Cali

Erradicación de cultivos de coca no para en el Valle

Jamundí, municipio complejo, está por fuera de la erradicación voluntaria. pero el programa avanza

Coca

Soldados de la Tercera Brigada son quienes llegan hasta lugares remotos como La Cascada, en Dagua, para acabar con las plantas de coca.

Foto:

Juan Pablo Rueda, EL TIEMPO

30 de abril 2018 , 06:00 a.m.

En el Valle, según el Ejército, se estima que hay 1.500 hectáreas sembradas con coca, plantas ya empezaron a erradicarse de ocho municipios donde los campesinos esperan que ahora se cumpla con el programa de sustitución de cultivos. Buenaventura, con 700 hectáreas, es uno de los municipios con mayor área dedicada a la coca.

“Con la coca trabajo desde hace 40 años, desde que estaba en el Guaviare, de donde salí desplazado. En el Valle estoy hace 14 años dedicado a lo mismo, me quedé aquí por el paisaje y porque el peligro en esa esta región ya se había ido, ya todo estaba más calmado cuando llegué. No me ha ido del todo mal, me la he rebuscado”, dice Javier G., quien cuenta con un terreno de siete hectáreas en la vereda La Cascada, en Dagua; tenía una y media sembrada de coca.

Por cada arroba de hoja de coca le pagaban entre 25.000 y 40.000 pesos, dependía de cómo fluctuara el mercado.

“Yo los arranqué de forma voluntaria, ya me dieron un pago por hacerlo, espero que todo siga adelante y el Gobierno nos cumpla, no quiero volver atrás con estos cultivos; hace rato estoy triste porque por la coca he perdido hermanos y primos. El gobierno habla de proyectos, pero también debe arreglar las vías, qué nos ganamos con proyectos si nos vale más transportar el cultivo que saquemos”, comentó Javier G., quien sueña con criar ganado en sus pastizales.

En Dagua ya 503 familias se acogieron a la sustitución voluntaria de los cultivos ilícitos.

A nivel nacional se han acogido 123.000 familias, 68.000 han firmado el acuerdo individual de sustitución y 38.000 ya empezaron a recibir los pagos por levantar los arbustos de coca.

Coca

Son 300 hombres del Ejército los que se han designado para la erradicación en el Valle.

Foto:

Juan Pablo Rueda, EL TIEMPO


“Yo tengo poquito, media hectárea con coca desde hace 11 años, me daba para el sustento. Cada dos mes y medio o cada tres, cosechaba, suficiente para comprar ropa, pagar los estudios de los hijos y comer. Me quedan entre un millón y medio y dos millones de pesos, con eso uno se defiende bastante”, comentaba otro de los campesinos de la vereda La Cascada, enclavada en la montaña, a cuatro horas de Cali.

Los hijos crecen y la idea es que ellos salgan de este problema porque atrás está la ley, la Policía y las bandas


“Lo bueno de la coca es que se siembra y no hay que volverle a invertir nada, solo se fumiga cada 15 día, se raspa y siga para adelante. Me acogí voluntariamente porque estamos en una zona de parque, cada rato vienen y nos erradican pero no dan nada. Desde hace dos años venimos con esta lucha de meternos  en un proyecto y que nos cumplan, que valga la pena porque los insumos para la coca están muy caros, lo mismo que la mano de obra”, agregó el campesino.

Son 300 soldados de la Tercera Brigada los encargados de la erradicación. Según el jefe de operaciones de la Brigada, coronel Manuel Enrique González, en el 2017 destruyeron 350 hectáreas y en este 2018 ya van 132.

En El Dovio 750 familias le dijeron sí a la erradicación voluntaria, en Bolívar 141, en Tuluá 205, en San Pedro 10 y en Restrepo y Calima 56 más.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA