Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 10:49 a.m. - domingo 20 de abril de 2014

12:04 a.m.

Boyacá tiene 600 mil hectáreas de páramo y el único lago de Colombia, pero están en peligro

Pese a los daños ecológicos que han originado la minería, la industria, la agricultura y la ganadería, Boyacá sigue siendo un potencial ambiental en Colombia.

En el departamento hay 226.582 hectáreas de áreas protegidas, gran parte de ellas en zonas de páramo.

Boyacá cuenta con el único lago del país y el segundo en importancia en Suramérica.

"El lago de tota debe estar almacenando alrededor de 1.900 millones de metros cúbicos de agua, que corresponden al 15 por ciento de toda el agua embalsada en el país", afirma el subdirector de Gestión Ambiental de Corpoboyacá, Jorge Morales.

Boyacá es el departamento con mayor zona de páramos, cerca de 600.000 hectáreas, pero se estima que en las últimas tres décadas se ha arrasado con la capa vegetal de unas 100.000 hectáreas de páramos.

En el departamento hay 34 licencias ambientales para explotar carbón en zonas de páramo. Gran parte de estas licencias han sido otorgadas para adelantar proyectos mineros en Tasco, Socha, Socotá y Gámeza.

En el 2007 una empresa contratista de Acerías Paz del Río, Geoperforaciones, destruyó cerca de 25.000 frailejones en el Páramo de Rabanal y causó daños en un área de 16.000 metros cuadrados de este recurso natural.

En el 2008 el personero de Socotá, Yebrail Gutiérrez Niño, denunció que Corpoboyacá concedió autorización para explotar carbón dentro del Parque Nacional Natural de Pisba.

"Corpoboyacá expidió en julio del 2007 la resolución 624, mediante la cual dio licencia ambiental para realizar trabajos mineros en zona de páramo", dijo el Personero.

Este año incendios forestales han destruido más de 100 hectáreas de los páramos de El Rabanal y de Siscunsí.

El coordinador del Comité Regional para la Prevención y Atención de Desastres (Crepad), Selvio Antonio Acuña, denunció a comienzos del año una tala de bosques sin control en el Páramo de Rabanal. En enero pasado se presentó un altercado entre el Alcalde y la comunidad de Socotá con el director de Corpoboyacá, Miguel Rodríguez, por la expedición de una licencia ambiental a Carbones Norandinos para hacer minería en zona de amortiguación del Páramo de Pisba. Según el concejal de Tibasosa Carlos Triana, la empresa Argos sembró en el páramo de Irboa, en límites entre Firavitoba y Tibasosa, 45.000 árboles de eucalipto. Estos son algunos de los casos en los que se han visto afectados o amenazados los páramos del departamento.

Ambientalistas coinciden en manifestar que si no se protege esta riqueza ecológica  Boyacá seguirá presentado problemas de abastecimiento de agua, como los registrados a comienzos de este año.
Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper