Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 06:02 p.m. - viernes 18 de abril de 2014

Colombia 12:52 a.m.

Conozca un paraíso natural perdido en la localidad de Usme

Conozca un paraíso natural perdido en la localidad de Usme

Este lugar nació hace 30 años por iniciativa de Belisario Vargas y de sus hijos Darío y Fernando.

Foto: Abel Cárdenas

En este lugar, el turista puede pescar la trucha que se va a comer. Ejército garantiza la seguridad.

El río Tunjuelo se trenza por la peña y sigue su rumbo a lo largo de un camino. Hay árboles frondosos y hongos rojos tirados en el suelo.

La descripción, que pareciera la de un lugar apartado, a cientos de kilómetros de distancia de la gran ciudad, es ni más ni menos que la radiografía de uno de los rincones de la localidad de Usme, en el sur de Bogotá.

El sitio se llama el Refugio del Pescador y es un paraíso natural de 64 hectáreas a 12 kilómetros de Usme centro, por la carretera que conduce al páramo de Sumapaz.

El lugar nació hace 30 años por iniciativa de Belisario Vargas y de sus hijos Darío y Fernando, quienes adquirieron los terrenos de la denominada finca El Danubio con la idea de crear un espacio para los amantes de la pesca y de la naturaleza.

Tras la muerte de Darío Vargas -hace tres años-, Ángela, una de sus hijas, continuó con la idea. "Aquí vienen familias enteras a pescar y a comerse una buena trucha", relata la joven, al frente de un lago artificial de 3 metros de profundidad donde es posible observar a los ejemplares cuando saltan a la superficie.

La reserva también cuenta con una cabaña de dos pisos que funciona como restaurante. El plato principal no puede ser otro que las truchas arcoíris que se crían en el lago.

De hecho, una de las más pedidas se llama 'Belisarius', en homenaje al hombre que convirtió estas tierras de Usme en un lugar turístico único en el sur de la capital, que para muchos bogotanos resulta desconocido y lejano, pese a que geográficamente esta joya de la naturaleza está dentro del Distrito Capital.

Plan dominguero

El Refugio del Pescador figura como una nueva alternativa turística y de recreación pasiva de la ciudad.

"Este es un lugar ideal para desconectarse del mundo. No entra la señal del celular y el que quiera acampar al lado del lago lo puede hacer con tranquilidad", dice Giovanny Aristizábal, otro de los administradores.

La entrada al área de pesca deportiva cuesta 2.000 pesos y si el visitante no tiene caña, hay una pequeña tienda donde puede adquirir el kit completo, que incluye nailon, pesa, flotador y un pedazo de pan como carnada.

"Cada libra de trucha que saque la persona le cuesta 7.500 pesos. Es muy fácil de coger porque es criadero", explica Ángela, quien asegura que hace unos años el sitio era poco visitado pues la región de Usme y Sumapaz estaba estigmatizada por culpa de la guerrilla.

"Eso ya no es problema. Tenemos una base militar al frente que nos da seguridad", remata Ángela.

FABIÁN FORERO BARÓN
Redactor de EL TIEMPO

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper
Paginar