Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 08:44 a.m. - jueves 24 de abril de 2014

Colombia 12:41 a.m.

Bogotá tiene 'zona L': de lechonas

Bogotá tiene 'zona L': de lechonas

En cada negocio se venden a diario de 100 a 150 porciones de lechona.

Foto: Diego Santacruz / EL TIEMPO

El barrio Olaya alberga a más de 35 locales dedicados a la venta de este plato típico tolimense.

Todos los días decenas de personas concurren a la avenida Caracas, entre calles 27 y 29, en el barrio Olaya, para deleitarse con la que consideran la mejor lechona de la ciudad.

Allí, los empleados de las más de 35 lechonerías que conforman la llamada 'zona L' se disputan la clientela ofreciendo degustaciones que tientan a más de un transeúnte, que termina saciando el antojo.

"Hay porciones desde cinco mil pesos. Cada lechona tiene hasta 150 platos, que se venden en un día", aseguró Leidy Romero, una de las vendedoras de El Gran Tolimense.

Como este, muchos nombres de los establecimientos le hacen honor al lugar de origen del plato. De hecho, varios de sus dueños son tolimenses, que decidieron montar el negocio en la capital, convencidos de que 'nadie es profeta en su propia tierra', como aseguran algunos. Otros, en cambio, son oriundos de Santander y de Boyacá, pero aprendieron la receta y la saben aplicar.

Los más antiguos establecimientos llevan cerca de 30 años en el sector y han logrado ser reconocidos entre los ciudadanos que acuden en busca de un almuerzo familiar o de una comida 'elegante'. "Yo lo llamo el plato salvavidas. En mi familia he ofrecido lechona en bautizos, primeras comuniones y matrimonios", comentó Alfonso Moreno, un cliente fiel.

A diferencia de los exclusivos sectores de Bogotá, como la 'zona T' y la 'zona G', donde abundan los restaurantes al estilo gourmet, con carta de vinos y cubiertos de plata, la 'zona L' contrasta por su sencillez. Con tenedor de plástico en mano, platos de icopor, botellas de gaseosa y mesas de Vanyplas, familias provenientes en su mayoría del sur de la ciudad eligen este sector por su buena fama. "Aquí se consigue lechona real, porque en otras partes la piratean", afirmó otra clienta.

Para Helenid Ducuara, que lleva 15 años al frente de La Típica Tolimense, la clave está en la preparación. "El resto no se lo digo: es el secreto de la casa", puntualizó.

El proceso de una lechona

La preparación de una lechona tarda media hora y el proceso de horneado puede durar 12 horas a 500 grados centígrados. La piel y la carne del cerdo son traídas de expendios de Tunjuelito y Paloquemao.

La variedad depende del gusto del cliente. Está la lechona 'especial', que viene sin hueso, la 'ejecutiva', que trae pollo, y la 'dietética', que viene desgrasada. Los fines de semana cada negocio entrega más de 60 pedidos para ocasiones especiales.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper

Artículos Relacionados

Paginar