Cali

Avalancha en Corinto, un campanazo para Cali

Emergencia activó alertas el Cauca y Valle. Erosión, deforestación y minería agravan los riesgos

Avalancha en Corinto (Cauca)

La avalancha del río La Paila, en Corinto, dejó cinco muertos, tres desaparecidos y millonarios daños.

Foto:

Juan Pablo Rueda/EL TIEMPO

12 de noviembre 2017 , 10:27 a.m.

El río La Paila, el tutelar de Corinto, tiene en su parte alta dos enemigos que amenazan la estabilidad de los terrenos: la siembra de cultivos ilícitos y lícitos y las actividades mineras y agropecuarias.

Allí, como lo señala el Plan de Desarrollo de esta localidad del norte del Cauca y la Oficina Asesora de Planeación, hay otros enemigos que hacen que los ecosistemas sean tan frágiles. Esas otras causas son la deforestación, ocasionada en gran medida por el consumo de leña, la extracción de piedra caliza y explotación de arena.

El Paila, como su vecino río Guengue vierten sus aguas a la subcuenca del río Palo. Paralelo va el río Desbaratado que también va del Cauca al Valle, en su recorrido por Miranda y Florida.

De esos cuatro ríos depende el agua de localidades del norte caucano y sur vallecauano. Pero ese ‘remolino’ de quienes viven de lA coca o marihuana o la búsqueda de oro pone en riesgo la subsistencia de esas fuentes hídricas y, por ende, de más de medio millón de personas en la región.

Los cuatro terminan en el río Cauca, el gran caudal que además de bañar el departamento caucano, también es el eje transversal del Valle del Cauca.

Cada vez que hay aguaceros, también suena la alerta de crecientes con empalizadas que llegan a Cali con lodo, piedras y palos.Esos saltos de turbiedad del Cauca provocan que un 75 por ciento de los usuarios (más de un millón y medio de personas) del sistema de las Empresas Municipales de Cali (Emcali) pasen aprietos al quedar suspendidas las plantas de tratamiento de agua de Puerto Mallarino y Río Cauca.

El deterioro ambiental en el Cauca es parte del problema en Cali, que se hizo un ‘autogol’ cuando construyó el canal Sur, con aguas negras, antes de las bocatomas.

Frente a esas emergencias, Emcali invirtió más de 40.000 millones de pesos en dos reservorios para almacenar agua cuando hay cortes, pero solo tienen capacidad para unas cuatro horas. El Sindicato considera que esa inversión no ha sido efectiva.

En septiembre pasado el gerente de Emcali, Gustavo Jaramillo, anunció que como solución se estudia la filtración en lecho del río, cerca a a sus orillas, proyecto del Instituto de Investigación de Desarrollo en Abastecimiento de Agua, Saneamiento Ambiental y Conservación del Recurso Hídrico de la Universidad del Valle (Cinara).

Antes se ha hablado de tomar agua del Cauca mucho kilómetros antes de las actuales bocatomas, y otras opciones. En ese camino quedó en el aire el Conpes del Río Cauca, de noviembre de 2009, en el que se fijaban compromisos de los dos departamentos, las corporaciones regionales, las alcaldías y la Nación.

Entre tanto, el impacto ambiental en las montañas del Cauca se mantiene como una de las amenazas. De hecho, los deslizamientos y las avalanchas acechan a Corinto que integra el corredor ecológico del Parque Nacional Nevado del Huila y corresponde a la zona de influencia del Macizo Colombiano.

Esa inestabilidad son para ambientalistas, la misma Alcaldía y la Corporación Autónoma Regional del Cauca (CRC) detonantes para dramas como el que vivió el municipio de 30 mil habitantes en la noche del martes. "Fue una cuenta de cobro del río", dicen pobladores, por el daño causado por la mano del hombre que, además, repercute en otros ríos y en otras cuencas, elevando aún más la posibilidad de un represamiento y desbordamiento de las aguas. 

Avalancha del río La Paila en Corinto (Cauca)

La tragedia de Corinto es una alerta para Cali. Las crecientes de lodo y palos llegan al Cauca, de donde se abastece a más de millón y medio de caleños.

Foto:

Juan Pablo Rueda/EL TIEMPO


La zona plana del municipio está cubierta, en su mayor porcentaje, por caña de azúcar " y en este sector las aguas del río presentan un alto grado de contaminación por los desechos de aguas servidas y residuales de la población".

El presidente Juan Manuel Santos dijo que el mayor temor era que el acueducto hubiera presentado pérdida total. La emergencia sacó a flote las necesidades de un sistema de manejo de aguas residuales. Su rehabilitación total demoraría unos 6 u 8 meses.

El ingeniero Luis Gabriel Rojas, consultado por el Instituto de Estudios Urbanos (IEU) de la Universidad Nacional de Colombia, indicó que han sido pocos los avances en materia de herramientas para incorporar lineamientos en la gestión del riesgo por las amenazas en el Cauca. “Faltó la información que debieron entregar las entidades que tienen los recursos técnicos para recolectarla y la obligación tenerla”, afirmó el consultor independiente.

Otros cauces y causas

De acuerdo con la CRC, las amenazas de inundaciones no solo son latentes en Corinto. También en otros del norte del Cauca como Miranda, Padilla y Villa Rica.

En cuanto a las avalanchas y represamientos, los municipios más propensos a sufrir estos eventos por las lluvias sobre terrenos erosionados y con problemas de deforestación son, además de Corinto, Piendamó, Miranda y Páez. Hoy, 23 años después de la avalancha en Páez y el sismo de 6,4 grados en la escala de Richter en Toribío, en el Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) sostuvieron que la situación para recuperar el área que circunda los ríos sigue igual de crítica.

Cuatro ríos que golpean al Cauca
El río Cauca registró este año en Cali, una creciente súbita que hizo que más de 1.000 habitantes de zonas del jarillón, en el oriente de la ciudad, y de sectores aledaños a Juanchito, corregimiento de Candelaria, tuvieran que ‘navegar’ por sus calles con el agua cubriendo sus enseres.

El 27 de marzo de este año, el mismo río Cauca alcanzó un caudal máximo de 934 metros cúbicos por segundo, en Juanchito. De acuerdo con la Corporación Autónoma Regional del Valle, el río recibió la creciente del río Palo, en el Cauca, y uno de sus tributarios, como lo es el río La Paila que baña el norte de esa región.

Fortalecerán 2,1 kms del jarillón
Cali está en riesgo por los costados oriental y nororiental por el temor a un desbordamiento del río Cauca, si el jarillón que lo contiene no se fortalece como se acordó dentro del Plan Jarillón, luego de los impactos que dejó el lluvioso fenómeno La Niña, entre el 2010 y el 2011.

Jarillón del río Cauca a su paso por Cali

El jarillón o dique del río Cauca a lo largo de 26 kilómetros protege a Cali de inundaciones, pero su invasión afecta la estructura y pone en riesgo a 900.000 habitantes.

Foto:

Archivo/EL TIEMPO


Es por eso que el gerente del Fondo Adaptación, la entidad del Gobierno Nacional que gestiona y entrega recursos a municipios y departamentos afectados por fenómenos climáticos como La Niña, recalca la importancia de robustecer el dique del río Cauca, construido en tierra hace más de medio siglo y donde a lo largo de 26 kilómetros se asentaron más de 8 mil familias.

Si el jarillón del Cauca llega a romperse, el impacto no solo es para los 900 mil habitantes del nororiente y oriente caleño, sino para toda la ciudad, porque se afecta la planta de tratamiento de agua potable Puerto Mallarino que queda en ese costado y que abastece a más de la mitad de la población de Cali.

Según se indica, reparar el acueducto implicaría una millonaria inversión, superior a la de los actuales trabajos planeados para que la Corporación Autónoma Regional del Valle (CVC) entre a fortalecer el jarillón.

De acuerdo con la CVC, "el sector corresponde a una zona de topografía ondulada, con rellenos antrópicos, producto de la disposición final de escombros con vegetación de porte alto y sitios de extracción de arena (junto al río Cauca)".

Luego del fortalecimiento de 6,7 kilómetros en inmediaciones a la desembocadura del agua fétida que carga el canal sur con los vertimientos y residuos contaminantes de ríos de la ladera como Cañaveralejo, ahora la CVC se prepara para impulsar obras en otros 2,1 kilómetros del jarillón.

Ese tramo corresponde a lo que eran los asentamientos y ocupaciones subnormales Samanes y Brisas del Cauca.

También se fortalecerá el jarillón en la parte de Los Guaduales, por la margen derecha del río Cali que se une en ese punto con las aguas del Cauca.

Y se contemplan obras de hipermeabilización, a través de lo que CVC llama pantallas de suelo. La entidad ya sacó el aviso de la licitación pública para elegir al contratista que se encargue de estos trabajos.

En cuanto al costado occidental de Cali y parte del sur, esa zona también está en riesgo de crecientes súbitas de los ríos que descienden de la ladera. Son Cali, Pance, Aguacatal, Cañaveralejo, Lili y Meléndez.

CALI

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA