Cali

Cali Distrito Especial, menos de un año para repensar su territorio

Veedurías y sector privado piden rigurosidad en los estudios  y no equivocarse con las localidades.

Cali

Para Alejandro Eder, ‘la reorganización de Cali en localidades permitirá una administración pública mucha mas cercana a las personas’.

Foto:

Santiago Saldarriaga, EL TIEMPO

11 de agosto 2018 , 09:00 a.m.

“Cali es la sucursal del cielo y también la sucursal de las oportunidades. Tiene todas las ventajas para ser la gran urbe de desarrollo regional del sur de Colombia, del Pacífico, de todo lo que estamos construyendo a nivel mundial con la Alianza del Pacífico; tiene músculo financiero suficiente, está rodeada por polos estratégicos de desarrollo industrial, tiene una agroindustria muy tecnificada, potenciada por sus vecinos como Palmira; tiene buenas clínicas, universidades, centros comerciales, restaurante y es el mejor sitio para bailar salsa”. Con estas palabras el expresidente Juan Manuel Santos sancionó la Ley de Categorización de Santiago de Cali como Distrito Especial, Deportivo, Cultural, Turístico, Empresarial y de Servicios.

Algunos están contentos con esta designación del pasado 2 de agosto, otros preocupados.

Se tendrá que asumir la figura jurídica de Distrito Especial, lo que implica adecuar la estructura administrativa de la Alcaldía y sus dependencias, y dividir el territorio en localidades porque las comunas desaparecerán.

Se estima que surgirán entre tres y cinco localidades, cada una de ellas con su propio alcalde menor. Planeación Municipal, a través de un estudio, determinará el número.

“Se especula mucho sobre cuántas localidades serán, el estudio técnico es complejo, hay que contar con el Dane. Los entendidos dicen que lo de ser Distrito es bueno, tenemos que estudiar cuánto aumentarán los costos, contaremos con alcaldes menores, ediles, tenemos que ver cómo compensamos esos costos, esa cuenta hay que hacerla”, señaló el director del Departamento Administrativo de Desarrollo e Innovación Institucional, Hugo Javier Buitrago.

“Es un camino que no tiene reversa”, agregó el funcionario, quien espera que el estudio técnico que realizarán no se tome los 12 meses; en mayo o junio del próximo año se podrían tener los primeros borradores.

Para el próximo 17 de agosto se tiene prevista la primera reunión de Planeación con todo el gabinete, para trazar la ruta que se seguirá.

“El presupuesto se irá a las alcaldías locales y eso es un riesgo. Buenaventura es Distrito, empezó a entrarle plata, no tenía nada antes, no tiene nada ahora. Ese es el peligro que yo veo en Cali, plata sin control, qué van a hacer con esos recursos, entrará plata hasta de las regalías”, se plantea Víctor Raúl Martínez, expresidente de la Sociedad Colombia de Arquitectos, capítulo Valle.

El pasar a ser Distrito Especial le permitirá a Cali acceder a recursos de regalías de manera directa y el Dagma, la autoridad ambiental de la ciudad, recibirá recursos de manera directa y no a través de la CVC. Ser Distrito implica autonomía financiera y política.

A Planeación Municipal, que dispone de 12 meses para hacer los estudios que se requieren para avanzar hacia la reorganización del territorio, le pidieron, desde el Concejo, que arranque ya con ese trabajo.

El Alcalde deberá presentar el Proyecto de Acuerdo al Concejo.

“En segundo lugar es necesario tener en cuenta que estamos ad portas de una nueva reforma administrativa, ya que contaríamos con alcaldes locales y un Alcalde Distrital”, advirtió la concejal liberal Clementina Vélez.

En consecuencia, habrá que trabajar en un Plan de Desarrollo Distrital y en los planes de desarrollo para cada localidad.

“Por estas razones es urgente que el alcalde Armitage inicie, inmediatamente, con los estudios del caso, con el fin de cumplir el término de 12 meses establecido en la Ley, y que este proyecto no quede solo en el papel”, señaló la concejal.

La herramienta se ve como buena, si se tienen los objetivos claros.

“Pero el problema no son las herramientas. Aquí hay una dirigencia que estudió en Harvard, en Japón, y tenemos una ciudad tugurizada, caótica, se perdió el horizonte de los años 50; fuimos pioneros en planificación y eso se perdió. No hay política de vivienda social, no hay ejecución, no hay generación del sueño urbano; no veo la visión de nuestros dirigentes de formular esas políticas, de derrotar la informalidad, ni con las herramientas de ahora, ni con las nuevas”, comentó el arquitecto Martínez.

“La categorización constituye, en principio, una oportunidad para impulsar el progreso y el desarrollo económico y social de la ciudad, el bienestar de los caleños y la ampliación de la democracia local y de la descentralización administrativa y fiscal. Sin embargo, este gran paso, que debe estar precedido de los estudios respectivos, al igual que del conocimiento y evaluación de las experiencias en todos los Distritos Especiales en Colombia, no garantiza, de por sí, el desarrollo económico, político, social, administrativo y ambiental de la ciudad”, señalaron los veedores ciudadanos Luz Betty Jiménez y Pablo Borrero.

Cali

Se espera cooperación internacional y cercanía con el Gobierno Nacional.

Foto:

Santiago Saldarriaga, EL TIEMPO

Los retos

Desde el sector privado la inclusión de Cali como una de las ciudades que son Distrito Especial implican retos y oportunidades.

“El principal reto es la reingeniería institucional que tendrá que sufrir el municipio. No nos podemos equivocar en la conformación de localidades. Los estudios deberán ser muy estrictos para determinarlas. Tanto la Administración Municipal como el Concejo de Cali deben ser igualmente muy rigurosos en la transparencia de la propuesta aprobada que conformará la nueva organización institucional que recibirá el próximo alcalde de Cali”, señaló la gerente de Camacol Valle, Alexandra Cañas.

“Como oportunidades, sin duda, está el manejo más independiente de las transferencias del Gobierno, el acceso directo a las regalías, el manejo de la sobretasa ambiental entre otros”, agregó.

Para el director de Invest Pacific, Alejandro Ossa, todos los avances que permitan seguir en la consolidación de Cali como epicentro de productividad y de desarrollo serán bienvenidos, en la medida en que ayuden a promover estrategias que favorezcan las condiciones para impulsar la competitividad de la región.

“El que hoy la ciudad cuente con la categoría de Distrito Especial, Deportivo, Cultural, Turístico, Empresarial y de Servicios representa una oportunidad para seguir atrayendo la inversión extranjera directa que, en los últimos años, se ha fortalecido gracias al clima de confianza y a todas las ventajas con las que cuenta en materia de ubicación estratégica, de talento humano, de conectividad, de liderazgo público-privado”, manifestó Ossa.

“En la medida en que Cali avance y continúe fortaleciendo su tejido social, económico y empresarial, la ciudad-región se seguirá posicionando como polo de desarrollo en el suroccidente colombiano”, agregó.

Caso Buenaventura

Hace cinco años Buenaventura pasó a convertirse en Distrito Especial, Industrial, Portuario, Biodiverso y Ecoturístico, pero no ha cumplido con todas las tareas que le fijó la Ley.

“El espíritu de la Ley tiene instrumentos positivos que, sí se hace la tarea, sumarán, sino, restarán”, dice el presidente de la Cámara de Comercio de Buenaventura, Alexander Micolta.

La primera parte de estas tareas se hizo, se constituyó la EPA (Establecimiento Público Ambiental); se conformaron dos localidades, en medio de mucha polémica; se eligieron los alcaldes locales, y se ha avanzado en el proceso democrático de participación ciudadana, situación que se juntó un poco con el paro cívico. Pero ese trabajo apenas representa un 5,0 por ciento de todas las tareas pendientes.

La reforma administrativa no se ha generado

“No se ha hecho todo lo que define la Ley 1617 que establece los compromisos tanto del ejecutivo como del Concejo; fija las responsabilidades del Gobierno Nacional a través de los diferentes ministerios, pero es un trabajo que debe liderarse desde el territorio”, señaló Micolta.

Insistió en la necesidad de leer lo que dice la Ley, mirar los tiempos que dispuso, porque, de lo contrario, será letra muerta.

“Hoy, en resultados económicos, beneficios sociales, es muy poco en lo que se ha beneficiado al territorio; la autonomía administrativa con el gobierno, en el sentido de establecer los proyectos para financiar con las regalías no se han dado, incluso, han estado incorporados con recursos de la Gobernación; los recursos de las regalías para ciencia y tecnología tampoco se han dado”, indicó Micolta.

“La ley está, desde el sector privado hicimos el aporte de definir tareas y definir responsables, pero es el ejecutivo, el Concejo y el Gobierno Nacional los que deben actuar”, agregó.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA