados de cola blanca, entre otros. 

Conozca a las primeras hienas en un zoológico colombiano


Los primates del Zoológico de Cali son los consentidos por las altas temperaturas

CAROLINA BOHÓRQUEZ Y JUAN PABLO RUEDA
EL TIEMPO
CALI

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA