Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 01:02 p.m. - domingo 20 de abril de 2014

Colombia 02:16 a.m.

Extraño crimen de hermanos en unidad residencial del sur de Cali

Mientras tanto, dos menores que asistieron a un sepelio fueron baleados en el oriente.

"Me están matando, me están matando" fue la respuesta angustiosa que el abogado James Aristizábal recibió el miércoles en la noche cuando por fin su esposa Dora Isabel Osorio respondió luego de varias llamadas desde Bogotá.

Herida, alcanzó a responder el celular, mientras su hijo Juan Gabriel, de 19 años, yacía a su lado tras ser herido a bala.

Ella había buscado refugio en el cuarto de su hijo al ser atacada a tiros por un hombre que, en medio del aguacero y en circunstancias no precisadas, ingresó a a la unidad residencial Paseo de las Casas, en el sur de Cali.

El hombre llegó hasta la puerta de la casa de los Aristizábal y tocó. La señora Osorio de Aristizábal habría abierto y fue atacada por el recién llegado.

Ella, al parecer, alcanzó a subir al tercer piso donde estaba su hijo Juan Gabriel. Madre e hijo sufrieron heridas y se refugiaron en el cuarto. Pero el joven se asomó un momento y recibió un impacto que le causó la muerte.

Los gritos de la mujer a su esposo en el teléfono, al parecer, pusieron en huida al homicida, que antes de salir abrió la puerta de otro cuarto en el segundo piso, donde dormía María Camila, de 17 años. Ahí la mató a quemarropa.

Juan Gabriel estudiaba cuarto semestre de química farmacéutica en la Universidad Icesi y su hermana María Camila seguía administración en la Javeriana. 

La mamá fue remitida a una clínica privada. James Aristizábal, un abogado, no comprendía ayer los motivos del ataque que le costó la vida a sus hijos y dejó en grave estado a su esposa.

Una versión habla de supuesto intento de robo, otra de una supuesta venganza. Ninguna persona ha sido detenida por este caso.

"Que en la casa se entraron a robar 100 millones de pesos, que todo se debe a retaliaciones, son patrañas", señala el abogado Aristizabal.

"Los móviles no podemos establecerlos. Si el motivo era el hurto, por qué masacraron sin misericordia a la niña que dormía en el segundo piso de la casa. Esta es una situación que nos muestra el estado de inseguridad en el que estamos inmersos, la violencia indiscriminada. Nos estamos despedazando a poquitos".

Aristizabal fue a indagar a los vigilantes de la unidad y le dijeron que solo era un bandido el que entró. Sin embargo, el abogado lo duda. Además, comenta "la puerta de acceso a la vivienda siempre permanecía cerrada, había una reja corrediza que solo yo manejaba la llave. No sé quien la abrió o quien autorizó el ingreso".

Y don James asegura que es una persona que nunca he tenido amenazas ni le ha gustado trabajar con personas al margen de la ley.

Mientras tanto, en el sector del Pilar, en un ataque a bala murieron un menor de 15 años y otro de 14 en la calle 85 con carrera 28C del barrio El Pilar. Ambos fueron hospitalizados.

En el sector se asegura que los atacaron después de salir del sepelio de un estudiante que murió acuchillada en un incidente en las afueras de un colegio del oriente de esta capital.

REDACCIÓN CALI 

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper