Cali

No hay que tener pánico a lo que dice el cuerpo

En la Bienal de Danza de Cali las coreografías y el movimiento se arriesgaron a romper esquemas

Bienal de Danza de Cali

Performance de María José Arjona, ‘Las frecuencias que me hacen’.

Foto:

Juan B. Díaz, EL TIEMPO

06 de noviembre 2017 , 05:36 p.m.

“El movimiento es una cosa muy bonita”, fue lo que se escuchó cuando las luces del Teatro Jorge Isaacs se encendieron y revelaron a una multitud de pie aplaudiendo emocionada luego de ver a la compañía japonesa Sankai Juku, uno de los invitados especiales de la Tercera Edición de la Bienal de Danza de Cali que termina este domingo.

Algunas lágrimas, emoción y hasta uno que otro gesto de incredulidad se evidenciaron durante la puesta en escena de 'Tobari', en el que el círculo de la vida se representó a través de una coreografía con momentos de melancolía y belleza.

Sankai Juku fue una de las más aplaudidas del grupo de las ocho compañías internacionales que participaron en el encuentro dancístico.

Sumado a las 26 agrupaciones nacionales que en contraste entregaron otro sabor en sus presentaciones, la bienal de este año podría catalogarse como el escenario en el que la danza salto sus propias fronteras.

Cerca de mil artistas cumplieron la cita y la tarea de revelar opciones de una expresión artística que sigue creciendo y buscando nuevas alianzas estéticas para llamar la atención de una audiencia que va creciendo poco a poco.

Por eso durante toda esta fiesta cultural no fue extraño ver compañías de danza urbanas de Cali, Medellín o Quibdó confrontando a la gravedad con ritmos de tambores o hip hop en una calle conocida como el Bulevar del Río, mientras que a unas cuadras la compañía de Israel Kibbutz compartía sus conocimientos en una clase magistral, pocas horas antes de presentar 'Horses in the Sky': una pieza de danza fuerte y a la vez muy emocional.

“La danza es algo cercano, que busca explorar emociones y tiene muchos elementos para hacerlo (…) Esta Bienal ha sido muy impactante para nosotros, pues hemos visto cosas muy interesantes y novedosas (en nuestro caso) que son ejemplo de la fuerza que mantiene viva a esta expresión artística”, reflexiona Lea Bessoudo, bailarina francesa que hace parte de la compañía.

“Cada vez que la gente deja atrás ciertos estereotipos de lo que es la danza y que ha dicho: vale voy a darle una oportunidad, se enamoran y se hacen fanáticos de ella hasta el final”, agrega el bailarín español Albert Giraldo, compañero de Bessoudo.

Perfomance

Performance de la artista bogotana en las bodegas de la antigua Licorera.

Foto:

Juan B. Díaz, EL TIEMPO

Y ese fue el panorama que se vio en la capital vallecaucana. Teatros como el Municipal Enrique Buenaventura; el Jorge Isaacs; el antes conocido teatro Bolivar y hasta las viejas bodegas de La Licorera del Valle estuvieron llenas de gente curiosa o conocedora, que llegaron a disfrutar de cada uno de los montajes.

Cada vez que la gente deja atrás ciertos estereotipos de lo que es la danza y que ha dicho: vale voy a darle una oportunidad, se enamoran y se hacen fanáticos de ella hasta el final

Precisamente, en un espacio industrial donde antes se destilaba licor fue donde se presentó la artista de performance colombiana Maria José Arjona, quien acompañada con casi una tonelada de ropa desarrolló otra propuesta que llamó la atención por –también- romper algunos esquemas dentro de esta fiesta con la danza.

“Creo que la invitación que me hicieron genera un intercambio y más allá de lo coreográfico o del virtuosismo técnico, ‘Las frecuencias que me hacen’ (el trabajo que presentó en Cali), no creo que transite del todo en el performance o que se mueva del todo en la danza; está en el filo entre ambos (…)", comentó la artista.

Para ella, esta apertura de la Bienal "de recibir otras propuestas es muy importante y ojalá sea una invitación que se dé también desde el arte contemporáneo para que podamos abrirles espacio a muchos bailarines que están creando, no solo para ser vistos la danza, sino por fuera de ella”, finaliza Arjona, para quien estas experiencias culturales reafirman un principio que ella siempre ha seguido: No hay que tener pánico a lo que dice el cuerpo.

CALI

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA